Blog Contratos por diferencias
Descubre el mercado de los contratos por diferencias y estrategias con CFDs

CFDs en la práctica: Qué son, cómo funcionan, qué características tienen y técnicas en su operativa

El martes 20 de octubre de 2015 tuvo lugar un seminario web: CFDs en la práctica: técnicas en su operativa a través del cuál Jose Belascoain, consultor ejecutivo de la compañía ClickTrade, nos ha explicado los aspectos más importantes sobre la operativa con este tipo de productos, los CFDs. Resulta un webinar muy instructivo puesto que nos hemos puesto al tanto de todo lo relativo a este atractivo, pero delicado producto. A continuación detallo el guión que ha seguido nuestro ponente en la sesión.

CFDs y sus características

Son instrumentos derivados, a través de los cuales se establecen contratos por diferencias (de ahí CFDs, por sus siglas en inglés). Uno de los principales aspectos a destacar, frente a las acciones ordinarias, es que este instrumento permite operar a corto. Por otra parte, la liquidez va asociada a la liquidez del activo subyacente que contiene; por ejemplo, CFDs cuyo subyacente sea muy líquido va a presentar más liquidez que otros CFDs cuyo subyacente no sea tan líquido (por ejemplo, Santander frente a Azkoyen). 

Uno de los atractivos más llamativos es que este tipo de productos permite apalancamiento sobre el capital invertido. Este es un punto muy interesante ya que a grandes rasgos implica operar con crédito. Por supuesto, existe otra cara en la moneda, que es la siguiente: el mercado puede realizar sacudidas tales (movimientos inferiores al 100% del valor de nuestra cartera en nuestra contra) en los cuales podemos perder el 100% de nuestro capital invertido, y de este modo, cerrarse nuestras posiciones. Esto es el principal riesgo que conlleva. No obstante, existen apoyos frente a esta fragilidad, como por ejemplo la existencia de colaterales, consistentes en utilización de determinadas acciones como garantía frente a la erosión del valor.

No obstante, el apalancamiento tiene ventajas, como por ejemplo, que podamos operar por valor de una determinada cantidad, depositando un pequeño porcentaje, por ejemplo un 5% o 10%, entre muchísimos otros a determinar. Uno de los aspectos más llamativos del apalancamiento es la posibilidad de diversificar, ya que para abrir las posiciones solamente necesitamos depositar ese pequeño porcentaje que llamamos margen o garantía.

Conceptos básicos en torno a los CFDs

El valor nominal es el importe total de la inversión. Las garantías son la proporción del importe total de nuestra inversión que se requieren para abrir una determinada posición, por lo que es un importe de necesario depósito en la cuenta del broker. Por lo que respecta a los intereses que se cobran, el broker no cobra intereses en las operaciones intradía, en tanto que los intereses que se cobran son 'overnight'; se cobran cuando la permanencia de determinado CFD en cartera implica más de una sesión. También, existe una modalidad de actuación sobre nuestra cartera denominada Recall. Por parte del broker, éste cierra nuestras posiciones de ventas al descubierto por razón de requerimiento de dichos CFDs para que sean retirados de negociación. El cierre de posición de forma activa toma protagonismo frente a otros instrumentos derivados tales como futuros, puesto que en CFDs no existe fecha de vencimiento. Por último, el caso en el que se cierra la posición de forma forzosa por absorción de garantías se denomina stop-out.

Margin call: Este término implica el requerimiento de inyección de capital adicional en la cuenta del inversor, para no cerrar de manera forzosa las posiciones tomadas. ¿Por qué cerrar forzosamente? Caso de que las pérdidas desfavorables erosionen el valor de la cuenta hasta prácticamente cero.

Hay que destacar que existen CFDs sobre determinados subyacentes, tales como materias primas, que sí tienen vencimiento.

CFDs y dividendos

Existe un apartado especial en la operativa de CFDs, relativa al hecho relevante del reparto de dividendos. Es sabido que cuando una empresa reparte dividendos, el día que los abona en la cuenta de sus accionistas, el valor de cotización cae teóricamente en la misma magnitud debido a que ha salido una parte considerable de capital de la empresa. En CFDs no se reparten dividendos puesto que el tenedor de este instrumento no es considerado accionista, por lo que es necesario que esté protegido frente a estas caídas en los precios, o en el caso de que opere en corto, es necesario de que sea prevenido ante el aprovechamiento del diferencial de precios. En este sentido, el broker de CFDs hará una de dos: a) en el caso de que el inversor opere a largo, abonará en la cuenta el importe del dividendo, y/o b) si opera en corto, el broker cargará en la cuenta del inversor el importe del dividendo. 

De tal forma que la práctica arbitrajista sea neutralizada en el campo de los CFDs frente a los dividendos.

CFDs y riesgos

Las pérdidas potenciales pueden ser mayores que las invertidas y en el algunos casos pueden ser ilimitadas.

Las operaciones con derivados están sujetas a un fuerte "efecto de apalancamiento", lo que implica que una pequeña modificación en el precio del activo subyacente podrá tener un efecto más importante en la inversión del cliente.

Este efecto puede tener consecuencias positivas y negativas en la inversión del cliente. El cliente debe tener en cuenta que las pérdidas pueden ser ilimitadas.

Los mercados de derivados están sujetos a fluctuaciones que pueden llegar a ser fuertes. Los factores que se encuentran tras estas subidas y bajadas no siempre se pueden predecir fácilmente, y pueden estar originados por inesperados cambios en la oferta y la demanda, así como repentinos acontecimientos naturales, sociales, económicos o políticos.

 

CFDs y las coberturas de riesgos

Estos instrumentos ofrecen al inversor la posibilidad de realizar coberturas, mediante la conjunción de posiciones largas con cortas. Por ejemplo, supongamos que Telefónica está siendo alcista, por lo que en consecuencia queremos comprar acciones de esta compañía, la cual cotiza a 14 euros/ación. Si queremos 1000 acciones, pues habremos de desembolsar 14000 euros, más comisiones. Llegados a este punto, hemos acertado, y el valor sube hasta situarse en 15,5 euros/acción, punto en donde abrimos una posición en corto (bajista) para protegernos de una posible caída y pérdidas en nuestra primitiva cartera. Por lo que abrimos una posición por valor de esos mismos 15500 euros, pero en este caso se nos requiere como garantía tan solo el 5% de nuestro capital.

De esta forma, estamos cubiertos frente a las oscilaciones que vaya a tomar el valor.

Existe una modalidad de coberturas de riesgo, la cual resulta algo más compleja que la relativa al ejemplo que he expuesto con anterioridad, que consiste en la utilización del movimiento de dos acciones de características similares con correlaciones históricas, long short equity, y que, a grandes rasgos, supone la apertura de cortos en valores alcistas simultáneamente con la apertura de largos en valores bajistas, de tal modo que se dé un spread (una correlación negativa temporal).

Spread

 

A continuación aparecen adjuntas dos imágenes relativas a la plataforma de contratación de ClickTrade. Tal y como se puede ver, es simple, sencilla y flexible. En la página web se puede disponer de una cuenta demo para operar y comprobar su funcionalidad.

 

Plataforma1

 

Plataforma2

Para acceder a la grabación del webinar haz click en el siguiente botón:

Play

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.
Autor del blog
  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta