Todo el mundo se pregunta si la situación económica mexicana obedece a un estancamiento económico producto del Covid-19 o se trata de una recesión producto de malas políticas. En el año 2019 los especialistas económicos pronosticaban un crecimiento de alrededor de 1% pero la paralización total de la economía no solo de México sino también todos los demás países hecho por tierra estos pronósticos.

Es por ello que el hecho que López Obrador no haya establecido políticas con las cuales lograra convencer a los inversionistas, lleva a pensar que más allá de la pandemia también existen algunos desaciertos en cuanto a la manera del gobierno mexicano de llevar las finanzas y aunque en la actualidad México se encuentra protegido contra el abrupto descenso de los precios de petróleo, esto no los blinda contra una recesión mundial.

¿Es responsabilidad de López Obrador la caída de la economía mexicana?

El gobierno de López Obrador aposto a una renovación del tratado comercial México, Estados Unidos y Canada, dando por descontado que para el segundo semestre de este año se podrían generan una gran cantidad de inversiones en el país azteca situación está que no ocurrirá debido a la pandemia existente pero de igual manera si este acuerdo hubiese continuado, se perjudicaría notablemente la productividad mexicana.

Solo por mencionar un segmento, la industria automotriz tendría que ajustarse con la finalidad de acatar las nuevas reglas lo que generaría un descenso vertiginoso en las ventas ya que el mercado seria inundado con productor estadounidenses y canadienses. En este sentido no se analizó que los pros eran mayores que los contras.

Por otra parte, López Obrador a pesar de las divisiones políticas que tiene con el presidente Trump tiene algunas cercanías económicas pero para el mes de noviembre se esperan elecciones presidenciales en ese país y el candidato demócrata Bernie Sanders es contrario al tratado México Estados Unidos Canada, por lo que este podría revocarse perdiendo todo el avance económico que se haya podido lograr.

Así mismo, el presidente mexicano con sus decisiones equivocadas en el ámbito fiscal genero un freno en el crecimiento económico causando incertidumbre y pánico en los inversionistas lo que se tradujo en una gran fuga de capitales contrayendo aún más la economía de México.

El gobierno decidió de manera unilateral suspender grandes proyectos de infraestructuras, situación está que incidirá directamente en el PIB de México. Por otra parte, la pérdida de valor del peso frente al dólar ha generado una fuerte fluctuación que ha llevado a muchas personas a proteger sus pesos comprando dólares.

En tal sentido López Obrador toma la determinación de destinar 2 mil millones de las reservas internacionales para circularlas en el mercado aumentando la oferta pensando que esto podría disminuir la demanda, pero nada más lejos de la realdad ya que los mexicanos se volcaron a los bancos con el fin de adquirir la divisa estadounidense echando así por tierra el plan del presidente de México. Y para complicar aún más el panorama el sector comercio y el sector turismo no han recibido el apoyo que deberían para no ir a la quiebra.

Podría decirse que la única decisión acertada que tomo el presidente de México fue la renovación del seguro que ampara una caída abrupta de los precios del barril de petróleo por lo que este es el único país del mundo que se encuentra cubierto ante esta eventualidad pero en vez de utilizar el dinero proveniente de este seguro para cumplir lo presupuestado, López Obrador decidió hacer populismo más que incentivar los planes sociales se dedicó a hacer campaña política.

Responsabilidad del Covid-19 en la recesión de la economía mexicana

El nuevo coronavirus produjo a nivel mundial una recesión y una paralización total del aparato productivo y por ende de la economía y aunque México no tiene como principal mercado de exportación a China, el hecho que este país haya sido uno de los primeros en imponer aislamiento social en algunas provincias y restringir las exportaciones afecta directamente a los Estados Unidos país del que México depende en gran manera y aunado a que el Covid-19 se ha extendido por este país ha disminuido en sumo grado las importaciones sobre todo las mexicanas.

Voceros del gobierno de López Obrador expresaron que México se había convertido en el epicentro latinoamericano de la crisis económica por el coronavirus, esta es una característica de López Obrador quien es especialista de responsabilizar a los demás de sus errores y manifestó recientemente que el estancamiento o recesión económica será producto de factores internacionales.

Aunque ciertamente el coronavirus obligo a cerrar a las empresas, suspendió totalmente el turismo en México y llevo el comercio a si mínima expresión, no es menos cierto que el auge que mostro el país azteca en el 2018 adicional al seguro petrolero, le podría haber permitido manejar la recesión de una forma menos traumática y estar a la par de países como Chile o Perú cuyas economías son sólidas y se perfilan como los primeros países en reactivar su aparato productivo y por ende su economía después del Covid-19.

Perspectiva de la economía mexicana

Los mecanismos que López Obrador ha implementado para proteger los modos de producción de su país han sido insuficientes ya que se ha apostado más a medidas populistas que medidas eficaces por lo que se estima que para finales de este año México tenga una caída de un 5.9% en su PIB y vivirá una recesión como nunca se había vivido antes en los últimos 70 años.

Se prevé que la inflación puede llegar a un 7.2% generando esto un efecto cascada en todo el aparato productivo mexicano. El hecho que el gobierno de López Obrador no desee fortalecer a la empresa privada para que estas puedan ayudar a la economía sino que por el contrario propicia políticas sociales populistas que hacen que el 2021 sea quizás uno de los años más difíciles para este país.

Por otra parte, aunque este presidente no ha enfrentado la primera crisis social producto de sus desaciertos económicos, todo indica que si la economía no corrige el rumbo, el nivel de desempleo aumentara considerablemente llevando pobreza a la población mexicana y un posible estallido social.

¡Sé el primero en comentar!