O ya estamos muy sensibles por los golpes económicos que nos ha dado la pandemia, o cada vez estamos más pendientes de los temas que podrían hacernos perder dinero por un descuido, tal es el caso de las modificaciones que el Gobierno de la Ciudad de México hizo al reglamento de tránsito, en donde entre otras cosas se incluyen faltas que generarán pago de multas, así que es importante conocer las nuevas disposiciones legales para que no nos sorprendan y nos hagan perder dinero por un descuido y por no conocer las modificaciones que se hicieron en las reglas de tránsito de la capital.

 


Reglamento de tránsito más duro

Las nuevas modificaciones al reglamento de tránsito que entran en vigor el 5 de febrero son:
  • Con el alcoholímetro: los acompañantes ya no podrán llevarse el vehículo de alguien que tenga altos niveles de alcohol en sangre, ahora el carro va directo a corralón y para sacarlo se deben cumplir con las horas de arresto que marca el reglamento y también pagar la multa correspondiente.
  • Se castigará la reincidencia (a partir del 15 de marzo): los vehículos con placas que no sean de la ciudad y que cometan cualquier infracción se irán a corralón. Las autoridades dicen que lo harán así porque al no estar registrados en la ciudad, evaden multas y por ello son los que cometen más infracciones. En el caso de los autos con placas capitalinas a partir de cinco multas sin pagar o con sanciones incumplidas serán llevados al correlón también.
  • Dispositivos en reducción de velocidad: ahora habrá operativos para vigilar que los conductores no excedan el límite de velocidad. La modalidad será que las patrullas se coloquen frente a los autos para regular su aceleración (como sucede en las autopistas del país por ejemplo). Se aplicará en 27 vialidades (esto ya se hacía en 2020 pero sólo en 13 vías) en un operativo aleatorio que iniciará desde los viernes a las 6 am hasta los domingos al medio día.
 
 
El nuevo reglamento también contempla sanciones para el transporte público que se vea involucrado en accidentes de tránsito, por ejemplo, suspensión de la ruta hasta por 30 días, cancelación de licencias, incluso revocación de concesiones. Francamente no se espera que el gobierno de la CDMX apliquen estas sanciones a los transportistas, es decir no aplicarán el mismo rigor que con los conductores particulares, pues históricamente es un gremio que las autoridades de la ciudad no han podido o no han querido enfrentar desde hace décadas.
 
 
 

 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!