Blog Diez mil horas de Trading
Una visión sincera, real y diferente sobre el mundo del trading

Las promesas en el trading

A menudo, en la vida y en el tráding, tenemos la recurrente tendencia de, a la menor ocasión, autoexigirnos promesas que formulamos con los dedos cruzados, y que incumplimos casi sin inmutarnos cuando se presenta la circunstancia o cuando estamos en real en el mercado, y que luego, para acallar los sentimientos de culpa que vienen adheridos a nuestro pecado, intentamos justificar con mil y una excusas que no nos conducirán a nada, o volviendo a prometer, e incluso a jurar, que en la siguiente ocasión seremos más fieles a nuestra palabra y no nos saldremos del camino vital trazado, ni de nuestros stops y profits señalados en el papel.

La importancia de la disciplina en el trading

Da igual la importancia del contenido de la promesa: puede ser relativa a un asunto familiar, a un vicio del que no conseguimos desprendernos, a un cambio de hábitos referentes a la alimentación o al ejercicio...o puede que el pacto que nos hayamos obligado a cumplir se refiera a que nos saldremos del mercado llegado a un determinado nivel, a que no moveremos nuestro stop, a que no sobreoperaremos, a que no nos dejaremos dominar ni por la codicia ni por el miedo...
Llegada la ocasión en nuestro devenir cotidiano, o estando en real en el mercado, tendemos a olvidarnos de nuestra promesa, y algo en nuestro interior nos ata la voluntad, o nos atenaza el dedo para no teclear el ratón y dejar pasar la ocasión, viendo a menudo como nuestra posición, en venganza por nuestro inclumplimiento, se da inmisericordemente la vuelta y nos quedamos mirando como giran los gráficos y aumentan nuestros números rojos mientras nos gritamos de nuevo, nunca más, nunca más...y así sucesiva e inexorablemente una y otra vez.
Personalmente me costó también mucho cumplir lo que yo me prometía (y luego no cumplía, hasta que me cansé de perder, y cambié la PROMESA por el COMPROMISO...y ésa es una de las claves para conseguir la consistencia.
Una de las cosas que intento explicar cuando doy formación de trading, es la importancia precisamente de ese concepto: comprometerse, hacer los deberes, focalizarse, esforzarse, obligarse a crearse una rutina, unos hábitos, a seguir nuestro sistema, nuestro plan y nuestra hoja de ruta, sin improvisar...
Literalmente, compromiso significa "tener la VOLUNTAD de hacer lo que sea PRECISO, lo que hay que hacer para tratar de CONSEGUIR algo..." y el camino resulta más agradable y menos costoso si nos centramos y nos FOCALIZAMOS en lo que SÍ queremos alcanzar o lograr, y no en lo que NO queremos que ocurra...
No entrar una orden al mercado pensando en perder lo menos posible, sino en tratar de ganar lo más que pueda...
No vale con hacernos continuas promesas relativas a que seremos disciplinados en el tráding (y mira que cuesta,pero la recompensa que se obtiene,y el dolor económico y moral que luego se obtiene, compensa con creces dicho ingente esfuerzo...) pero cada estoy más convencido de que es la única forma de sobrevivir en los mercados, de avanzar, y de sentar las bases necesarias para luego tratar de llegar a metas superiores.
Un consejo que doy y que también me tuve que aplicar yo en su día, es el de autoimponernos unos objetivos más o menos asequibles y asumibles y luego ir exigiéndonos más...y no dejar de luchar ni un sólo día  contra nuestros  fantasmas interiores para cumplirlos, sabiendo que cuando ganemos  esa batalla estará más cercana la victoria en la guerra...
Autor del blog
  • Gonzalo German

    Reflexiones y vivencias a través de mi web, Diezmilhorasdetrading.es, después de años en los mercados financieros. Una visión real y sincera sobre el mundo del tráding.

Envía tu consulta