El Río Bravo es la frontera de dos mundos, de un lado la economía más grande del planeta, del otro lado la América del idioma español y portugués, un conglomerado de países con un mismo espíritu y las mismas aspiraciones y problemas. ¿A Latinoamérica cómo le está afectando la depreciación del dólar americano?

 

¿Cuáles son los efectos en América Latina de un dólar débil?

 

A LATAM la depreciación del dólar llegó con cierto rezago versus otras regiones del mundo. Una las razones que explican esto es que la mayoría de las monedas latinoamericanas son más riesgosas que las de otras partes del orbe. Por consecuencia los dólares en América Latina siguen siendo demandados como un instrumento de refugio. Es así como se explica que monedas como el peso mexicano sea una de las divisas que más ha ganado terreno en los últimos 90 días, es decir al cierre del 2020 e inicio del 2021.

 

De hecho, México es el país donde más se ha apreciado el dólar, seguido por Chile, Colombia y Brasil. Latinoamérica es una región que históricamente es fuente de materias primas y ante un dólar más débil, es probable que los precios de las materias primas aumenten lo que beneficiaría a los países de la región. Productos como el trigo, el maíz y el cacao son productos que han tenido un aumento de hasta 30% debido a la depreciación del dólar.

 

Un dólar débil implica una política fiscal y monetaria más flexible y esto facilita que los países emergentes pidan dinero prestado con más alicientes. Una constante es que independientemente de las características de cada país latino, la depreciación del dólar estadounidense trae consigo más cosas positivas que negativas.

 

Los países latinos, muchos de ellos con enormes deudas en dólares, tendrán mejores condiciones para pagar o renegociar su deuda: menores tasas de interés y un menor costo de financiamiento por un dólar más débil.

 

¿Qué opinas?

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!