6 recomendaciones

En este mundo de la Bolsa y las inversiones es realmente difícil encontrar a alguien que diga explícitamente: “me equivoqué”, y mucho más hacerlo públicamente. La mayoría prefiere ignorar el tema y esperar a que se olvide en el mejor de los casos.

 

Hay tres cosas que podemos aprenderle al abuelo Buffett de su conferencia de ayer:

 

1. Salirnos de posiciones que nos podrían hacer perder dinero y/o de las cuales han cambiado sus fundamentales. Tal y como decía Keynes: si los datos cambian, yo cambio de opinión.

 

El abuelo siempre está diciendo que compra para mantener a largo plazo y que su periodo de tenencia favorito es para siempre, pero prefiere morderse la lengua a perder más dinero. Además se refiere a empresas que compra totalmente y no a sus inversiones en acciones.

 

En las inversiones y la Bolsa debemos tener esta capacidad de mantener dos ideas opuestas (comprar para el largo plazo Vs vender si sus fundamentales se deterioran) y que nuestro cerebro aún funcione. En Psicología se le llama Disonancia Cognitiva. Todos los grandes inversores y especuladores tienen esta capacidad.

 

2. Salirnos de posiciones donde nuestro Costo de Oportunidad de conservarlas vaya a ser muy alto. Siempre debemos de estar comparando todas las oportunidades de inversión/especulación que existen y no caer en la visión de Tunel de nada mas ver lo que la mayoría está viendo y de lo que casi todo el mundo habla.

 

No importa que ya hayamos invertido mucho tiempo, dinero, esfuerzo y hasta reputación o credibilidad personal en una inversión. No debemos de caer en la falacia de los costos hundidos ni dejar que nuestro ego se interponga en nuestra capacidad de evaluar la situación de forma racional.

 

Es posible que algunas aerolíneas se recuperen, pero qué porcentaje de ganancia nos darán y cuánto tiempo necesitarán para hacerlo. En otras palabras, cuál es la probabilidad de que las aerolíneas tengan mejores rendimiento con menor riesgo y en menor tiempo que… digamos… los aeropuertos o el ETF VOO o las defensivas del ETF XLP o los aristócratas del dividendo del ETF VIG o las tecnológicas como AMZN o FB o las de gran Moat del ETF MOAT?

 

Antes de casarnos con una inversión debemos buscar si a hay otro pretendiente mejor.

 

3. Aprender de sus errores pasados y no cometerlos nosotros.

No es la primera vez que Buffett tiene problemas con las aerolíneas. Después de invertir en USAir a través de acciones preferentes (no en ordinarias como la mayoría lo hace) a mediados de los 90s, en 1994 la aerolínea suspendió ese dividendo y al final él mismo confiesa que tuvo suerte de poder salirse con ganancias.

 

Pero no saquemos conclusiones rápidas y pensemos que al final ganó dinero simplemente porque supo esperar. La verdad es que el abuelo Buffett no solo invirtió en acciones preferentes que fueron diseñadas especialmente para él, sino que en el contrato él mismo añadió una clausula donde especificaba que si el dividendo de sus preferentes no se pagaba por 2 años, entonces la cantidad no pagada iría incrementando a tasas compuestas de 13% a 14%. La mayoría del rendimiento que obtuvo fue de esos dividendos.

 

Él mismo ha dicho muchas veces en sus cartas y entrevistas una y otra vez que las aerolíneas son un pésimo negocio porque tienen un Capex alto con márgenes bajos y dependen mucho del precio de su combustible. Una excelente empresa en una industria terrible casi siempre será una mala inversión.

 

Literalmente ha dicho que: “son una trampa mortal para los inversionistas”. Y una vez hasta bromeó diciendo que cuando sentía una tremenda urgencia de comprar acciones de aerolíneas, entonces hablaba a un 01 800 diciendo: “Hola, mi nombre es Warren Buffett y soy adicto a las aerolíneas” y de esta forma lo calmaban y ya no invertía en ellas.

 

Seguramente el abuelo pensó que algo había cambiado en la industria y por eso comenzó a invertir en ellas en 2017, pero las fundamentales cambiaron con el COVID19.

 

Aun así, creo que hubiera sido de mucha ayuda para él y para los que somos accionistas de BRK que en 2017 hubiese llamado a ese 01 800 para que le recordarán que es una pésima industria y que hubiera sido mejor invertir en otras empresas que él conoce muy bien y que dieron mucho mejores rendimientos como MA o V (por aquello del costo de oportunidad).

 

Puedo estar cometiendo un error al no invertir yo en aerolíneas y tal vez dejaré de ganar dinero, pero prefiero primero centrarme en los riesgos y costo de oportunidad y después en las ganancias.

 

Además si el abuelo Buffett ya ha invertido en ellas y siempre ha salido raspado, entonces prefiero no pensar que soy más inteligente que él. Razón por la cual les he comentado desde Marzo que yo prefiero los aeropuertos.

 

Disclosure: Tengo acciones de OMAB

 

  1. #3
    Juan1980
    Las aerolíneas llevaban años volando a pérdidas. Cada año quiebran unas cuantas, pero al no ser compañías de bandera (excepto Alitalia, ahora rescatada), la situación no recibe mucha atención mediática.

    No se puede volar por 50 euros ida y vuelta, no es viable. Es tan sencillo como eso.
    1 recomendaciones
  2. #2
    Be quick or be dead
    No hay más que ver un poco de historia, es un sector para no entrar nunca.. Si compañías míticas como Panam o TWA quebraron, ¿qué compañía puede estar a salvo?

    Swissair quebró. Los belgas se deshicieron de Sabena. American Airlines quebró (la actual es con accionariado nuevo). Ahora 10.000 millones para Lufthansa y 7.000 millones para Air France. ¿Se los regalarán? No creo, sería ilegal. Endeudamiento hasta las cejas o nacionalización parcial o conversión de deuda en acciones.

    Un sector terrorífico, ya antes del coronavirus. Ahora ni te cuento.
    1 recomendaciones
  3. #1
    Valentin

    ... prefiero primero centrarme en los riesgos y costo de oportunidad y después en las ganancias.


    Me habréis escuchado muchas veces decir frases como: "Gestiona primero el riesgo, porque la rentabilidad futura será aquella que el mercado esté dispuesto a ofrecerte". Otra: "aunque se invierta a largo plazo, toma una gestión adaptativa, dada la existencia de acontecimientos atípicos".

    El caso de las aerolíneas, fuera a parte de ser un negocio difícil, es que ahora se enfrenta a un acontecimiento atípico. Ya no operan en un mercado libre generando sus beneficios empresariales, si no que un tercero (gobierno) -cambia las reglas del juego bajo la que se tomó la decisión de compra de dichas acciones- ejerciendo tal fuerza, que puede paralizar la actividad, que a su vez puede hacer quebrar aerolíneas, y decidir a quien salvar mediante rescate gubernamental. Fuerza mayor.

    Por lo tanto, o te adaptas a las nuevas circunstancias como inversor, o mueres (eres retirado del mercado con grandes pérdidas).

    Saludos,
    Valentin
    2 recomendaciones
Creative Commons License
Este Blog esta bajo la licencia de Creative Commons.
6 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...