Haz que tu fondo de SEGURIDAD FINANCIERA sea una realidad

1

¿Durante cuánto tiempo podrías mantener tu nivel de gastos sino tuvieras ingresos?

Esta semana, Juan recibió una carta de la empresa en la que trabaja. En ella le comunican que, teniendo en cuenta las nuevas políticas de la dirección de la empresa, se ha decidido no renovar su relación laboral, por lo que su contrato de trabajo ha finalizado, le agradecen por todos los años de servicio y le desean muchos éxitos en esta nueva etapa de la vida.

El caso de Juan corrobora que este tipo de decisiones empresariales en nada se relacionan con el buen trabajo realizado, con las muchas horas que las personas han dedicado a cumplir las obligaciones contraídas para con el empleador – restando tiempo para sí mismo y para su familia-, así como, tampoco tiene relación con el tiempo que alguien ha dedicado a capacitarse para ir ascendiendo en la escalera corporativa. Entre otras, porque Juan cuenta con el máximo reconocimiento académico en su área y es excelente en lo que hace.

Te invito a ver el video animado


Recuerda: ¡nadie tiene el empleo comprado! La finalización de la relación laboral es una noticia que, mediante una carta más o menos decorosa, puede llegar a tu nombre en cualquier momento, aunque no la estés esperando, aunque para ti un despido resulte una situación impensable, puede pasar.  

Ahora bien, una cosa es que no estemos esperando una carta de despido y, otra muy diferente, es que estemos preparados financieramente para este tipo de circunstancias.

Una vez me enteré de lo sucedido, le pregunté a Juan: ¿durante cuánto tiempo podrás mantener tu nivel de gastos sino tienes ingresos? A lo cual me respondió: “en promedio un año”.

Esta respuesta marca una diferencia. A pesar de que, Juan quedó sin empleo está tranquilo.  Si bien esta noticia lo sorprendió negativamente – a nadie le gusta este tipo de sorpresas-, sabe que tiene el control de sus finanzas, ha sido previsivo y esto le permite buscar nuevas fuentes de ingreso sin la inmediatez que genera la presión financiera y sin caer en deudas para poder cubrir sus gastos básicos.

Te preguntarás, ¿qué hace Juan para que pueda suplir en promedio un año de sus gastos, aunque no tenga ingresos mensuales y tampoco se haya ganado la lotería? 

Tiene un fondo de seguridad o desempleo, que corresponde a una reserva de dinero cuyo propósito es solventar los gastos personales durante el tiempo que no se tengan ingresos, lo que permitirá buscar nuevas oportunidades con más tranquilidad. 

Lo aconsejable es que el fondo de seguridad pueda cubrir mínimo 3 meses de gastos mensuales, lo ideal, es que se esté cubierto por 1 año.

En el caso específico de Juan, con su fondo de seguridad, podrá cubrir sus gastos por un año en promedio, sin embargo, este fondo no tiene un monto igual para todas las personas, ya que depende de su nivel de gastos mensual y el tiempo que proyecte estar cubierto en caso de quedarse sin ingresos.

Te daré un ejemplo sencillo, si quieres tener un fondo de seguridad que cubra 6 meses de tus gastos mensuales y éstos corresponden a la suma de 1.000 USD, entonces, necesitarás una reserva de dinero de 6.000 USD para tal fin, pero si proyectas un fondo para cubrir tus 1000 USD de gastos mensuales solo por 3 meses, tu reserva debe ser de 3.000 USD.

Sé que, muchas personas consideran que tener un fondo de seguridad es casi una fantasía, que solo las personas que ganan mucho dinero pueden tenerlo, pero esta es una falsa creencia, que te detiene para avanzar en la consecución de tu bienestar financiero, así que quiero darte algunos consejos para que tu fondo de seguridad sea una realidad:

Lo primero que debes entender es que tener un fondo de seguridad no es algo que se logre conformar en un solo mes, es un proceso, que requiere aparte de metas claras, disciplina.

Es importante conocer el monto real de tus gastos mensuales y la única forma de hacerlo es a través de tu registro diario de gastos y de tu presupuesto mensual, estás dos herramientas te ayudarán a tomar el control de tu dinero e identificar tus gastos básicos o de subsistencia (vivienda, comida, transporte, salud, etc.), cuotas mensuales de deudas y los gastos discrecionales (caprichos), en los cuales vas a poder ajustarte o recortar en caso de quedarte sin ingresos.

Una vez identificados y clasificados tus gastos, toma en cuenta el valor de tus gastos básicos o de subsistencia y el valor de pago de deuda mensual, no olvides que entre menos deudas tengas, menos dinero y tiempo requerirás para conformar tu fondo.

Digamos que tus gastos de subsistencia corresponden a 500 USD y que tu gasto de deuda mensual es de 200 USD, lo cual te indica que para poder tener una relativa tranquilidad en caso de quedarte sin ingresos y tener que entrar en austeridad, en total necesitas 700 USD al mes.

Con esta información, establece tu primera meta de reserva para el fondo de seguridad, un ejemplo podría ser, conformar en un plazo de 1 año, un fondo de seguridad por valor de 2.100 USD para cubrir en promedio 3 meses de tus gastos mensuales, en caso de quedarte sin ingresos.

Teniendo clara tu meta, debes tomar acción inmediata, lo cual implica que, si en 1 año proyectas tener 2.100 USD, para cumplir esa meta anual, basta con que cada mes reserves de tus ingresos la suma aprox. de 175USD. 

Este fondo es para tu seguridad y la de los tuyos, así que, debes darle prioridad, haz esta reserva tan pronto te lleguen tus ingresos y antes de realizar cualquier pago o gasto y comprométete a no gastarlo en un propósito diferente para el cual lo estás conformando.

Por último, este fondo no es para inversión, quedarse sin empleo, es un riesgo que se puede materializar en cualquier momento, así que debes tener fácil acceso al mismo en caso de requerirlo.

Anímate a tomar acción y empieza a construir tu fondo de seguridad paso a paso siguiendo estos consejos.
  1. #1
    11/11/21 22:23
    Excelente artículo!

    Tener ahorros ya sea con nombre de fondo de seguridad o simplemente ahorros pensando en que por alguna razón futura que desconocemos podemos vernos envueltos en la falta de nuestra(s) fuente(s) de ingreso, es fundamental para sentirnos psicológicamente tranquilos como mantener nuestras finanzas sanas ya que no se requerirá de solicitar un crédito que después deberemos pagar probablemente con intereses.

    Rodrigo Aguila Bahamonde
    Rankia Chile