La renta variable batirá previsiblemente a la renta fija según ING

La renta variable batirá previsiblemente a la renta fija según ING

ing

Puntos Clave

  • La búsqueda de rentabilidad continúa siendo uno de las principales ideas de inversión
  • La renta variable ofrece oportunidades por sus atractivas valoraciones y su rentabilidad por dividendo
  • No está previsto que la rentabilidad de la deuda pública (de EE.UU. y Alemania) suba de forma considerable
  • Aunque mantenemos el optimismo sobre los productos con diferenciales, es difícil que se repita su extraordinario comportamiento de 2012

En ING continúan siendo optimistas sobre la renta variable y  otros activos de riesgo. En el actual contexto de tipos de  interés reducidos, la búsqueda de rentabilidad seguirá  estando  muy  presente. Muchas  acciones presentan  rentabilidades por dividendo relativamente elevadas y sostenibles. Esperamos que los indicios de recuperación del crecimiento mundial  tengan continuidad. Anticiàn una modesta recuperación de la economía en 2013. 

Los bancos centrales  redirigen a la economía  mundial hacia  unas  tasas de crecimiento  ligeramente superiores
Desde el pasado mes de septiembre,  diversos indicios de recuperación económica, provenientes sobre todo de  Estados Unidos y China,  están  dando  impulso a los  mercados.  Con todo, debido a la persistente vulnerabilidad  de la economía mundial  a  posibles  shocks y la  frágil  confianza de los inversores, los mercados continúan  dependiendo en gran medida del apoyo  que puedan  brindarles  los responsables  políticos. 
 
En consecuencia, resulta fundamental instrumentar políticas que  eleven  la  confianza de inversores, consumidores y empresas.  Ello quedó patente  en la reacción  protagonizada  por los mercados en  los últimos meses de 2012  ante  la incertidumbre suscitada por el abismo fiscal estadounidense. Wall Street quedó rezagado durante ese período, siendo el único mercado  bursátil  en registrar salidas netas de capitales. 
 
Asimismo, en 2013  habrá  situaciones que  primero harán temerse lo peor al conjunto de inversores, para acto seguido diluirse entre suspiros de alivio de los mismos. Para que sus carteras de inversión les rindan rentabilidades superiores a la media, los inversores deberán incorporar en sus procesos de toma de decisiones  estos altibajos psicológicos  más asociados al  miedo, la esperanza y la codicia, que a otra cosa. Parece lógico  detenerse a  analizar tanto los riesgos como las oportunidades. En cuanto a estas últimas, ING prevee que las políticas de los bancos centrales propiciarán  una  modesta  recuperación de la economía mundial. En este contexto, anticipan un avance moderado de la renta variable global en 2013. 
 
La  previsión de una  tendencia económica ligeramente alcista, la búsqueda de rentabilidades moderadas por parte de los inversores y razonables valoraciones, son los principales argumentos que sustentan nuestra visión positiva sobre la renta variable y otras inversiones de mayor riesgo. 
En ING dan por supuesto que los dirigentes y demás responsables políticos no pondrán en peligro la quebradiza confianza del mercado aldilatar demasiado la toma de  las decisiones necesarias.

 

Abismo fiscal, economía y mercados financieros

Si los Demócratas y Republicanos no hubieran alcanzado el pasado 31 de diciembre un acuerdo sobre la reducción de los déficits presupuestarios, estos déficit se habrían recortado automáticamente en aplicación de los acuerdos previamente alcanzados por el Congreso.  Los recortes automáticos habrían sido muy drásticos. Finalmente, el 1 de enero de 2013 se logró evitar las consecuencias directas de este abismo fiscal. Aunque habrá subidas de impuestos, tan sólo afectarán a aquellos con ingresos anuales superiores a 400.000 USD (450.000 USD en el caso de los hogares). Con todo, no se abordaron los problemas estructurales del presupuesto federal estadounidense (desequilibrios por el lado  tanto de los  gastos como  de los ingresos).  En consecuencia,  los Partidos  Demócrata y Republicano deberán  seguir negociando para alcanzar soluciones de carácter estructural. 
 
Como no será fácil, los problemas presupuestarios estadounidenses continuarán  acaparando titulares en el corto plazo. 
 

