Después de casi 13 años, la empresa de retail Best Buy anunció que su último día de operaciones en México será el próximo 31 de diciembre. Ante ello la reacción de la opinión pública fue culpar al actual gobierno por “desalentar” las inversiones, sin embargo, sí vale la pena explicar desde el punto de vista financiero y mercadológico que la quiebra de Best Buy en México se debe a otras situaciones que ya venía arrastrando y que la pandemia por Covid-19 sólo catalizó.

 

Best Buy (de origen estadounidense) tenía 41 sucursales en México, pero a lo largo de los años los clientes se quejaban que en comparación a las tiendas en Estados Unidos, en México no habían ofertas atractivas, incluso sus precios eran más elevados que los de la competencia y que su servicio al cliente dejaba mucho qué desear.

 

Además, en un comunicado la empresa admite que fue la pandemia lo que orilló a tomar esta decisión:

 

“…los efectos de la pandemia han sido muy profundos y no nos es viable mantener nuestro negocio en México”

 

 

¿Qué pasará con los empleados de Best Buy?

La compañía dijo que:

 

  • El término de la relación laboral con sus colaboradores será más favorable a lo que establece la ley.
  • Ofrecerán talleres a sus empleados para el uso efectivo de plataformas de empleo, creación de currículums y entrevistas de trabajo simuladas.
  • Cubrirá el Seguro de Vida de todos sus trabajadores durante todo el 2021.
  • Extenderá el Seguro de Gastos Médicos Mayores a los empleados que ya lo tenían cubierto por 2021.

 

¿Por qué cerró Best Buy?

La empresa dijo que la razón de su cierre se debe a que el coronavirus afectó mucho sus ventas, de modo que ya no era viable continuar operaciones en México, y a pesar de que su beneficio trimestral se disparó a 81% por el trabajo a distancia, ello no fue suficiente para seguir en el negocio. Las razones del cierre fueron entre otras:

 

  • Su alto nivel de quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) de las cuales en 89% hubo conciliación.
  • No hacían efectivas las garantías.
  • Los cambios o devoluciones de producto no eran efectivos.
  • Sus precios eran más altos en comparación a su competencia.
  • Durante 2020 Best Buy ya había cerrado ocho tiendas.
  • Cuando brotó la pandemia la empresa cerro el resto de sus tiendas y sólo las usó para la entrega de pedidos en línea, cuando otras empresas privilegiaron la comodidad de que sus clientes lo recibieran en casa. Esto impactó los resultados de la empresa a pesar que la demanda de electrónicos incrementó.

 

 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!