Análisis y perspectivas de AXA para Febrero de 2013

AXA IM logo

Enero comenzó con cambios, trasladándose de los mercados seguros de renta fija a activos de riesgo, pero esta tendencia se detuvo recientemente, ya que los inversores volvieron a valorar los riesgos, particularmente dentro de la zona euro.

Los mercados bursátiles se recuperaron muy bien en enero. Tras el acuerdo sobre el presupuesto, el mercado de los EE.UU. aumentó un 5% (S & P 500 en moneda local). En Europa, el Euro Stoxx 50 se estancó al final del mes, sin embargo, subió un 2,6% (rentabilidad total en €), mientras que el mercado del Reino Unido subió un 6,4% (Footsie 100 en moneda local). En Asia, los mercados también subieron: la debilidad del yen impulsó las acciones japonesas para que se incrementaran un 9,3% más (TOPIX en moneda local), el índice de Shanghai subió un 5,1%, mientras que el Hang Seng ganó 4,8%.

El mercado de bonos de la zona euro, como los bonos alemanes y OAT francés, así como bonos del tesoro estadounidenses y del Reino Unido, subieron en enero de 25 a 35 puntos básicos. Por el contrario, la rentabilidad de los bonos de los países periféricos de la zona del euro siguieron disminuyendo ligeramente, en particular los BTP italianos. El grado de inversión en los mercados de renta variable se ha limitado de nuevo en enero y aún más para los de alto rendimiento.

En el mercado de divisas, el movimiento principal siguió siendo la fuerte depreciación del yen, mientras que el euro se apreció 2,9% frente al dólar y 5% frente a la libra. El mercado de materias primas se recuperó liderado por el encarecimiento del petróleo y, en menor medida, por los precios de los metales.

La mejora de las perspectivas de crecimiento mundial nos lleva a mantener una asignación de activos ligeramente a favor de los activos arriesgados.

Aunque nuestro escenario principal sigue siendo de mejora, aunque por debajo del nivel de crecimiento, creemos que a corto plazo los mercados financieros ya han tenido en cuenta muchas de las noticias positivas. Como resultado, cualquier cambio negativo de los acontecimientos podría afectar al precio de los activos. Estamos manteniendo una estrecha vigilancia sobre la agenda política y económica en la zona euro que podría conducir a la volatilidad del mercado.

Por ello, hemos neutralizado nuestras posiciones en la renta variable de Estados Unidos y la zona euro, aunque mantenemos la sobreponderación en renta variable asiática que deberían beneficiarse de una amplia liquidez, valoraciones atractivas y un mayor crecimiento en la región. Algunos exportadores asiáticos podrían sufrir cierta competencia de los exportadores japoneses, que se benefician de la participación en un mercado de exportación en expansión global, en parte inducidas por la recuperación del comercio chino. En cuanto al mercado de EE.UU., las acciones han subido considerablemente. Mientras que las valoraciones de la renta variable de la zona euro siguen siendo atractivas, surge cierto riesgo debido a las noticias negativas (las elecciones italianas, los escándalos y las tensiones regionales en España), que seguirán afectando a corto plazo. A medio plazo, seguimos siendo positivos en la renta variable. Dentro de Renta Fija, somos partidarios de los bonos corporativos frente a los bonos soberanos dado que estos últimos siguen ofreciendo rendimientos históricamente bajos, mientras que los balances empresariales son sólidos. Por último, mantenemos un ligero sesgo positivo hacia los productos básicos que deberían beneficiarse de la recuperación asiática. 

Evolución mercados

¡Sé el primero en comentar!
Comentar