2

Estas elecciones desde afuera de los EUA parecen más un reality show, y no tanto unas elecciones presidenciales.

La crisis de 2008 dio un giro radical a los ciudadanos, que primero esperaban una recuperación que todavía no ha llegado, y luego en su descontento ocuparon Zucotti para verse apaleados, silenciados, luego de décadas de ser orgullosamente irreverentes.  En ese estado de adversidad y silencio, donde las cacerías humanas de RIAA y MPAA ayudaron algo, así como el escándalo WTFU de Youtube que a punta de copyright aplastó las palabras del ciudadano común, y es claro que se forma una olla de presión social.  Cuando sientes algo, decirlo ayuda a liberarse y olvidar.  A veces es más viable decir y liberarse, que contenerse y explotar después en un arranque de ira.  Y parece que en esta olla de presión social, Trump ha sabido conectarse y sintonizarse con una audiencia.  ¿Será Trump la válvula de desahogo?

Trump muestra una irreverencia que en lugar de acabar con su carrera, le ha hecho despegar.  Es como cuando viene Star Wars y pintan a Darth Vader como villano, y en lugar de vestirse de heroe, el cosplayer decide disfrazarse de villano.  Es muy posible que Trump venga a ser el cosplayer que externa lo que otros callan.  Y entonces me pregunto, ¿qué es exactamente lo que el ciudadano americano quiere?  Si se trata de firmeza, la retórica política tradicional es demasiado suave, palabras, promesas.  Trump parece ser como aquel chico que juega de malo, y se gana la popularidad en el colegio.

Por supuesto, en los EUA las elecciones son tema de una exageración emocional que es casi tabú.  Si estás de un lado, el del otro lado te verá como agente del apocalipsis.  El fin del mundo llega así con cada elección presidencial.

Pero mirando seriamente, muchas cosas que Obama quiso no se hicieron, y lo mismo paso con muchas cosas que la gente ha olvidado, y que otros presidentes anteriores quisieron y no lograron.  Es que aunque el puesto presidencial tenga un aura mítica de magia todopoderosa, es sólo un empleo que si bien puede influir sobre algunos asuntos, no tiene la capacidad de oponerse a los poderosos lobbys, y señal de eso es que la opción pública que Obama quería y que Hillary quiso y al que tuvo que renunciar, es algo que ya los presidentes han querido instaurar desde hace más de 100 años.

Con una Reserva Federal que dicta la política monetaria, el gobierno federal de los EUA tiene el poder de una municipalidad con ejército, porque no puede fijar tipos de cambio, tipos de interés, ni emitir dinero en coherencia con el programa de gobierno.  La Reserva Federal es elegida por banqueros, y no por votantes.

Entonces, Obama, Trump o Clinton son gobernadores de la municipalidad federal.  Y eso dificilmente va a hacer que se acabe el mundo.  Lo irónico es que los rebeldes en los EUA siempre fueron los demócratas, y los conservadores eran los republicanos.  Y hoy en el duelo Clinton vs Trump parece que se ha invertido.  El mundo de la política está de cabeza... Sabemos que los sitios web capitalizan la controversia, y Trump parece seguir esa misma técnica, lo cual me suguiere que quizás el mismo Trump no se toma en serio lo que dice, porque en el largo plazo las palabras se las llega el viento.

¿Se acabará el mundo?  No. Quienquiera que gane estará en la silla.  Las elecciones sólo son marketing mediático, y en cierta medida el político es personaje de obra de teatro, y por eso he querido llamarle a este post "The Trump Show".  El mundo no cambió demasiado con la caida de grandes imperios.  No va a cambiar demasiado con unas elecciones.  Estas elecciones más que preocupantes, las veo como algo para traerse unas palomitas de maíz a ver con que nueva ocurrencia nos vendrán en el siguiente capítuo de la comedia política.

 

  1. #2
    31/07/16 16:07

    Aunque el Parlamento de EEUU este controlado por las élites económicas y la FED por Wall Street, algo esta cambiando en el mundo, creo yo. El neoliberalismo esta dando signos de agotamiento y esta surgiendo nuevas formas de ver el mundo. Los partidos nacionalistas y anti-sistemas están en auge y creo que una era esta terminando.

    Trump propone sacar a EEUU de la OMC y Le Pen (todas las encuestas la dan favorita) mas de lo mismo. Vuelve el proteccionismo y los nacionalismos. vuelven los años treinta

    Creo que Trump es el Hoover de los años 30. Hoover, al igual que Trump era un populista que expulso de Estados Unidos a muchos inmigrantes y cerro las fronteras a la inmigración. En 1930 con una nueva ley subió los aranceles a mas de 2000 productos y el comercio mundial se desplomo un 60%. Hoover era un halcón en la política económica, subieron los tipos de interés y no rescato ningún banco a partir del 1929. Por ello Estados Unidos entro en la gran recesión

    No quiero ser alarmista pero es mi opinión

    Saludos

  2. #1
    31/07/16 13:43

    Un estadounidense de origen paquistaní y musulmán, gano una amplia atención el jueves en la convención demócrata al contar la historia de su hijo, el capitán del ejercito Humayun Khan, que murió por la explosión de una bomba en Irak en 2004. Atacó a Trump por proponer una prohibición temporal al ingreso de musulmanes a Estados Unidos y se pregunto si el candidato había leído la constitución del país.
    http://es.reuters.com/article/topNews/idESKCN10B0BG
    Saludos