Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
¡Bienvenido a Rankia México! Volver a Rankia España

Cinco anillos y el mundo financiero

EDITOR's CHOICE
Hace casi 4 siglos, en 1645, un antaño samurái y filósofo japonés, Musashi Miyamoto, culminó su obra más emblemática como eremita, El libro de los cinco anillos, que no sólo ha pasado a los anales de literatura japonesa sino universal y que, al día de hoy, forma parte de la biblioteca y es material de cabecera de profesionales en el mundo. 

Durante el siglo pasado, su popularidad se acrecentó a partir del periodo de la posguerra en Japón: fue material de inspiración para líderes y empresarios rumbo a la reconstrucción y edificación de su economía. Y no quedó ahí: también causó revuelo en territorios occidentales en décadas posteriores. 
 
Si bien este libro es referido como un “tratado sobre la estrategia militar en el Japón antiguo”, que evoca a El arte de la Guerra de Sun Tzu para el caso de China, ante todo es un compendio de principios sobre estrategia en el combate entre samuráis, basándose en sus reflexiones y experiencias personales: con respecto a último, este guerrero es uno de los más reconocidos en la historia al derrotar a un oponente con una espada de madera y vencer a más de 60 contrincantes en total. 

Propiamente, la importancia de esta obra estriba en que sus enseñanzas, o su “alma”, pueden adaptarse y aplicarse en cualquier profesión u oficio, incluyendo todos aquellos relacionados con los negocios, las inversiones y las finanzas corporativas.
 
Esencialmente, los tres ejes centrales en el libro de los cinco anillos son la inteligencia, la adaptabilidad y la estrategia, siendo este último punto el más importante. 

A su vez, estos tres elementos se distribuyen en los cinco capítulos o “anillos”, cuyos nombres hacen alusión a los cinco elementos que conforman la naturaleza según la tradición budista: 

  1. Tierra, donde el autor habla de la importancia del camino de la estrategia. 
  2. Agua, donde presenta las técnicas de combate para lograr la victoria.
  3. Fuego, donde aborda el entorno y el análisis de los contrincantes.
  4. Viento, donde compara a otras escuelas de batalla.
  5. Vacio, donde da recomendaciones de cómo poner en práctica lo aprendido y perfeccionarlo. 

A grandes rasgos, este es el orden de ideas que sigue la obra. 
 
Entonces, ¿qué dijo Musashi sobre la inteligencia, la adaptabilidad y la estrategia? Para no confundir al lector, se ahondará en la esencia de cada uno de estos aspectos, dejando a un lado las referencias en el libro. 

En primera instancia, el autor resaltó que la diferencia entre un contrincante que sale airoso de un combate y otro que no es el hecho que el primero emplea tanto su fuerza como su inteligencia. 

En este sentido, no sólo basta estudiar las técnicas de batalla, sino aprender y averiguar tanto el entorno como los contrincantes antes y durante la gesta.

Al final del día, dominar la inteligencia y aplicar la sabiduría en el campo de acción. Otro elemento relevante es lo que denomina “pensar en la necesidad de triunfo”, que simboliza plantearse metas y visualizar cómo se deben alcanzar. Tercero, la inteligencia emocional es esencial para llegar al equilibrio, donde la razón prevalezca sobre el cuerpo y los sentimientos.
 
En un entorno financiero, esto se traduce en los siguientes ejemplos (y existen muchos más): 

  • Una compañía incipiente, que tiene la capacidad económica o el capital necesario para llevar a cabo sus actividades, posiblemente fracasará si no estudia a sus competidores, no analiza el entorno de la industria ni de la economía en general, no valora los riesgos en su entorno, entre otros aspectos.
  • Un inversionista no optimizará su capital en el tiempo si no tiene bien definidas sus metas de inversión, y/o no visualiza cómo puede alcanzarlas a pesar de conocer la operación de los diferentes mercados financieros y el funcionamiento de los diferentes instrumentos de inversión. Verbigracia, dinero disponible invertido en instrumentos de corto plazo y con uso para la adquisición de una propiedad en unos años, perdiéndose de más rendimientos en otros activos (falta de visión).
  • Un inversionista tendrá perdidas en el futuro inmediato y no ganará en el largo plazo, si se deja llevar por el miedo de que el precio de las acciones de una compañía va a caer en el corto plazo, y no contempla que, posiblemente, su precio se recupere e, inclusive, sea mayor en unos años.
 
En segundo término, Musashi hizo énfasis en la adaptabilidad como un factor decisivo para obtener la victoria sobre los enemigos. Metafóricamente, el espíritu de los combatientes debe ser como el agua, un elemento que se adapta a la forma que lo contiene y que fluye sin importar las circunstancias. 

