Era el año 2001, en aquellos meses estaba concluyendo la licenciatura en Ciencias Económicas y después de terminar mi última clase del día me dispuse con mi mejor traje y corbata a ingresar en un edificio que estaba situado a una calle del Centro Bursatil Mexicano. En la planta baja me recibió una mujer de sonrisa parca y voz chillona que me pidió una identificación y me preguntó a qué iba.

 

-Tengo una entrevisa de trabajo.

 

Subí a un solitario elevador que me pareció muy angosto y me detuve en el 4º piso donde había algunas salitas que por paredes tenían cristales. Después de unos minutos salió Miguel, un hombre robusto y de mediana edad, que se presentó como gerente de promoción de esa Casa de Bolsa, me pidió que lo siguiera a una de las salas y cuando me senté me llamó la atención que en un pequeño mueble se apilaban unos bloques de material transparente que en su interior contenian unas pequeñas papeletas.

 

-Se llaman muñecos.

 

Me explicó que cuando en la Bolsa Mexicana de Valores se operaba a viva voz en esos papeles, que ahora eran colocados como trofeos de tiempos románticos, se anotaban las compras y ventas ordenadas en el piso de remate por las casas de Bolsa. Lo que yo observaba eran muñecos que habían servido para hacer operaciones millonarias.

 

-Mira Edgar, en este país a diferencia de Estados Unidos y Europa casi nadie conoce los fondos de inversión y te voy a invitar a trabajar con nosotros promoviendo estos instrumentos.

 

Fue la primera vez que escuché el concepto “Fondo de Inversión” y después de aceptar la oferta laboral ingresé en un curso de un par de semanas donde me enseñaron lo que en aquel entonces se sabía en México de estos productos.

 

Han pasado 17 años desde aquella entrevista de trabajo y las cosas han mejorado para el sector de las sociedades de inversión en México, actualmente existen más sociedades de inversión (casi 520), más operadoras de fondos de inversión (20 gestoras), se ha autorizado por la ley la creación de distribuidoras referenciadoras y distribuidoras integrales y la cantidad de activos manejados por estos instrumentos ya supera el 12% del PIB nacional.

 

Inversión sociedades de inversión

 

Los clientes actualmente tienen muchas facilidades para acceder a este tipo de instrumentos. Los montos mínimos para invertir en ciertos fondos van desde los $10,000.00. Casi todos los Grupos Financieros tienen una Operadora de Fondos de Inversión, en la mayoría de las sucurales bancarias los ejecutivos están certificados y facultados para asesorar, abrir contratos y realizar operaciones de compra y venta de los títulos de los fondos. Estos ejecutivos tienen la obligación de mostrar su credencial expedida por la AMIB y usted tiene el derecho de solicitar que se la muestren, lo anterior le permitirá tener la tranquilidad de que el asesor tiene los conocimientos necesarios y la autorización legal para abrir su contrato. Le hago un comentario al margen, para los grandes Bancos es mucho más rentable que usted guarde sus ahorros en un Pagaré  (donde el rendimiento es muy bajo) o en una cuenta de ahorro (que no genera ningún rendimento), pregunte al ejecutivo bancario qué otras opciones tiene referentes a las sociedades de inversión, tenga la certeza de que serpan una mejor opción para usted y sus ahorros.

 

Para abrir un contrato que le permita invertir en Fondos de Inversión le solicitarán una identificación oficial vigente, un comprobante de domicilio y que usted conteste y firme un documento llamado Perfil del Inversionista, este último requisito tiene como finalidad que las recomendaciones que le hagan se enmarquen en sus necesidades y características como inversor. En varios casos los Grupos Financieros van aumentando su oferta de fondos en la medida en la que el inversionista tiene montos más altos y también necesidades de sofisticación más amplias.

 

Pero no sólo los Grupos Financieros ofrecen estos instruementos, también existen Operadoras de Fondos de Inversión independientes y Casas de Bolsa que no están ligadas a ningún Grupo Financiero que ofrecen una amplia gama de fondos.La generalidad es que estas instituciones están más especializadas en la gestión de inversiones, debido a que su principal y única linea de negocio es la estructuración y venta de fondos de inversión. Hay un dicho que enfatiza: "Zapatero a su zapato".

 

A raiz de los cambios en la ley y principalmente a las reformas financieras de los últimos años que han procurado darle al ahorrador mexicano una oferta más robusta de instrumentos en donde cuidar y acrecentar su patrimonio, se desarrollaron las Distribuidoras de Fondos de Inversión que son un aparador muy amplio de Fondos de Inversión de varias instituciones, con el valor agregado de que no tienen ningún conflicto de interés y su oferta de fondos estará basada en elegir los mejores fondos de las mejores instituciones para cumplir con las necesidades y características del cliente. A esto se le denomina arquitectura abierta.

 

Las distribuidoras referenciadoras no pueden recibir depósitos del inversionista, sólo transmiten las ordenes de los clientes y no expiden estados de cuenta, mientras que las Distribuidoras Integrales pueden ejecutar las ordenes de los clientes, realizar y recibir transferencias de dinero y expedir estados de cuenta.

 

Sólo cuando el contrato esté firmado y documentado en la institución usted podrá depositar su dinero en las cuentas que el asesor le indique y la orden que usted girará para invertir su dinero deberá registrarse en un medio electrónico o físico, puede girar esta instrucción por correo electrónico, por escrito en una carta firmada o a través de una llamada telefónica en una línea donde su voz se registre en una grabación. Una sugerencia es que paralelo a la lectura de su contrato, también lea el Prospecto de inversión que es un documento que forzosamente acompañará a su contrato y en donde vienen todas las particularidades y reglas de los fondos de inversión donde usted pondrá su dinero, ahi se mencionan fechas y horarios de inversión y desinversión, calificación de los fondos, comisiones, entre otras características.

 

Las Sociedades de Inversión son el vehículo más utilizado en el mundo para acceder a una diversificación más rentable de las inversiones. Pero la parte más importante es que usted se asesore y compare opciones, sólamente un asesor especializado en el tema podrá realizar un análisis de sus necesidades y características además de sugerirle los fondos, las combinaciones y las proporciones que potencializarán sus ahorros. Anímese a invertir en un fondo de inversión ahora que ya sabe cómo hacerlo.

 

Twitter: @garoarenas

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar