Rankia México Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Brexit podría causar un cambio de paradigma importante, tanto en términos macroeconómicos como en los mercados financieros: expertos de Natixis AM

 

El 23 de junio de 2016 se llevará a cabo un referéndum sobre la continuidad de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. A medida que las campañas Brexit y Bremain se intensifican, los expertos de Natixis Asset Management han examinado su impacto macroeconómico y consecuencias para los mercados financieros. Su análisis indica que el Brexit causaría un cambio de paradigma importante en Europa, tanto desde el punto de vista político como económico.

 

Natixis

 

Un importante reto para Europa

 

Según Philippe Waechter, director de investigación económica, el referéndum plantea muchas preguntas sobre las consecuencias económicas y políticas para el Reino Unido, y también para toda la Unión Europea.

"El referéndum se llevará a cabo en un contexto preocupante para Europa, que está lejos de regresar a la dinámica de crecimiento y expansión que prevalecía antes de la crisis de 2008, lo que resulta en un alto desempleo, y genera así un riesgo potencial de inestabilidad social y política, " explicó.

Aunque la decisión del electorado es principalmente política, tendrá un gran impacto económico.

 

Brexit crearía problemas significativos para las empresas internacionales con sede allí. Si bien las inversiones en Gran Bretaña están ligadas principalmente a una combinación de la flexibilidad de la economía del Reino Unido y el acceso directo a un mercado único, Brexit cambiaría las reglas al cerrar, al menos por un tiempo, este acceso a dicho mercado. Por consiguiente, puede dar lugar a la congelación de la inversión directa en Gran Bretaña, mientras se evalúa el avance de las negociaciones con la Unión Europea.

"Sin embargo, el resultado de estas negociaciones es muy incierto", agregó Philippe Waechter. Si el Reino Unido desea limitar el impacto de Brexit sobre el comercio y por lo tanto sobre la economía y el empleo, deberá establecer un nuevo modelo, que tardará y será perjudicial para la economía del país".

El sector financiero, que representa aproximadamente 10% del PIB del Reino Unido, también se vería muy afectado. El cambio de la regla asociada con Brexit limitaría la capacidad del sistema financiero del Reino Unido para acceder a estructuras financieras en la zona del euro. La capital podría perder una gran parte de su actividad comercial denominada en euros. Por otra parte, es de esperarse una importante salida de europeos que se han establecido en Londres. Esto podría tener un impacto importante ya que, además de la actividad estrictamente bancaria, la estructura de la población cambiaría, penalizando la propia dinámica de la economía de Londres y, por tanto, del Reino Unido.

Estos elementos relacionados con la economía tendrán un impacto aún mayor desde una perspectiva política. El Reino Unido tendrá que negociar las cuestiones políticas y estratégicas a nivel mundial por su cuenta, y ya no tendría el apoyo y respaldo de la UE en las negociaciones. Su peso político sin duda podría dañarse.

 

Al mismo tiempo, el Brexit sería un factor importante de inestabilidad para la Unión Europea, dado que eliminaría la percepción de irreversibilidad que ha prevalecido desde el comienzo de la integración europea.

"Si bien hace un año, la posible exclusión de Grecia era de carácter punitivo, en el caso de Gran Bretaña, la interpretación sería con un tono de "ya no quiero vivir más con ustedes”, agregó Philippe Waechter. "Sería algo mucho más de peso y podría brindar un incentivo para que otros países salieran de la Unión Europea." Brexit por lo tanto podría percibirse como una oportunidad para cambiar fundamentalmente la forma, el alcance y la dinámica de la Unión Europea. "Es por eso que una iniciativa política es fundamental, independientemente de si ocurre el Brexit. Incluso si el Reino Unido permaneciera en la UE, el riesgo de un Brexit era tan fuerte, que esperamos que los europeos tomen medidas para reforzar la dinámica de la Unión Europea. Una vez más, los británicos han sido el estímulo necesario para reforzar la integración europea ", concluye Philippe Waechter.

 

 

Mercados de capital europeos potencialmente volátiles

 

Las bolsas europeas parecen todavía algo inamovibles por el riesgo de un Brexit.

"Los mercados de capital parecen indiferentes, y no hay evidencia de una diferencia negativa general en los mercados financieros de Londres", explicó Yves Maillot, Director de Inversiones en Renta Variable Europea. "Sin embargo, en las últimas semanas hemos observado un claro exceso de rentabilidad en las empresas nacionales del Reino Unido, en comparación con sus homólogos con un enfoque internacional, orientadas a la exportación, debido a la caída de la libra esterlina, que ha perdido alrededor del 12% frente al euro en los últimos seis meses".

De acuerdo con Maillot, Brexit causaría una situación especialmente difícil para los bancos británicos, que son muy centrados en el mercado interno, así como para los mercados financieros y la industria financiera en general. "De hecho, la industria financiera ya no se beneficiaria del pasaporte europeo', que le permite vender sus servicios libremente dentro de la Unión, a pesar del hecho de que el 75% de la banca de inversión y empresas financieras de Europa se encuentran en Londres. "En este caso, es muy probable que veamos una transferencia de estructuras. Del mismo modo, algunos bancos extranjeros cuya actividad (PIB, volumen de préstamos) es muy sensible en el Reino Unido, se encuentren en una posición débil", agregó Yves Maillot.

En términos generales, si Brexit se hace realidad, los mercados de valores en Europa pueden experimentar un choque, cuya magnitud es todavía difícil de estimar (5% a 10% o más), teniendo en cuenta el posible impacto macroeconómico y lazos comerciales entre la UE y el Reino Unido. El enfoque mucho más cauteloso de los inversionistas internacionales en lo que respecta a Europa (con flujos negativos en los fondos de renta variable europea en febrero) es la primera manifestación de este riesgo.

"Mantener el Reino Unido en la UE sería un verdadero alivio para los mercados", concluye Yves Maillot.

 

Reacciones Fuertes y divergentes en el mercado de bonos

 

En los mercados de bonos, Brexit es visto como la mayor amenaza desde la crisis de la deuda soberana en la zona euro. "Hasta la fecha, la reacción de los mercados de bonos ha sido variada: o hacen caso omiso del riesgo de una retirada, al igual que con el Gilt o el mercado de crédito corporativo, o lo anticipan firmemente (como lo demuestra la importante ampliación de los diferenciales de los bancos británicos y los CDS soberanos o la caída de la libra esterlina)", explicó Philippe Berthelot, director de gestión de crédito. Sin embargo, Brexit se traduciría en un aumento dramático de la incertidumbre y con ello un aumento de la volatilidad y, por tanto, fuerte aversión al riesgo, lo que a su vez afectará a las primas de riesgo de todas las clases de activos. "El Reino Unido, en el que algunas métricas, tales como los déficits gemelos, son peores que las de Grecia, verá su momento decisivo, que no dejará a sus vecinos europeos sin sentir sus efectos," añadió Philippe Berthelot. Además de la caída en el valor de la moneda (GBP), no habría repercusiones para las tasas (a corto y largo plazo) ni para todas las obligaciones de crédito emitidas por el Reino Unido. "Si el voto Bremain tiene éxito, la moneda podría recuperar el terreno perdido en los últimos seis meses y los bonos del banco británico proporcionarían excelentes oportunidades", concluyó el experto.

 

¡Sé el primero en comentar!