El crecimiento del Bitcoin y la realidad sobre los CriptoActivos

¿Qué es un CriptoActivo?


Un CriptoActivo es considerado, en el mundo de los negocios, como un activo digital de base criptográfica, de alto riesgo y con un enorme rendimiento en el corto plazo”.

A lo largo del tiempo, los métodos de pago se han ido modernizado, lo que significa que el dinero físico o efectivo cada día se está transformando a métodos digitales; con todo y sus sistemas de seguridad digital tales como: la encriptación y las cadenas de bloques (BlockChain).
Es así como comenzaron a surgir las primeras Criptomonedas.
 
Las Criptomonedas fueron concebidas como uno de los medios digitales de intercambio, de bienes y servicios en la red sin la necesidad de requerir a algún intermediario financiero; teniendo como característica principal que no se considere como un requisito el revelar la identidad de la persona que las utiliza; razón por la cual muchos analistas e inversionistas  consideran que se podrían utilizar para evadir impuestos, lavado de dinero, financiar actos ilegales o criminales y más.
 
Actualmente existen tratamientos jurídicos muy dispares respecto a lo que son legalmente las criptomonedas y su tratamiento jurídico y fiscal.


Impacto y Crecimiento

 
Un ejemplo concreto del crecimiento acelerado de estos activos virtuales es el del famoso Bitcoin; el cual ha alcanzado (en estos últimos días del 2020) un nuevo récord histórico, impulsado principalmente debido a la alta “demanda institucional” y a plataformas como Paypal, que ya le permiten al usuario realizar operaciones en CriptoActivos.

Crecimiento del Bitcoin en 2020; del 167.7% aprox.
Crecimiento del Bitcoin en 2020; del 167.7% aprox.


Asimismo, Ethereum es la Criptomoneda con el mejor rendimiento en 2020, con 366.5% de crecimiento aproximado en lo que duró el 2020; a esta le siguen Ripple, con 224.5%, y Litecoin, con 111.5% respectivamente.
 
 
Debido a esto, últimamente se ha creado un elevado interés (principalmente entre los bancos gestores de capital) por realizar operaciones comerciales, de arbitraje y/o anexar algunos de los subyacentes derivados de éstos activos virtuales en sus carteras de inversión; todo esto en su búsqueda por obtener un cierto grado de liquidez que les permita hacerle frente a contingencias o situaciones que puedan surgir a partir de éste inicio de la década.
 
Los diferentes Gobiernos han percibido la necesidad de regular las transacciones realizadas a partir de las “divisas digitales” (algo que va en contra de la descentralización que éstas persiguen desde su nacimiento), sin embargo, las verdaderas regulaciones deben ir encaminadas hacia las Instituciones de Tecnología Financiera.



REFERENCIAS:

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!