El año 2020 abre con marcado optimismo para el sector económico mexicano, por lo que se prevé un crecimiento sostenido de la aparato productivo del país, de acuerdo a las proyecciones de especialistas debe estar entre el 1 y 1.5%.

Así mismo, esto se lograra siempre y cuando se puedan concretar los proyectos de infraestructura que piensa llevar a cabo la empresa privada con el apoyo del gobierno federal, estos proyectos de infraestructura tienen que ver con las áreas de salud, vivienda, turismo, pero sobre todo en el área de energía.

Infraestructura méxico

 

 

Aumento de la infraestructura mexicana y su impacto en la economía

Hay factores que indudablemente propician el crecimiento económico y por ende aumentan el PIB de un país, esto sin lugar a dudas son los proyectos de infraestructura.

Esto se debe, a que ejecutar dichas acciones reactiva directamente el aparato productivo, ya que incide directamente sobre el incremento del salario lo que a la larga fortalece el consumo interno nacional.

Se generan mayor cantidad de empleos directos e indirectos, fortaleciendo así la economía mexicana, así mismo al aumentar la infraestructura se evita generar un efecto inflacionario y ayuda al crecimiento de las pequeñas y medianas empresas.

Se piensan aprobar en un corto plazo varios proyectos de envergadura de infraestructura, para que durante el primer trimestre del 2020 se pueda aumentar la inversión.

Esta inversión se lograra mediante un proceso de apertura del gobierno federal para con los inversionistas privados, hay que recordar que no hay crecimiento económico sin inversión, y no hay inversión sin mejoras de infraestructura.

Incluso al aumentar la infraestructura se apuesta a que muchas fábricas y plantas que se encuentran operando en otros países, abran sucursales de estas empresas  en México.

Esto generaría automáticamente un aumento en la infraestructura, es decir se generaría un círculo económico beneficioso, en el que inversión es mejoras económicas y mejoras económicas son los grandes proyectos.

Este aumento de la infraestructura mexicana lograra generar un aumento en el crecimiento de aproximadamente 1.2% que aunado a las políticas de hacienda y un recorte en el gasto público se prevé un aumento de PIB del 2.5%.

Plan del gobierno para aumentar la infraestructura mexicana.

El gobierno de López Obrador, pretende llevar a cabo un osado plan macroeconómico que le permita adecuar las cuentas públicas en este año 2020, la intención es realizarlo sin una reforma fiscal.

En todo caso se estima aumentar la infraestructura sin la necesidad de aumentar los impuestos, de igual manera se prevé realizar recortes en el gasto social aunque aumentando considerablemente la seguridad.

Por otro lado, Petróleos Mexicano colaborara abiertamente con el aumento de la infraestructura, esto gracias a una serie de proyectos que se planea ejecutar.

Igualmente el gobierno piensa que reactivando el aparato de la construcción se logra disminuir la brecha de la pobreza en el que cada 10 mexicanos, 4 viven en situación de precariedad.

El menor gasto en el aparato productivo de la construcción, va en contra de las promesas hechas por López Obrador quien inicialmente criticaba la participación del estado en desarrollo de obras.

El tema de la seguridad en México es un punto neurálgico para los inversionistas a la hora de tomar decisiones y llegar a importantes acuerdos, es por ello que el gobierno piensa reforzar los niveles de seguridad mediante un plan piloto.

La intención es atraer la mayor cantidad de inversores posible, y aunque López Obrador el año pasado anuncio un plan nacional de infraestructura por el orden de los 42.000Millones de dólares en los próximos 5 años, esta cifra puede disminuir si los inversores sienten que su dinero está en riesgo.

Este plan nacional abarca 147 proyectos en obras, entre las que se destacan mejoras en las carreteras, construcciones de nuevas autopistas, modernización de aeropuertos, adecuación de un puerto de aguas profundas y una marcada inversión en telecomunicaciones.

El gobiernos de Andrés Manuel López Obrador, en los actuales momentos se encuentra evaluando cuales son los proyectos a los que debe dársele prioridad, esto con la intención de aumentar las perspectivas de crecimiento.

Entes de la llegada de Obrador al gobierno, el sector de la construcción había caído un 10.2% considerado uno de los descensos más profundos de este importante sector.

Plan nacional de infraestructura

El plan nacional de infraestructura, pretende comenzar el primer trimestre del 2020 con un macro proyecto entre el presidente mexicano y el sector privado de la construcción.

En este caso se piensa retomar de manera inmediata el Aeropuerto de la Ciudad de México, proyecto este que comenzó a ser ejecutado hace un año, y que hasta la fecha se encuentra paralizado.

El plan nacional de infraestructura pretende ejecutar 72 proyectos solo para este año, entre el 2021 y el 2022 se espera llevar a cabo 41 obras, entre 2023 y 2024 se pondrán en marcha 34 proyectos, y para en el 2025 llevaran a cabo los restantes.

Así mismo este plan cuenta con el respaldo de la asociación de bancos de México, y su presidente Luis Niño de Rivera expreso recientemente que la banca mexicana cuenta con suficientes recursos económicos para financiar a los constructores.

Incluso el grupo Santander emitió un comunicado en el que ofrecía 5 Mil Millones de dólares para las inversiones de infraestructura en México.

Por otro lado el presidente del grupo Carso, Carlos Slim apoya totalmente la puesta en marcha de dicho plan, expresando que el proyecto es fundamental para el fortalecimiento y crecimiento económico del país.

Se prevé que una de las obras que mayor impacto pueda tener en la economía mexicana, es el tren que va de Ciudad de México a Toluca, proyecto que fue abandonado por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Así mismo, otro proyecto que se cree que reactivara el aparato productivo es la ampliación del Puerto de Dos Bocas en el estado de Tabasco, donde actualmente se está construyendo una refinería para Pemex.

Este plan será supervisado directamente por el Consejo Coordinador Empresarial, así como por el Consejo Mexicano de Negocios, quienes fungirán como garantes de la rectitud en la ejecución de las obras.

 

¡Sé el primero en comentar!