SPAC: ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Cómo invertir en ellas?

SPAC: ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Cómo invertir en ellas?

¿Qué son las SPAC y por qué están revolucionando el mercado de Wall Street? En una época en la que parecía que las salidas a bolsa iban a sufrir un fuerte descenso (debido a la crisis del coronavirus), este (no podemos decir que sea nuevo) modelo de empresas ha irrumpido con fuerza y está aportando oportunidades tanto a startups como a inversores con una fórmula para saltar al parqué. eToro es un ejemplo de ello y también lo tratamos en estas líneas.

SPAC

¿Qué es una SPAC?

El nombre de SPAC se identifica con las siglas de “Special Purpose Acquisition Company” (empresa de adquisición con propósito especial). También son llamadas “Blank Check Companies” o compañías de cheque en blanco (en breve explicamos el porqué de esta denominación).

Básicamente, una SPAC es una empresa sin un modelo de negocio concreto: no tiene actividad comercial. Su único fin es conseguir fondos para realizar fusiones y adquisiciones.

Su misión es captar fondos a través de la salida a bolsa. Es decir, a través de una Oferta Pública Inicial (IPO), la compañía ofrece acciones a cambio de recaudar capital. El dinero se deposita en una cuenta de fideicomiso (una cuenta en garantía) que rinde intereses y el objetivo es comprar a una o varias empresas para crear una nueva compañía resultante que cotice en bolsa.

No es un modelo nuevo, de hecho, lleva décadas en el mercado. No obstante, debido a los continuos cambios a los que se enfrenta la economía, el surgimiento de nuevas startups y las nuevas necesidades de inversión marcadas por la pandemia del coronavirus han puesto en boca de todos esta fórmula y, en 2020, irrumpió con fuerza en Wall Street.

Según el informe de mercado sobre SPAC publicado por Duff & Phelps, desde el 1 de enero de 2017 hasta el 30 de septiembre de 2020, se han completado 90 transacciones, por un valor que supera los 90 mil millones de dólares (algo más de 76 mil millones de euros). En 2019, el 20% de las Ofertas Públicas Iniciales fueron de SPAC.

Asimismo, según este informe, en esa fecha existían 44 SPAC pendientes de transacciones adicionales y 150 que buscaban una adquisición de forma activa, con una representación de 48 mil millones de dólares (unos 40 mil millones de euros). Además, 55 SPAC se estaban preparando para la correspondiente IPO (OPV).

 

¿Por qué a estas empresas se les llama Blank Check Companies?

El motivo por el que se les llama Blank Check Companies o, en español, compañías de cheque en blanco, no es otro que este tipo de empresas no revelan las adquisiciones que van a realizar (en algunos casos se revela el sector). De esta forma, es como si le otorgarse carta blanca o un cheque en blanco a los directivos, confiando en su capacidad para llegar a acuerdos.

Generalmente, las empresas denominadas así son las que se dedican a recaudar fondos sin un modelo de negocio claramente expresado. Las SPAC sencillamente son un tipo de compañías de cheque en blanco.

Esta consideración tiene relevancia debido a que la Securities Exchange Commission (SEC) las considera como “penny stock” o acciones de a centavo (acciones de microcapitalización). De modo que este organismo regulador les impone una serie de requisitos adicionales (como por ejemplo depositar el dinero en una cuenta en garantía hasta que se lleve a cabo las adquisiciones y se realice la combinación de las empresas).

 

¿Cómo funcionan las SPAC?

Las SPAC suelen estar especializadas en un sector concreto, normalmente suelen buscar empresas emergentes; las startups y el sector de la tecnología son los grandes candidatos. Sus administradores deben conocer bien el terreno con el fin de detectar oportunidades y conseguir acuerdos de fusión y adquisición.

En primer lugar, los promotores de las SPAC buscan inversores institucionales para el proyecto. A pesar de existen casos en los que inversores minoristas participan en el proceso, contar con el apoyo de los grandes capitales suele ser fundamental.

Como se ha dicho anteriormente, el capital para llevar a cabo la operación (imprecisa), se capta a través de una IPO: emisión de acciones públicamente para conseguir los fondos, cumpliendo con los requisitos impuestos por la correspondiente bolsa de valores y la SEC.