Economía: se mantiene su modesta recuperación

  • Síntomas de recuperación, sobre todo en EE.UU. y China
  • Estabilización de la economía de la Eurozona
  • Recuperación moderada del crecimiento mundial en 2013
  • Los responsables políticos deberán apoyar a consumidores, inversores y empresas  mediante políticas que generen confianza. 

perspectiva creciemiento

 

Los temores a unas tasas de  inflación y/o tipos de interés elevados son infundados 

En ING Siempre han mantenido que los déficits presupuestarios elevados y las inyecciones de liquidez realizadas por los bancos centrales no elevarían la inflación ni los tipos de interés hasta niveles excesivamente elevados.  La sobrecapacidad de las economías maduras es demasiado grande como para que esto suceda. Lo ocurrido en los últimos años confirma nuestra teoría. Muchos inversores continúan temiendo que la inflación y los tipos de interés alcancen  niveles elevados y les da miedo asumir riesgos.
 
Nosotros seguimos considerando que el riesgo de que esto suceda continúa siendo insignificante  en vista  de la sobrecapacidad antes  citada  y  de  las previsiones que apuntan a un crecimiento económico moderado. 

perspectiva inflacion

 

Las medidas de austeridad frenan el crecimiento económico

En la coyuntura actual, los bancos centrales están haciendo lo que  deben, esto es,  aplicar  políticas que generen confianza entre consumidores, inversores y empresas. No obstante, los estímulos que sus políticas imprimen se ven en parte contrarrestados por los drásticos recortes que aplican los  Gobiernos.
 
En el momento actual, las medidas de austeridad están  frenando  el crecimiento más de lo que piensan. Esta es la conclusión de un  reciente estudio del FMI sobre el efecto de las medidas de austeridad en  el crecimiento económico  durante el  último bienio. Este estudio demuestra de forma fehaciente que existe una fuerte relación entre la severidad de las medidas de ajuste de un país y elgrado  de ralentización de su crecimiento económico. En resumen, las políticas de austeridad, al hacer disminuir la confianza, tienen un efecto adverso sobre las inversiones empresariales y el gasto de los consumidores.
 
El crecimiento estadounidense ha batido al europeo  gracias, entre otros  motivos, a que las medidas de austeridad aplicadas  en EE.UU. durante los últimos dos años fueron mucho menos drásticas que las adoptadas en la Eurozona.Todas las economías maduras siguen, en mayor o menor grado,  insistiendo en  los recortes del gasto público. A nuestro juicio, los  diferenciales  de crecimiento entre  los distintos países obedecen en gran medida a la  mayor o menor  severidad  de sus medidas de austeridad. Reino Unido, y muy especialmente la Eurozona, han  aprobado recortes significativos en tan solo dos años, concretamente de alrededor de un 4% de sus respectivos déficits ajustados al ciclo. Por su parte, EE.UU.  llevo a cabo en el mismo período recortes no tan drásticos, por lo que su crecimiento fue superior.  Con todo,  también es cierto que  EE.UU. presenta un nivel de  endeudamiento mayor, lo que, a nuestro juicio, resulta insostenible a largo plazo. 
 

Medidas de austeridad menos  severas  en la  Eurozona durante 2013 

El hecho de que estas políticas de austeridad vayan a tener continuidad es el principal motivo por el que ING enticipa que la mayoría de las economías desarrolladas registrará en 2013 y 2014 un crecimiento inferior a su media a largo plazo. Un aspecto positivo para la Eurozona es que dichas medidas de austeridad serán previsiblemente menos severas en 2013 de lo que fueron en 2012.
 
Suponiendo que los responsables políticos estadounidenses aborden sus problemas presupuestarios de forma prudente, prevemos que la economía de EE.UU. crecerá en torno a un 3% en 2014. Para ese año, el desapalancamiento del sector privado habrá concluido en su mayor parte. Esto, unido a la recuperación del mercado inmobiliario y a una política monetaria laxa, debería  propiciar  una  reducción de la  tasa de ahorro personal y, con ello, un incremento del gasto por parte de consumidores y empresas.  Asimismo, esta situación debería permitir  al  Gobierno estadounidense reducirpaulatinamente su déficit fiscal sin perjudicar por ello al crecimiento.
 
prevision tipo

El crecimiento económico mundial no superará su media  a largo plazo

Dado el conflicto existente entre  los  efectos positivos derivados  de la política monetaria y  las negativas consecuencias de las medidas de  austeridad aplicadas, preveen que el crecimiento mundial  se  situará  en línea o ligeramente por debajo de su media a largo plazo (+3,3%) en 2013.
 
