Análisis técnico de Repsol: una visión diferente

A veces se piensa o se asume que el análisis técnico es fiable al 100%, como si de una ciencia se tratara, y nos equivocamos. Yo soy totalmente fiel al análisis técnico, pero no en el sentido de “ciencia”, ya que, al igual que la economía no es una ciencia propiamente dicha, el análisis técnico tampoco lo es. De ahí la humildad que uno debe mostrar para poder tener éxito en el trading. 
El análisis técnico debemos verlo como una herramienta que bien utilizada nos proporcionará el éxito en el trading, siempre que dominemos también la parte psicológica. En numerosas ocasiones leo análisis técnicos en donde los comentarios están realizados como si de una premonición estuvieran hablando, haciendo referencia más a alguien que puede “ver el futuro”, cuando realmente al final se trata de obtener una esperanza matemática positiva entre aquellas operaciones ganadores y perdedoras, por lo tanto, siempre existirán operaciones fallidas. Quién piense lo contrario, todavía no ha cumplido uno de los requisitos para el éxito en el terreno del trading o de las inversiones: la humildad. 
En este artículo trato de realizar un análisis técnico visto desde otra perspectiva, visto desde una perspectiva didáctica que poco tiene que ver con los comentarios técnicos que podríamos encontrar en diferentes medios de prensa, brokers, libros, webs de publicidad, etc. 
Al final, el marketing y las ciencias de comunicación hacen que el lenguaje se adapte al perfil del lector al que realmente se desea llegar:
 

Técnico Repsol

El 24 de Septiembre Repsol registró posiblemente el que será su mínimo anual en los 9,9€. Si partimos de un gráfico con velas semanales, observamos un canal alcista de largo plazo muy eficiente y que viene formándose desde 2009 (gráfico 1). Teniendo en cuenta esto, en velas semanales el MACD ya ha cruzado la línea de señal y el RSI ha salido hace algunas semanas de su zona de sobreventa. Partiendo de este horizonte temporal de más largo plazo, nos adentramos en un gráfico de velas diarias (gráfico 2), pudiendo observar el doble techo formado alrededor de la zona de los 12,8€; y digo zona de 12,8€ porque, aunque por criterio general se suele utilizar en análisis técnico los cierres de las velas, yo personalmente utilizo también como referencias los máximos (o mínimos) ya que si necesito colocar un stop loss, es importante que no nos salte y nos saque del mercado, en lo que podría haber sido una operación exitosa. Por tanto, tan importante es conocer donde está nuestra entrada como nuestra salida. 
 
Antes de entrar en algún lugar, debo conocer primero donde está la salida.
A corto plazo, el valor a tener en cuenta son los 12,8€. Es decir, cuando realmente se confirme una rotura de la resistencia y por tanto podamos tener como objetivo el ancho del canal, objetivo que se cumple para los 14€. Esto supone una rentabilidad de más de un 9% con la posibilidad de colocar nuestro stop loss por debajo de los 12,8€ en la mitad del canal. Una operación en la que podríamos fácilmente conseguir un ratio ganancia/pérdida de 2. 
Además, se observa un cruce de dos de las medias utilizadas en el llamado Triple Cruce de la Muerte, es decir, la media más rápida, la de 18 periodos ha cruzado ya a la media más lenta de 40 periodos. Como se puede observar, la media de 4 periodos del TCM no aparece en este gráfico por ser más rápida, y por tanto va más pegada al precio: esta media ya habría cruzado a las otras dos. Por tanto, teniendo en cuenta además ciertos fundamentales favorables para la empresa Repsol, a priori podemos aceptar este cruce como una buena señal de reversión de la tendencia principal bajista. 
 
 
Los ingredientes para nuestra orden de compra están claros: observamos el precio por encima de las medias móviles exponenciales, además del cruce de la media de 18 y 40 periodos, el indicador MACD al alza por encima de la línea 0 y el RSI oscilando entre las bandas de 30 y 70 sin que todavía entre en la zona de sobrecompra. Si a ello le sumamos la esperada rotura del doble techo en la zona de los 12,8€ y el triángulo ascendente de corto plazo que se ha formado, entonces tenemos ya el precio al cual deberemos comprar y el precio en el que deberemos salir, tanto por abajo si nos salta nuestro stop loss como por arriba si obtenemos nuestro target cortoplacista. Además de ello, hemos sido conservadores: mi objetivo será el ancho del canal lateral y no el objetivo medido por su triángulo ascendente que sería más amplio. 
 
A pesar de que nuestra recogida de beneficios dependerá de nuestros objetivos y preferencias, para obtener el momento de compra de un inversor, lo mejor es primero analizar un largo plazo, y después adentrarse más en su corto plazo. 
Cuando entramos en el mar, debemos conocer primero hacia dónde va la corriente, después ya podremos subirnos a la ola.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!