Las IPO ofrecen la oportunidad de conseguir capital a cambio de acciones en el mercado primario. El proceso se lleva a cabo a través de un banco de inversión, el cual mide la demanda, establece el precio, puede asegurar la operación, se dedica a comercializar las acciones, etc. Se trata de una estrategia de salida a bolsa. Después, las acciones emitidas cotizarán en el mercado secundario.

También se ha expresado como el dinero recaudado queda retenido y sólo es utilizado para invertir en alguna compañía del sector prometido, además, con la autorización de los inversores. Los directivos de estas compañías no pueden disponer de los fondos para otros fines. No obstante, la empresa en la cual se va a invertir no se conoce.

Del mismo modo, existe un período acordado para que se lleven a cabo las operaciones de compra o fusión; suele ser de 24 meses. En el caso de que transcurra este período de tiempo y no se haya producido ningún tipo de operación, se liquida la sociedad creada y se devuelve el dinero a los inversores.

Desde el punto de vista de la empresa comprada, este modelo tiene múltiples ventajas, debido a que las SPAC aceleran el proceso de salida a bolsa de otras compañías que todavía se encuentran en fase inicial (sobre todo una startup). Los requisitos que impone la regulación para acceder al parqué suele ser un lastre. Por este motivo, las pequeñas empresas suelen acudir a los fondos de capital riesgo para obtener financiación.

Una SPAC ya se encuentra cotizando en una bolsa de valores, con lo cual, la adquisición pasa a sustituirla y su salida al mercado se produce de un modo rápido, barato y sin apenas molestias para sus directivos. Puede suponer una alterativa de financiación para las startups al capital riesgo.

Otra de las ventajas sería que se produce un incremento de valor de la empresa que es comprada y/o fusionada

Los promotores suelen quedarse con un porcentaje de la compañía adquirida. No tienen ningún tipo de derechos si la SPAC al final se disuelve por no haber podido cumplir su propósito. Los fondos se prorratean y se distribuyen.

eToro: ejemplo de salida a bolsa a través de una SPAC

Un ejemplo claro es el reciente anuncio de la salida a bolsa de la plataforma de trading eToro mediante este instrumento.

Así pues, eToro tiene previsto fusionarse con FinTech Acquisition Corp., una SPAC, para dar el salto al parqué y cotizar en el NASDAQ. En breve, será posible comprar y vender acciones de eToro gracias al modelo de las SPAC.

FinTech Acquisition Corp es una SPAC que logró recaudar 345 millones de dólares en una IPO lanzada en noviembre de 2018. En este caso, se trata de la adquisición de una plataforma de trading que cuenta con más de 20 millones de usuarios. Tan sólo en 2020, logró crecer en 5 millones de usuarios y alcanzar unos ingresos de más de 600 millones de dólares. Además, estaría ligada a otras startups y empresas tecnológicas.

La empresa que resultará de este acuerdo de fusión está valorada en 10.400 millones de dólares (unos 8.740 millones de euros).

 

¿Cómo invertir en una SPAC?

Lo más adecuado para invertir en una SPAC es comprar sus acciones en el mercado secundario de este tipo de compañías a través de un bróker de bolsa (no es recomendable acudir a la OPI debido al riesgo de estas operaciones bursátiles y a que, en primera instancia, en este proceso participan los inversores institucionales y aseguradoras). Se trata de una alternativa que proporciona diversificación, dado que el inversor tiene la oportunidad de participar en un modelo parecido a un fondo de capital riesgo.

Normalmente, las empresas de cheque en blanco suponen un modelo especulativo que no está exento de riesgos. Los reguladores financieros tratan de proteger los derechos de los inversores y mantener la confianza en el sistema. Así pues, un producto de estas características no está exento de polémicas y la Comisión de Bolsa y Valores de la División de Finanzas de la SEC se ha pronunciado al respecto.

Con lo que respecta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en España este modelo tiene cabida según la normativa. No sería necesario ningún tipo de modificación para darle espacio a las SPAC. Según el organismo regulador, cuando llegue el caso lo estudiarán, al igual que se estudian todos los proyectos.

