Templeton, Aberdeen, Fidelity, JPMorgan, Legg Mason, MFS: Opiniones semanales

Templeton, Aberdeen, Fidelity, JPMorgan, Legg Mason, MFS: Opiniones semanales

 

Europa tras el golpe de efecto de Draghi

En opinión de Fidelity la apuesta decidida de Draghi por el programa de compra ilimitada de bonos es un guante que España debe apresurarse a recoger firmando un rescate ya que, en caso contrario, la rápida respuesta alcista de los mercados en estos días se corregiría de forma igualmente veloz. Tampoco salva a Italia de la petición de rescate, aunque le da un mayor margen que a España.

Euro

Estados Unidos: ¿Oportunidad o riesgo?

Legg Mason se desmarca de la corriente generalizada de que la renta variable estadounidense está sobrevalorada respecto a  la europea tras el rally veraniego. Pese a que la gestora no niega que existen riesgos que fundamenten el pesimismo imperante, apunta al buen comportamiento de la renta variable estadounidense incluso durante las grandes recesiones y sucesos tales como una solución satisfactoria a la brecha fiscal, una buena evolución del mercado inmobiliario o los efectos positivos de una nueva QE pueden mantener la tendencia al alza de los mercados estadounidenses. Por todo lo anterior, desde Legg Mason siguen creyendo que existen oportunidades en la renta variable estadounidense.

JP Morgan coincide con que el comportamiento del S&P500 desde la crisis financiera que se inició en 2008 ha sido muy destacable aunque el crecimiento se está desacelerando. Destaca también el nerviosismo de los inversores y las dudas acerca de si el mercado norteamericano ha dejado o no de ser una oportunidad.

JP Morgan logo

Las decepciones en la publicación de resultados del segundo trimestre no lo han sido tanto y aunque las perspectivas estén sobreestimadas para los próximos períodos, esto no tiene porque frenar el crecimiento de las acciones americanas, por lo que las oportunidades a largo plazo siguen existiendo en este mercado.

Los Hedge Funds siguen teniendo buena salud

Pese a los malos resultados coyunturales de determinados hedge funds debido a la incertidumbre actual de los mercados, KPMG y AIMA auguran una industria próspera en los próximos tres años gracias a las entradas de capitales de los fondos de pensiones así como de los mercados emergentes. Sin embargo, advierten de que ese futuro no estará exento de olas de consolidación como la que actualmente se está viviendo en el universo ETF y que las comisiones caerán en los próximos años.

Los no desarrollados: La oportunidad de los emergentes y el riesgo de Irán

Dentro del debate sobre si los emergentes han cambiado su tendencia de crecimiento  desde Aberdeen apuestan por Brasil y México como países con potencial en Latinoamérica, aunque el examen debe hacerse compañía a compañía y no a nivel macro. Además recomienda tener la cartera concentrada en momentos de incertidumbre.

Entre los aspectos que examinan para entrar en una empresa destacan el buen gobierno, la transparencia y la protección del minorista. Intentar buscar filiales de multinacionales que suelen asegurar.

Dentro del análisis de riesgos que acostumbra a hacer MFS otro de los centros de riesgo que destacan es Irán donde la tensión política podría disparar el precio del petróleo si Irán decide aumentar la tensión geoestratégica mundial.

El riesgo se concreta en dos acciones: A corto plazo un bloqueo del estrecho de Ormuz restringiría el paso del 35% del suministro mundial diario. A largo plazo el desarrollo del programa nuclear podría ser un factor de riesgo muy importante.

Irán riesgo financiero

El antídoto contra los mercados inciertos es el largo plazo

Algunos análisis de los fondos de inversión muestran como los períodos medios de tenencia de títulos ha caído notablemente y, por ende, la rotación de títulos se ha incrementado en comparación con décadas anteriores. En opinión de Goldman Sachs esto ilustra como el foco de atención ha pasado de lo importante a lo rápido o próximo.

La inversión a corto plazo deja al margen aspectos tales como la sostenibilidad de la generación de resultados o el valor. Esto beneficia claramente al inversor a largo plazo ya que el mercado no valora estos aspectos, lo que hace que la prima por estas características esté históricamente baja.

Además, las grandes tendencias a largo plazo son mucho más sencillas de anticipar que los pequeños bandazos que puedan dar las compañías a corto plazo: por ejemplo, la equiparación de los emergentes al mundo desarrollado a largo plazo es más sencilla de asegurar que la evolución de la crisis de deuda europea en las próximas semanas. Efectivamente, la volatilidad imperante en la actualidad, merced a la incertidumbre política, ha igualado las valoraciones de empresas capaces de generar retornos sostenibles con las que no, lo que constituye una fuente de oportunidades para los inversores a largo plazo.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar