Este contenido tiene casi 5 años

Uno de los factores más importantes a la hora de minimizar los riesgos en sus inversiones es la diversificación que, como comúnmente se conoce, significa no poner todos los huevos en la misma cesta.

Existen muchos operadores que, sin planteárselo, compran acciones de un solo mercado.

Por ejemplo, es muy habitual el perfil del inversionista que adquiere únicamente valores de un país. Hay otros operadores que centran su inversión en un solo sector como han hecho con el tecnológico o con el financiero.

Trate de tener en su portafolio valores de diferentes países, índices y sectores para reducir el riesgo.

El principal problema de un inversor, incluso su mayor enemigo, suele ser él mismo.

Benjamin Graham.

 

Valores destacados de la semana

WIX (Wix.com Ltd.) Empezamos destacando este valor del Nasdaq americano, que se ha revalorizado un 200% en dos años y cerca de un 30% en un mes. Tendencia actual: Alcista.

 

MXL (MaxLinear, Inc.) Por otra parte, destacamos este valor del Nyse, que lleva dos semanas rompiendo su máximo histórico. Se ha revalorizado más de un 200% en dos años y un 20% en mes y medio. Tendencia actual: Alcista.

 

 

VENTA EN DESCUBIERTO

Se trata de la operación de venta de valores que no se poseen para poder comprarlos después a una tarifa menor. El vendedor toma prestados los títulos (en alguans ocasiones el propietario real de las acciones no es consicente de esta operación) para venderlos ante la expecatativa de que el valor de esos títulos baje. Es una posición especulativa en Bolsa que consiste en apostar por la caída de un valor.

 

¿Sabías que... el toro de Wall Street fue, en su origen, una instalación de arte urbano? 

Se trata de una de las obras de arte más fotografiadas de Nueva York y pertenece al artista italiano Arturo Di Modica. 

En 1989 y tras invertir 360 mil dólares en su creación, el artista dejó el toro, con la ayuda de una grúa ya que pesaba más de 3.200 kg, frente al edificio de la bolsa a manera de acto artístico. Según Di Modica era un regalo para los neoyorquinos que quería simbolizar su fuerza y su valentía. Centenares de curiosos se acercaron a ver la escultura mientras el autor repartía folletos informando sobre la obra. Aquella misma tarde, la policia de Nueva York retiró la escultura pero la presión ciudadana hizo que el artista se saliera con la suya. 

El Charging Bull de Arturo Di Modica es hoy una de las grandes postales de la ciudad de Nueva York.