Líneas de crédito a través de tus tarjetas

Las líneas de crédito que podemos obtener a través de nuestras tarjetas cuentan con unas tasas medias entre 19% y 44% y diferentes plazos de devolución y gamas (oro, platino...). Analizaremos las diferentes líneas de crédito con tarjetas como lTarjeta de Crédito Banorte Oro, la Tarjeta de Crédito Mifel Oro, Tarjeta de crédito Banregio, Tarjeta de Crédito BanCoppel VISA o Tarjeta de Crédito Oro de Banco Famsa. 

Líneas de crédito

 

Líneas de crédito a través de tus tarjetas: Introducción

Los titulares de las tarjetas pueden disponer automáticamente de una línea de crédito permanente, que puede ser utilizada para afrontar sus gastos personales, pagar en los comercios o retirar efectivo desde los cajeros, y que se conforma como una alternativa más cómoda frente a otras financiaciones, aunque bajo importes menos elevados.

Los usuarios bancarios mexicanos tienen en sus tarjetas una herramienta para obtener una línea de crédito para afrontar sus gastos personales. Con ciertas ventajas con respecto a la financiación convencional. Para empezar, son pequeños créditos que no tienen que solicitarse, porque los tienen concedidos desde el mismo momento en que contratan este producto bancario. Asimismo, pueden disponerlo más cómodamente, desde los cajeros automáticos y a cualquier hora del día. De forma permanente, ya que a medida que lo van devolviendo, vuelven a disponer del importe máximo de la financiación.

 

Líneas de crédito desde la contratación de su tarjeta

A diferencia de otros créditos, no queda establecido ningún límite en su concesión, sino que vendrá determinado por el modelo contratado, y especialmente del perfil de cliente y su capacidad económica para devolverlo. No obstante, a medida que la gama de tarjeta sea más alta (oro, platino, etc.), la cuantía será superior. Estas tarjetas no solamente se limitan a proporcionar a sus clientes una línea de crédito para sus gastos personales, sino que su utilización va aún más lejos, al ampliarse a los establecimientos comerciales. Pudiendo disponer de una pequeña línea de crédito para realizar sus compras, con plazos para su devolución que van de los 3 a los 18 meses.

Desde estas tarjetas se incentiva la fidelización a través de programas de consumo llevados a cabo con los comercios adheridos a este sistema. Permiten aplazar las compras en hasta 12 meses aproximadamente, sin que se aplique ningún tipo de interés, ni otros gastos asociados a la operación. Y en cualquier caso, con pagos flexibles que variarán en función del modelo de plástico elegido, para de esta manera, ajustarse a las necesidades de sus titulares.

 

Líneas de crédito con diferencias muy amplias en sus intereses

Líneas de crédito

La tasa de interés medio anual de estas tarjetas de crédito oscila bajo unos márgenes muy dilatados, desde el 19% al 44%. Pero no será el único gasto que tendrán que asumir los usuarios de este medio de pago universal. No en vano, podrán tener una comisión anual de entre 8.000 y 25.000 pesos, aunque si contratan el modelo adecuado estarán exentos de realizar este desembolso económico.

Si los consumidores mexicanos tienen en su cartera una tarjeta de crédito de estas características, o la van a contratar en las próximas semanas, deberán conocer que pueden contar con una línea de crédito permanente para sus principales gastos, aunque no excesivamente elevada. Hasta 150.000 pesos mexicanos, aunque este límite puede ser elevado con cierta facilidad si el perfil del cliente avala la operación, y claro está, si lo permite la tarjeta contratada.

Líneas de crédito con tarjetas de crédito a la carta

La Tarjeta de Crédito Banorte Oro es una de las alterativas que se presentan para ajustar el disponible de tu línea de crédito. No en vano, está habilita una función por la que pueden seleccionarse los plazos de las compras para hacer más cómodos los pagos con el Plan de Pagos Fijos. No obstante, su principal aportación reside en que ofrece a sus titulares la posibilidad de aplazar sus pagos en varios meses, sin ningún interés. Bajo similares planteamientos comerciales se ha desarrollado la Tarjeta de Crédito Mifel Oro. Basa su oferta en la compra a varios meses (3 a 12) sin intereses en los comercios participantes de su programa de fidelización.

BanRegio, por su parte, permite disfrutar de una tarjeta a crédito, sin cuota anual, ni condiciones, que como principal aportación proporciona que sus clientes puedan realizar sus compras entre 3 y 18 meses, igualmente sin intereses, siempre que las operaciones se formalicen a través de los comercios adheridos a su programa de consumo. Con respecto a su límite personal, admite la modificación de la línea de crédito a un monto menor de manera temporal o permanente. Y como elemento novedoso con respecto a otros modelos, presenta la posibilidad de disminuir la tasa a pagar al comprar y pagar puntualmente durante 3 meses consecutivos.

La Tarjeta de Crédito BanCoppel VISA es otro medio de pago y financiamiento en moneda nacional para las compras diarias y acceso a dinero en efectivo. Y que puede ser utilizada en diferentes establecimientos comerciales (gasolineras, supermercados, farmacias, restaurantes…). La Tarjeta de Crédito Oro, confeccionada por Banco Famsa, es otra opción que disponen los consumidores mexicanos para dotarse de liquidez ante alguna necesidad de pago. Su principal propuesta reside en que pueden realizar compras a meses sin intereses en los comercios participantes y pagar en hasta 3 o 18 meses sin gastos.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!