¿Cómo funciona una compañía de seguros?

Los seguros son ofrecidos por diversas compañías aseguradoras con el fin de que las personas interesadas compren una de estas pólizas y resguarden sus bienes. También existen seguros de otro tipo, como los de vida o los estudiantiles. En los párrafos siguientes veremos cómo funcionan las compañías de seguros, qué seguros ofrecen y cómo puede la persona interesada contratar una de estas opciones.

¿Cómo funciona una compañía de seguros?
¿Cómo funciona una compañía de seguros?


¿Cómo funciona una compañía de seguros?

Cuando hablamos de empresas de seguros o aseguradoras nos referimos a compañías que protegen a personas de posibles riesgos. Lo hacen a través de contratos en los que se establecen estos seguros, y por los cuales esta empresa recibe pagos cada cierto tiempo, generalmente cada mes, que también se especifica en los contratos. Estos pagos son llamados primas, y varían en función del seguro que la persona contrate. 

Las compañías se comprometen con estas primas a devolver a sus asegurados el dinero que sus clientes hayan desembolsado por algún evento imprevisto y que haya generado daños, como por ejemplo un incendio, establecido en el contrato. De este modo, la persona puede sentirse protegida, pues entiende que está resguardado por la empresa que contrató para este fin.

Para cumplir con este rol, las compañías de seguros se basan en análisis de riesgos de cada persona, con los cuales evalúan los riesgos a los que están sometidos los clientes. 
En México, el funcionamiento de las compañías de este sector está regulado por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

¿Qué seguros ofrecen?

Las compañías aseguradoras establecidas en México tienen en su gama de productos diversos seguros que se ajustan a las necesidades de sus clientes. Veamos algunas de ellas:

Seguros de educación

Funciona como una especie de ahorro que permite a los hijos de la persona contratante recibir el monto establecido en el contrato para que puedan completar sus estudios.

Seguro de vida:

Por medio de este, los beneficiarios del contratante reciben el monto estipulado cuando este fallezca.

Seguro de ahorro:

Funciona bajo el mismo principio de las cajas de ahorro. Después de finalizar el periodo establecido, el dinero y los rendimientos se entrega a los contratantes.

Este tipo de seguro permite, por ejemplo, ahorrar para pagar una boda. En este caso, el cliente puede establecer una meta de ahorro que va de $500.000 a $4.000.000 de pesos, pagar anual, semestral, trimestral o mensualmente, hacer aportes adicionales si lo desea o retirar el dinero si lo requiere.

Seguro de invalidez:

Aporta el monto establecido al contratante en caso de que se declare que no puede continuar trabajando por invalidez o incapacidad total y permanente.

Seguro de salud:

En este seguro se fijan montos para los gastos médicos en los que incurra el contratante en caso de padecer problemas de salud luego de contratar la póliza, solo si este no tiene condiciones preexistentes. 

Seguro de gastos médicos mayores:

Como su nombre lo indica, cubre los montos por hospitalización y otros gastos médicos mayores ocasionados por problemas de salud del contratante.

Seguro de autos: 

Con este seguro se protege el vehículo del contratante, así como su integridad y la de las personas que lo acompañen si ocurre un accidente. 

Las empresas aseguradoras ofrecen varios tipos de seguros de autos, entre las que se encuentran: hurto del automotor, daños materiales, responsabilidad civil, asistencia vial, entre otros. También existe la modalidad de seguro fronterizo/legalizado, que sirve para proteger automóviles de personas que vivan en ciudades fronterizas de Estados Unidos con placas locales y autos legalizados en México

Seguro de empresas:

Permite asegurar los bienes de una compañía en caso de desastres naturales como terremotos, huracanes e inundaciones. 

Seguro de desempleo: 

Cubre los gastos de un crédito solicitado por el contratante en caso de que pierda su empleo.

Seguro de tarjetas:

Permite asegurar las tarjetas de crédito y débito del contratante contra mal uso o robos.

¿Cuáles son los requisitos y los costos?

Los recaudos que debe suministrar el cliente para optar al pago del seguro que haya contratado varían en función de la póliza que haya contratado.

Veamos el ejemplo de una póliza de seguro por invalidez. En este caso, el cliente deberá aportar copia y original de su identificación y la de los beneficiarios, la solicitud de pago del asegurado o beneficiario, el dictamen de invalidez o incapacidad total o permanente, el aviso de baja, el talón de pago, la hoja única de servicios y un comprobante de domicilio en caso de que su identificación oficial no lo contenga.

Los costos de los seguros también dependen de la póliza contratada. En el caso, por ejemplo, de los seguros de autos, algunos oscilan entre $5.000 y $8.000 pesos anuales, lo que varía de acuerdo al tipo de auto asegurado.

Por ello, es importante que la persona interesada conozca todas las opciones del mercado y así elija una póliza que se adecúe a sus requerimientos y capacidad de pago.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!