Como ya hemos comentado, en 2013 las medidas de austeridad no lastrarán el crecimiento de la Eurozona tanto como en 2012. ING anticipa que la Eurozona escapará de la recesión por la mínima (+0,1%)  gracias en parte al crecimiento de susexportaciones. De cara  a  2013, prevemos un crecimiento del 6% para los mercadosemergentes y del 7,8% para China. Aunque estos países no sufren problemas presupuestarios, sus tasas de inflación relativamente  altas  limitan su margen de maniobra para aplicar políticas monetarias expansivas.
 

Renta variable: margen para  una subida de las valoraciones 

  • Débil crecimiento económico, con escaso o nulo crecimiento de los resultados empresariales 
  • Prima de riesgo demasiado elevada, sobre todo en Europa
  • Margen para una subida de las valoraciones bursátiles 
  • Los dividendos  actuarán como principal soporte de la renta variable
  • Riesgo sistémico a la baja, pero todavía presente
  • Sesgo procíclico en la asignación sectorial 

Unos  riesgos a la baja y la mejora de  los indicadores económicos darán impulso a la renta variable

El  positivo  comportamiento  exhibido por la  renta variable internacional en 2012 obedece principalmente a las políticas instrumentadas  por el BCE. Gracias a ellas, uno de los principales riesgos que acechaban a los mercados (la ruptura de la  Eurozona) se ha reducido en gran medida. Pero aún es pronto para que la Eurozona cante victoria. Si bien es cierto que  los riesgos sistémicos se han atenuado considerablemente, ello no es motivo para que los líderes políticos se duerman en los laureles.
 

resultados empresariales

A pesar de los avances bursátiles registrados en 2012, la renta variable no está excesivamente cara. El hecho de que, según las encuestas, los inversores institucionales y privados continúen percibiendo gran número de riesgos y permanezcan  infrainvertidos en renta variable conlleva la existencia de margen para un incremento de la propensión al riesgo y una subida de las valoraciones. Desde septiembre, los mercados bursátiles  han  hallado respaldo en  la mejora de  los indicadores económicos, sobre todo en EE.UU. y China.

Preveen que  estos  indicadores  continuarán mejorando de forma gradual, lo que podría servir de aliciente para que los inversores  incrementen el peso de la  renta variable en sus carteras.

 

Síntomas positivos en China

Los indicadores económicos  de China  están mejorando de forma progresiva. Ello ha reducido en gran medida el temor del mercado a  un aterrizaje brusco de  su  economía. Asimismo, las nuevas medidas de estímulo monetario y de incremento del gasto público deberían atenuar aún más este riesgo.  Dada la gran repercusión que  la evolución de la economía china tiene en muchos otros países emergentes, a nadie sorprende la reciente recuperación  descrita por  los mercados de estos países. Asimismo, los inversores están asignando ahora más capital hacia el mundo emergente.
 
Si los indicadores de China continuaran ofreciendo lecturas favorables y  arrastrando consigo  a otras economías emergentes, podríamos  incrementar  algo nuestras posiciones en renta variable emergente. Nuestra asignación regional está ya ligeramente sobreponderada en esta clase de activos. 
 

Evaluación de riesgos en la Eurozona vs. EE.UU.

La incertidumbre sobre la forma en que EE.UU. abordará sus problemas presupuestarios en los próximos meses persistirá previsiblemente a corto plazo.  Evidentemente, nuestra preferencia por la renta variable europea obedece a esta circunstancia. 
 

Los dividendos  como  soporte  (búsqueda de rentabilidad)

Dado el  discreto repunte que están registrando  las economías más  maduras, en 2013 existirá escaso margen de crecimiento para los resultados empresariales. Por ello, nuestro optimismo sobre la renta variable global obedecería más al análisis que hacemos de sus valoraciones. Creen que las valoraciones bursátiles podrían subir por el atractivo que los dividendos ofrecen en un entorno de bajos tipos de interés como el actual y por la búsqueda de rentabilidad por parte de los inversores. Con todo, para que la renta variable suba, es preciso que los inversores perciban que los riesgos económicos y políticos no se agravarán aún más
 

¿Será la renta variable japonesa la sorpresa del 2013?