Durante una batalla, no es recomendable mantener una postura fija sino ponerse en posición de guardia de acuerdo con la coyuntura: esto es cambiar y fluir. Asimismo, es importante cambiar la perspectiva: ver las cosas cercanas como si estuvieran lejos, y viceversa, o, en otras palabras, encontrar el enfoque adecuado para entender cada situación. 

Como ejemplos de la adaptabilidad,

  • Un negocio fracasa si no cambia su estrategia con el fin de frenar los daños en rentabilidad y flujo de efectivo en tiempos de crisis económica y, 
  • Un portafolio de inversión no es rentable ni optimo si no se cambia su composición regularmente, dependiendo del comportamiento de las compañías, de los mercados financieros y de la economía.  
 
Tercero, la parte más importante del libro: la estrategia. De hecho, el autor lo acuñó como el “camino de la estrategia”, y del cual habló a lo largo de su libro. A este respecto, el presente artículo abordará sólo algunos puntos. Para comenzar, el autor introdujo otra metáfora, relacionada con el arquitecto, para explicar la relevancia de la estrategia: el arquitecto 1) selecciona los diferentes tipos de madera y les designa su uso en la construcción y 2) escoge y dirige a sus hombres, dependiendo de sus habilidades. 

En otras palabras, el líder debe conocer sus recursos materiales disponibles, y conocer a su personal y delegarles tareas en la cuales se pueden desempeñar mejor. 

Además, si un combatiente sigue este camino, es capaz de derrotar a diez enemigos por su cuenta sin necesidad de contar con apoyo adicional: la estrategia es fundamental para salir victorioso ante fuerzas externas de mayor tamaño.
 
Adicionalmente, el capítulo del fuego aborda ciertas estrategias a aplicarse durante el combate y relacionadas con los adversarios y los factores externos. 

  • Numero uno, existen tres maneras de tomar la iniciativa: 1) atacar por iniciativa propia, partiendo del estado de calma y atacando repentina y rápidamente,  2) atacar en estado de espera, partiendo de contrarrestar el ataque del enemigo y sentir el cambio de ritmo del atacante, y 3) atacar al mismo tiempo, estando en calma, manteniendo la fuerza, y permaneciendo atento a signos de debilidad del rival.
  • Número dos,” hay que convertirse en el adversario”, es decir, ponerse en su lugar y pensar como ellos. Y más allá, perfeccionar las artes, estudiar y encontrar como vencerlo a partir de su punto de vista del conflicto.
  • Número tres, se debe “abandonar las cuatro manos”, cuestión que simboliza tomar un enfoque diferente cuando no se haga progreso en la batalla. 
  • Número cuatro, aplicar “el cambio de la montaña y el mar”, que es no repetir una estrategia más de tres veces. Este punto está relacionado con la adaptabilidad, aunque a nivel más general.
 
Ahora, algunos ejemplos en los ámbitos de los negocios y las finanzas corporativas. 

  • Las compañías deben contar con lideres que conozcan las habilidades y características de su personal, que sepan delegar responsabilidades y que determine cuáles son los materiales e insumos adecuados para generar bienes y servicios de calidad (si aplica). 
  • Es importante que las empresas tomen la iniciativa en tiempos de inflación alta y persistente, al implementar estrategias que contrarresten la subida en sus costos directos e indirectos para preservar su rentabilidad en el tiempo.
  • Es indispensable “ponerse en los zapatos” de los competidores a través del estudio de sus indicadores financieros disponibles, para saber en qué rubros está haciendo un mejor trabajo, en comparación con el resto, y pensar en tácticas que pongan a una empresa a su par. 
  • Las compañías deben adaptar e, incluso, cambiar sus estrategias periódicamente, dependiendo de la situación de la misma compañía, de la industria y de la economía, para conservar e incrementar su valor en el tiempo.
 
indudablemente, El libro de los cinco anillos es un material con contenido muy nutrido a pesar de no ser muy extenso. De hecho, esta obra, al igual que a El arte de la Guerra, invita a su relectura y su reflexión: el mismo autor lo expresa en frases como “se debe examinar”, “se debe estudiar bien”, etcétera. 

Muchas otras enseñanzas muy valiosas, contenidas en el libro, quedaron fuera de la perspectiva de este artículo y sólo se mencionaron aquellas que son relevantes en los rubros de los negocios y las finanzas: estas lecciones no abordadas pueden aplicarse perfectamente en el campo personal.
 
Nota: el libro puede ser descargado de forma legal y gratuita en este enlace.
 
 
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!