¿Hay que pagar nuestras deudas por el cambio de sexenio?

Una encuesta reciente entre mexicanos con deudas revela que prácticamente 7 de cada 10 consideran que es urgente liquidar sus créditos antes el cambio de gobierno este 1 de diciembre. Esto tiene un razonamiento: el 21 de junio el Banco de México aumentó la tasa de interés de 7.50% a 7.75%, como consecuencia el consto de los créditos al consumo aumentó pasando del 24 al 36%, mientras que el crédito automotriz pasó de 8 a 14%, entonces ¿es conveniente pagar nuestras deudas por el cambio de sexenio?

Hay que pagar nuestras deudas por el cambio de sexenio

Algo de historia

Cada seis años, entre abril y junio el peso sufre volatilidad ante el dólar, por ejemplo en los años 2000, 2006 y 2012 nuestra moneda se depreció 9.66, 10.01 y 13.71% respectivamente, es decir que en los últimos tres sexenios la mayor depreciación la tuvimos cuando el PRI (Partido Revolucionario Institucional) regresó al poder.

 

¿Podría depreciarse el peso con la llegada de AMLO al poder?

Analistas de Ve por Más consideran que este año las cosas podrían ser diferentes, debido principalmente a que el peso tuvo una buena racha en abril incluso logrando buenas marcas.

 

Otra cosa que consideran los expertos (de Banorte-IXE) que juega a favor del peso es que a diferencia de los años 2000, 2006 y 2012, en este 2018 la tasa de interés es más alta y una tasa de interés mayor ayuda al peso para que se defienda mejor ante problemas internos y externos como la guerra comercial del acero por ejemplo.

 

Sin embargo, y aunque el peso haya tenido buena racha durante algún momento del primer cuatrimestre del año, existen factores de afuera que podrían hacerlo titubear, como  por ejemplo si la Reserva Federal de Estados Unidos eleva su tasa de interés o la misma renegociación del Tratado de Libre Comercio, y de hecho esta renegociación es el principal tema externo y macroeconómico que afectará el peso a finales de año.

 

 

Entonces, ¿hay que pagar las deudas y créditos que tenemos o no?

El pronóstico es que el peso tendrá sus altibajos derivados de las situaciones internacionales que sucedan principalmente con Estados Unidos, pero será en una escala que podríamos decir “tolerable” y dentro de márgenes esperados.

 

Correr a saldar las deudas de los créditos es más como una “compra de pánico” ante la incertidumbre que a algunas personas les genera el cambio de gobierno este 1 de diciembre, pero no es necesario llegar a ese extremo, pues todo indica que no tendremos ese problema.

 

Lo que sí puede generarnos problemas es la desconfianza en el entorno económico y que dejemos de comprar y mover nuestra economía interna, ello sí puede ponernos en problemas, pues frenar el flujo de dinero nos afectaría mucho.

 

En general 25 de cada 100 mexicanos se dicen optimistas ante la economía de fin de año cuando AMLO tome el poder ejecutivo, 36% creen que será algo negativo, 29% cree que todo será neutral, mientras que 11% piensa que las cosas en México estarán “inquietas”.

 

 

 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!