El mercado bursátil japonés lleva mucho tiempo rezagado con respecto a otras plazas bursátiles. Ello se debe a que el 
período de  caídas estructurales  de precios (la denominada “deflación”) no ha tocado  aún definitivamente  suelo en Japón. Esta situación ha alterado últimamente el escenario político del país. Tras la  sonada  victoria  alcanzada por el Partido Liberal Democrático (PLD) en las elecciones a la Cámara Baja japonesa, su líder, Shinzo Abe, fue designado nuevo Primer Ministro del país. Para él, la persistencia del proceso deflacionario  nipón  y la  fortaleza del yen  son los principales problemas de la economía  japonesa. Para solucionar ambos,pretende  instrumentar  una política presupuestaria expansiva y animar al Banco de Japón a aflojar las riendas de su política
 
La renta variable  japonesa cotiza con un gran descuento. Tras la victoria del PDL, la probabilidad de que el valor de las empresas japonesas termine aflorando debería aumentar de forma apreciable.  Así,  la  posibilidad  de que la bolsa japonesa sea la sorpresa positiva de 2013 es ahora mucho mayor  debido, entre otros factores, al bajo nivel de sus valoraciones. A principios de enero ING sobreponderó la renta variable nipona dentro de nuestra asignación táctica de activos. Los inversores internacionales deben tener en cuenta que el yen podría continuar bajando. 
 

Factores técnicos propicios para la renta variable

Muchos inversores apenas  han participado todavía  en la corriente alcista de la bolsa. Una nueva mejora de lasprevisiones  económicas podría  convencerles de hacerlofinalmente. Un factor a tener en cuenta es que las inversiones  consideradas seguras ofrecen en estos momentos rentabilidades reales negativas. 
 

Renta fija: deuda pública “refugio” y crecimiento 

  • Posible ligera subida de la rentabilidad de la deuda (alemana y estadounidense) desde unos niveles extremadamente bajos 
  • La búsqueda de rentabilidad podría hacer a los inversores más proclives a asumir riesgos 
  • Es poco probable que la renta fija repita su gran comportamiento de 2012
La todavía extremadamente reducida rentabilidad  de la deuda pública (de EE.UU. y Alemania) hace  vulnerable a esta clase de activos.  Una eventual  aceleración del crecimiento mundial, unida a una mayor propensión al riesgo de los inversores, restaría atractivo a los “activos refugio” (deuda soberana triple A).  Cuando esto ocurra,  los inversores renunciarán a  la seguridad que ofrece la deuda pública para invertir en activos de mayor riesgo, como la renta variable.  De ser así, y  si  el crecimiento mundial mantuviera un  moderado ritmo de aceleración, la rentabilidad de la deuda pública (estadounidense y alemana) podrían subir  ligeramente en 2013 desde sus niveles actuales. 
 

Difícilmente podrán alcanzarse de nuevo las excelentes rentabilidades de 2012

Debido en parte a que  se espera que el crecimiento mundial mejore solo levemente, mantenemos nuestro argumento estructural en el sentido de que las rentabilidades de la deuda pública (estadounidense y alemana) deberían mantenerse  bajas.  Nos basamos  también para ello  en la elevada  infrautilización de la capacidad  instalada  en las economías más maduras, en las reducidas tasas de inflación existentes  y en las políticas monetarias extremadamente laxas aplicadas por los bancos centrales. 
 
El  hecho de  que los inversores se muestren prudentes no constituye necesariamente una mala señal para los mercados de renta fija. Bien al contrario,  ello hace más probable que haya  suficiente liquidez disponible para estos mercados. Con todo, parece improbable que este factor positivo  vaya a garantizar que la deuda pública (estadounidense y alemana) y las categorías de renta fija de alto riesgo  igualen  en 2013 las excelentes rentabilidades cosechadas  en 2012. Tanto  los rendimientos  como las primas de riesgo se encuentran en muchos casos en mínimos, lo que reduce la probabilidad de obtener rentabilidades por encima de la media. En carteras de renta fija ampliamente diversificadas, está previsto que el efecto adverso de cualquier mínima subida de la rentabilidad de la deuda pública de Alemania y EE.UU. se vea compensado en su mayor parte por las menores rentabilidades en los segmentos de alto riesgo del mercado de  deuda pública (España, Italia), así como por las rentabilidades  dentro de las categorías de renta fija de mayor riesgo, como la Deuda High Yield y  Deuda de Mercados Emergentes.
 

Rentabilidades del Bund alemán y de las bolsas europeas desde 2008

rentabilidad bund

Los inversores  asumirán  mayores  riesgos de forma progresiva

Otro factor a tener en cuenta es que el entorno de inversión está cambiando de forma paulatina, gracias a  la (todavía incipiente) recuperación económica, así como a la atenuación del riesgo sistémico. Este entorno animará a los inversores institucionales a normalizar progresivamente  la estructura de  sus asignaciones tácticas de activos. En consecuencia, estos inversores serán más proclives a aumentar que a reducir sus posiciones sujetas a riesgo. 

