Cuando te encuentras en el área comercial las metas inundan tu mente y muchas veces esto mismo hace que nublen tu vista. Se llega la costumbre de siempre querer cerrar el negocio, siempre queriéndole demostrar al cliente o prospecto el gran plus que eres tu como vendedor y el gran servicio que le vas a dar, literal que eres la mejor elección. Pero este extra implica tiempo y esfuerzo, que se vuelve en tu l valor agregado del servicio y muchas veces hay clientes que no están dispuestos a pagarlo, lo cual está bien y es entendible. 

El problema es que nosotros no entendemos que eso está bien y nos enfocamos en querer hacer al cliente entender que el costo “extra” que tiene nuestro servicio o producto es por el valor agregado que tiene y en el peor de los casos es que aceptamos bajar nuestro precio para realizar la venta y eso es lo que está mal. 

Les voy a poner un ejemplo, hay un prospecto dentro del pipeline que está interesado en contratar un servicio financiero porque tiene una necesidad de comprar una maquinaria, el cliente sale en busca de instituciones bancarias que puedan cumplir con sus necesidades, lo que busca es obtener el mejor servicio sin pagar el o con condiciones que no son viables. Y dan con un asesor que esta mentalizado para alcanzar sus metas y el cliente le pone sus condiciones las cuales hacen imposible el negocio o si hay negocio pero el cliente es muy déspota, en el segundo caso es más fácil caer. De estas dos situaciones se pueden derivar mil escenarios y seguramente el 80% de estos escenarios no son buenos para ti o el 80% de las veces después de cerrar el negocio, te lamentaste por realizar la venta. 

Por lo tanto, igual que trading la mejor venta es aquella que no se realizó. Tu servicio tiene un costo y tienes que estar consciente de ellos y no cualquier cliente lo puede obtener. Este es el primer paso de estar consciente de lo que vales. Si ustedes no valoran primero su trabajo que están haciendo, tengan por seguro que sus clientes/prospectos menos. Es mejor tener un segmento de clientes los cuales si aprecian su trabajo y  de esta forma atenderlos será un gusto pero si ustedes aceptan a cualquier persona con tal de realizar la venta, tengan por seguros que poco a poco les va a dejar de gustar su trabajo por el tipo de cliente que tienen o se estresaran por no alcanzar sus metas porque sus clientes no están dispuestos a pagar el costo que tienen. 

En conclusión, es mejor decir no a una venta mala a estar sufriendo en un futuro después por ella. 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!