La Casa Blanca en tiempos de Trump: Impacto potencial en la industria automotriz

La Casa Blanca en tiempos de Trump: Impacto potencial en la industria automotriz

 

Por Steven Bocamazo, Analista de crédito de Loomis Sayles & Company, filial de Natixis Global Asset Management

 

Megatendencias como conducción autónoma, características de seguridad activa y reducción de peso, siguen siendo vientos de cola favorables para la industria.

La victoria de Trump ha infligido una gran dosis de incertidumbre en la industria automotriz mundial de capital intensivo. Las implicaciones abarcan desde la demanda cuestionable de automóviles por parte de los consumidores, el futuro de los aranceles del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) y cambios en las regulaciones actuales y pendientes que rigen la industria.

 

Aspecto macroeconómico

 

Macro-Auto-Trade-1.png

Desde hace algún tiempo crece la perspectiva de que las ventas de automóviles en los Estados Unidos se han estancado. Con esta idea como panorama de fondo, una administración Trump presenta más incógnitas políticas, que pueden conducir a la volatilidad del mercado. Eso no sería bueno para la confianza del consumidor, un factor clave para la demanda de vehículos.

 

 

Comercio

 

Auto-Trade.png

El presidente electo Trump dejó en claro en la campaña electoral que quería imponer aranceles a los vehículos exportados desde México hacia los Estados Unidos. Muchos de los principales Fabricantes de Equipos Operativos (siglas en inglés, OEM) tienen instalaciones de producción de vehículos en México, y algunos OEM extranjeros (VW y Nissan, por ejemplo) tienen una gran presencia en América del Norte. Como mínimo, creemos que la presidencia de Trump reducirá el ritmo de la migración a México en busca de vehículos y autopartes destinados a los Estados Unidos.

 

 

Regulación

 

fuel-regulation.png

Un acuerdo entre el presidente electo Trump y un Congreso encabezado por los republicanos para aliviar las regulaciones relacionadas con la economía del combustible debería ser positivo para los OEM, ya que puede resultar difícil para todos ellos alcanzar la meta de 54,5 millas por galón para el 2025. Para alcanzar dichos objetivos, la próxima fase de desarrollo probablemente implique soluciones costosas, tales como incorporar más aluminio o introducir fibra de carbono en los vehículos, así como acelerar el traspaso a una flota eléctrica. Si el nuevo Congreso y el nuevo Presidente acuerdan prorrogar el plazo por solo unos pocos años, esto podría aliviar la investigación y el desarrollo en el corto plazo y los flujos de salida del gasto de capital potencialmente en miles de millones de dólares.

 

Independientemente de lo que ocurra en Washington el próximo año, la base de oferta mundial continúa consolidándose. Megatendencias como conducción autónoma, características de seguridad activa y reducción de peso, siguen siendo vientos de cola favorables para la industria.

 

Este material se proporciona con fines informativos únicamente y no debe interpretarse como asesoramiento de inversión. Toda opinión o predicción incluida en este informe refleja solamente las suposiciones y valoraciones subjetivas de sus autores y no refleja la opinión de Loomis, Sayles & Company, L.P. Esta información está sujeta a modificaciones en cualquier momento sin notificación.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!