Ventajas de invertir en SPAC

Las SPAC suelen encontrar oportunidades en sectores disruptivos, los cuales suelen presentar un especial atractivo en el medio y largo plazo. Encontrar una empresa tecnológica emergente y lanzarla al mercado puede generar grandes beneficios.

Además, el precio de las acciones de las SPAC no suele dispararse después de su salida a bolsa. Puede ser que experimenten fuertes fluctuaciones en su cotización cuando se anuncia la operación comercial que se lleva a cabo, sin embargo, antes de ello el mercado permanece a la expectativa y no sufre los vaivenes típicos de codicia y miedo de las masas.

En todo caso, el inversor que compre acciones de una SPAC debe ser paciente. Los acuerdos pueden tardar en llegar y las acciones mientras tanto pueden permanecer quietos (puesto que el dinero está en una cuenta en garantía y no se realiza ningún tipo de operación).

 

Riesgos de invertir en SPAC

En principio, se informa acerca de posibles casos en los que pueda existir un conflicto de intereses cuando los patrocinadores de la SPAC no trabajan en exclusiva para la misma. Este conflicto de intereses no es ni más ni menos que el valor de recuperación para los directivos de la SPAC está vinculado al precio pagado. Los intereses de los patrocinadores difieren con el de los accionistas.

También puede darse la situación en que los directores de la SPAC realicen otras actividades comerciales y puede afectar a la búsqueda y selección de la empresa adquirida.

Por otra parte, al existir un plazo prefijado para completar el proceso de adquisición, si, acercándose el mismo, la SPAC no ha encontrado una oportunidad de compra, sus opciones se ven reducidas y pueden llegar a forzar acuerdos. En este caso, las SPAC deberían divulgar cuáles son los incentivos de los administradores al completar una transacción.

También es cierto que muchas empresas sin la “calidad” suficiente pueden comenzar su andadura por el mercado de valores y esto supondría un riesgo para los inversores. Habría que calibrar bien hasta qué punto merece tener acciones de la compañía adquirida.

Del mismo modo, puede que la oportunidad encontrada no sea tan buena. ¿Tiene medios el inversor para conocer si la operación es realmente beneficiosa? Las compras se realizan sobre empresas no cotizadas, por tanto, sin la suficiente transparencia. Además, en muchos casos, se trata de empresas tecnológicas o startpus difíciles de valorar.

También podríamos encontrarnos en la situación de que la SPAC requiera financiación adicional para rematar la adquisición y aumente el capital con una nueva emisión, lo cual diluiría el valor de las acciones existentes.

En síntesis, las SPAC representan un modo nuevo de invertir con múltiples beneficios (sobre todo para para las empresas adquiridas). Sin embargo, no se debe perder de vista el riesgo que entraña para el inversor.

Invertir en SPAC a través de ETFs

No hay mejor modo para mitigar los riesgos que la construcción de una cartera diversificada. Por este motivo existen ETFs de SPAC y es posible invertir en ellos con tan sólo comprar sus participaciones, al igual que si se tratase de acciones de empresas (con los servicios de un bróker).

Un ejemplo de ellos es el ETF SPAC and New Issue (SPCX), el primer producto sobre este tipo de compañías gestionado activamente. Con capacidad para gestionar una cartera de SPAC de forma ágil.

Este ETF fue lanzado al mercado el 12 de diciembre de 2020. Por consiguiente, no dispone de datos históricos en cuanto a rentabilidad. No obstante, mostramos un listado de algunas de las SPAC que componen su cartera.

ETF SPAC and New Issue

Algunas de las compañías en las cuales invierte el ETF SPAC and New Issue

(Fuente: SPCX)

  1. #2
    29/03/21 15:16
    Buen articulo. Existe algún fondo de SPACs?
    Gracias,
  2. #1
    29/03/21 08:26
    Se debería invertir si acaso en las SPAC que hayan demostrado un buen hacer de su equipo de gestión, creo que se está colocando mucha basura a través de ellas. Sin ir más lejos WeWork, que es una ruina de empresa, está buscando la manera de salir a bolsa vía SPAC, imagino para poder recuperar algo de dinero, antes de su quiebra definitiva.

    Muy poco recomendables en general las SPAC diría yo, salvo las que con su acierto inversor, demuestren lo contrario.