Por unanimidad, los diputados de México aprobaron reformas a la Ley Federal del Trabajo para regular el home office, trabajo en casa, teletrabajo o trabajo a distancia; básicamente lo que los legisladores aprobaron fue que los patrones, empresas o empleadores deben pagar parte de los gastos de los empleados como internet y electricidad. Quedó sentado que al realizar 40% del trabajo fuera del lugar del centro laboral ya se considerará "teletrabajo" o "trabajo en casa".

Realizar 40% de las actividades fuera de la oficina ya se considerará trabajo a distancia.
Realizar 40% de las actividades fuera de la oficina ya se considerará trabajo a distancia.
 

Otro cambio igualmente importante es que se establece certeza en que se deberán respetar los derechos laborales de los trabajadores que están en un lugar diferente a los centros de trabajo, es decir que de igual manera tienen derecho a la seguridad social.
 
Uno de los puntos polémicos o que más causarán ruido es el llamado “derecho a la desconexión” que significa que los empleados pueden en teoría (literal) desconectar o apagar su equipo de trabajo y ya no atender llamadas o correos electrónicos fuera del horario laboral.
 
Otro punto importante fue haberlo llamado en la redacción de estas reformas "teletrabajo" porque "home office" o “trabajo en casa” indicaba trabajar exclusivamente desde casa o en el domicilio registrado ante el patrón y “teletrabajo” o trabajo a distancia es un concepto más amplio que se entiende como laborar en lugar diferente a la oficina. Esto no es cosa menor porque tenía efectos en contratos, seguridad social, etcétera, pues ¿cómo quedarían situaciones como abandono de trabajo o riesgos laborales? por ello era muy importante especificarlo como “teletrabajo”, ya que hay quienes trabajan desde la casa de los padres por convenir así a sus intereses, por ejemplo, hay quienes necesitan ayudan con sus hijos y por ello se trasladan a casa de los abuelos y desde ahí laboran.
 
También se estableció que el patrón o la empresa debe proporcionar, instalar y hacerse cargo del mantenimiento de los equipos necesarios para que el empleado realice el trabado a distancia, por ejemplo, equipo de cómputo, impresoras e incluso sillas ergonómicas; esto implica también que los trabajadores deberán cuidar la conservación de los equipos, materiales e insumos que reciban del empleador para realizar su actividad, por ejemplo, computadoras o celulares.
 
También se estableció que los empleadores podrán supervisar el trabajo de sus empleados, pero sin transgredir la intimidad de los trabajadores y protegiendo sus datos personales. 
 

Reforma difícil de instrumentar

Estos cambios a la ley suenan bien y es positivo que los legisladores hayan volteado a verlos, pero se ven complicados de implementar en cuanto a ¿cómo calcular el costo de la parte proporcional de la energía eléctrica que le toca pagar a la empresa o patrón? es justo que las empresas paguen a los empleados estos insumos puesto que desde marzo han ahorrado gastos en electricidad, agua, jabón de manos o papel higiénico, etcétera y esos insumos se han trasladado al bolsillo de los trabajadores a distancia, pero se ve complicado hacer el cálculo de la parte que le toca pagar a la empresa en cuanto a electricidad e internet. 



Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!