Acuerdo del Eurogrupo para rescatar a Chipre

Banca March

Como continuación de la nota que publicamos el martes 19 de marzo respecto al rescate de Chipre y en la que comentábamos que el riesgo de contagio a otros países de la periferia parecía bastante limitado, les resumimos a continuación los últimos desarrollos en este proceso.

Durante el fin de semana, el Eurogrupo llegó a un acuerdo para otorgar ayuda financiera por valor de 10.000 millones de euros, a cambio de la introducción de medidas por parte del gobierno chipriota que permitan alcanzar la cantidad necesaria estimada para el rescate de la banca del país. Las medidas que se implementarán serán:
  1. Subida de impuestos, tanto en las ganancias de capital como en el impuesto de sociedades, y privatizaciones
  2. El Banco Laiki será liquidado (siendo los accionistas, bonistas y depositantes mayores de 100 mil euros los que asuman la carga) y sus activos se dividirán en un “banco malo” y otro “bueno”. Este último será integrado en el Banco de Chipre. Los bonistas del Banco de Chipre, junto con los depositantes de más de 100 mil euros soportarán una conversión de sus activos en acciones. 
Rescate Chipre. Medidas
 
Lo positivo de este desarrollo es que ha habido acuerdo, lo que significa la permanencia de Chipre dentro de la Eurozona y un eventual proceso de recapitalización bancaria del país. 
 
Lo que preocupa de este acuerdo es la posibilidad de que esta solución siente un precedente y tenga consecuencias para otros países de la zona euro. 
 
Esta preocupación se vio ayer acentuada con las declaraciones del presidente del Eurogrupo, J.Dijsselbloem, al comentar que el rescate chipriota podría servir de modelo a futuros bancos en apuros. Sin embargo, posteriormente matizó sus declaraciones alegando que en ningún momento comentó que la situación en Chipre sea la de otros países de la UE ni que los hipotéticos acuerdos de reestructuración pudiesen empezar por depósitos no garantizados (mayores que 100.000 euros). 
 
Como hemos comentado, a diferencia de los bancos chipriotas que casi no tienen instrumentos de deuda dentro de balance, la estructura del pasivo de los bancos de otros países europeos es altamente diversificada lo que da una solidez muy superior a éstos y el saneamiento puede lograrse sin tener que recurrir a los depositantes.
 
A lo anterior hay que añadir que estamos en una situación en que la Eurozona ha avanzado institucionalmente y políticamente en su fortalecimiento. Entre otras, se ha creado el Mecanismo Europeo de Estabilidad, que en un futuro recapitalizará directamente a los bancos, y se ha avanzado en el diseño de una Unión Bancaria. Por último, y como último recurso, está el compromiso del BCE a los países que requieran su asistencia. 
 
En resumen, nos reiteramos en nuestra visión de que el riesgo de contagio parece bastante limitado.
¡Sé el primero en comentar!
Comentar