 
Habida cuenta del sentimiento bajista y del posicionamiento infraponderado en renta variable de los inversores (fondos de pensiones, fondos de inversión, hedge funds, inversores privados),  un eventual  giro hacia activos de mayor riesgo podría generar presiones alcistas sobre la rentabilidad de la deuda pública (estadounidense y alemana), mientras que las primas de riesgo de los productos basados en diferenciales podrían continuar cayendo, aunque de forma moderada. 
Por todo ello, las categorías de renta fija de alto riesgo podrían quedar rezagadas con respecto a la renta variable, las acciones inmobiliarias y otras clases de activo de mayor riesgo. 
 

Respuesta flexible ante entornos y percepciones del riesgo cambiantes 

La recuperación del crecimiento  económico mundial  sigue expuesta a numerosos factores de incertidumbre. Ello hace probable que los mercados continúen acusando  una considerable  volatilidad en 2013.  En consecuencia,  parece razonable que los inversores mantengan una actitud flexible y  estén alerta ante posibles oportunidades.  Si la incertidumbre  creciera, sería conveniente responder  con celeridad minorando  los riesgos en cartera. En nuestra opinión, el comportamiento del sector de renta fija no vendrá determinada tanto por  una  adecuada percepción  por los inversores  de los acontecimientos futuros,  como de su capacidad para adaptarse  rápidamente  a los  constantes cambios en las condiciones de mercado. 
 

Optimistas sobre los productos con diferencial

Somos  relativamente optimistas sobre los productos con diferencial, que deberían continuar batiendo a la deuda pública (alemana y estadounidense). ING es optimista

prevision rentabilidad 2013

 

Asignación de activos: renta variable, real estate y crédito

De cara a 2013, existen tres factores que  les llevan a mantenernos proclives al riesgo: la recuperación cíclica de la economía mundial, los menores riesgos de shocks sistémicos, así como  la mentalidad y posicionamiento prudentes de los inversores. En ING están  detectando indicios de fortalecimiento  de  las economías de EE.UU. y China, y preveen que otros países  puedan emular este comportamiento de las dos principales economías mundiales durante el próximo año. Dado que los mercados se atienen en su evolución más a la dirección que esté tomando el ciclo que  al nivel  absoluto  de crecimiento, esperan que  esta circunstancia añada presión alcista a las rentabilidades de la deuda pública e impulse a los activos de mayor riesgo, como la renta variable, los  valores inmobiliarios y la deuda corporativa. 
 
Habida cuenta de la abundante liquidez que se espera inyecten los bancos centrales y de los menores riesgos de cola en Europa y EE.UU. (preven que las negociaciones sobre el techo de deuda se resuelvan nuevamente en el último minuto), esperan que los  gestores de liquidez continúen normalizando la estructura de sus asignaciones de activos y trasvasen  parte de su liquidez e inversiones en deuda pública “core”  hacia  activos  que  ofrezcan rentabilidades superiores o que paguen dividendos. 
 
Este  nuevo  flujo de liquidez  se  destinará  también  a la consecución  de  alguna modalidad  de  rendimientos, por lo que las materias primas, que normalmente presentan un efecto arrastre escaso, cuando no negativo,  ante estos flujos, podrían muy bien quedar rezagadas con respecto a la renta variable, los valores inmobiliarios y la deudacorporativa.  Habida cuenta del  gran  atractivo  que ofrecensus valoraciones, de un entorno macroeconómico y político más  propicio  y de las bajas ponderaciones que  muchos inversores  presentan todavía en ella, la renta variable es nuestra opción preferida entre todas las clases de activo. 
 
Por último, es necesario  subrayar  que las carteras multiactivo deben construirse y gestionarse para que sean lo más resistentes posible a shocks imprevistos.  En el actual entorno  de incertidumbre, es necesario  lograr  un equilibrio óptimo entre activos seguros y activos rentables, siendo más exigible  que nunca comprender bien los riesgos que se asumen.  Esto último  obligaría a  no subestimar  nunca  los
riesgos futuros, a no sobrevalorar tampoco los beneficios de la diversificación y  a tratar  de  anticiparnos siempre a  lo imprevisible.  Asimismo,  el mejor equilibrio posible entre riesgos  existentes  y rentabilidades disponibles puede alcanzarse a través de una asunción dinámica de riesgos y de una función de las oportunidades disponibles. Mediante la asunción de  mayores  riesgos cuando la convicción  sea fuerte y el recorte de exposiciones cuando las oportunidadesidentificadas sean pocas, los inversores podrán potenciar aún más  el perfil  de rentabilidad-riesgo de su cartera multiactivo.
¡Sé el primero en comentar!
Comentar