Agua: el crecimiento estructural de la demanda crea oportunidades de inversión

Agua: el crecimiento estructural de la demanda crea oportunidades de inversión

A medida que la población mundial va creciendo, los países se urbanizan y las economías se expanden, la demanda de agua no deja de crecer y eso está ejerciendo presiones sobre la forma en que se gestiona este recurso mundial cada vez más escaso. El sector privado está respondiendo a estos desafíos. Así, las empresas se han situado a la cabeza de los esfuerzos por mejorar los sistemas de gestión de agua, aliviar las restricciones de suministro y garantizar que el agua siga fluyendo allí donde se necesita.
Fielity
El agua, y su uso en la industria, la agricultura y los hogares, es una temática de inversión universal que ofrece oportunidades en diferentes cadenas de suministro, sectores y regiones. Aunque el agua es un recurso renovable, la tasa de consumo de agua y el crecimiento de la demanda amenaza cada vez más con superar el ritmo al que se renuevan los recursos hídricos. Los depósitos subterráneos y las cuencas fluviales pueden terminar agotados y contaminados por el uso intensivo, la urbanización y la mala gestión. 
 
El reto para la industria mundial del agua es mitigar y gestionar los riesgos que pueden poner en peligro el suministro de agua, asolar regiones, interrumpir la producción o la generación de energía y minar las perspectivas de crecimiento económico. 
 
Las empresas del sector mundial del agua —un área con un valor estimado de más de 300.000 millones de dólares— ofrecen servicios y productos esenciales. Allí donde el agua escasea, las empresas tratan el agua del mar en plantas desalinizadoras para consumo humano, otras reciclan las aguas residuales para aplicaciones industriales, mientras que otras intentan capturar el agua de lluvia. Ingenieros y científicos están colaborando en infinidad de innovaciones, como las semillas y cosechas que optimizan el consumo de agua en el terreno de la tecnología agrícola, con el fin de reducir las presiones en la demanda de agua.
 
El agua es una temática de inversión a largo plazo que ha demostrado su capacidad para superar a otros activos. El gráfico muestra que el S&P Global Water Index (línea gris) ha superado ampliamente al sector mundial del petróleo y el gas, al sector mundial de las materias primas y al S&P 500 durante los últimos diez años. Este mejor comportamiento relativo de los valores relacionados con el agua refleja la presión sobre los recursos hídricos en un contexto de aumento de la demanda y de desarrollo de soluciones innovadoras por parte de las empresas.
 
Invertir en agua

 

Entender el reto de la escasez de agua

Las medidas relacionadas con la seguridad hídrica, que tienen como objetivo reducir los efectos de la escasez de agua, se sitúan cada vez más al mismo nivel que la seguridad alimentaria y energética. Mantener un suministro de agua de calidad y sostenible es uno de los retos sociales, políticos y económicos más importantes para todos los países. Sin embargo, existe la preocupación real de que la escasez de agua se agudizará de aquí a 2030 debido a un uso insostenible y a una mala gestión. 
 
El gráfico muestra las regiones del mundo donde la escasez de agua es más acusada (zonas rojas) porque la demanda supera ampliamente el suministro disponible. Las zonas amarillas, localizadas fundamentalmente en el África subsahariana y el norte de la India, indican una escasez de agua de tipo económico que se debe fundamentalmente a una falta de infraestructuras, como riegos para tierras agrícolas, y a la ausencia de grandes empresas suministradoras, no solo a sequías o exceso de demanda. 
 
El número de personas que viven en áreas con un estrés hídrico grave va a crecer un 33% con respecto a los niveles de 2005, hasta 4.000 millones en 20302. El estrés hídrico ocurre cuando la demanda de agua supera el volumen disponible durante un periodo concreto o cuando la mala calidad restringe su uso. Las poblaciones de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) serán las más afectadas por un aumento del estrés hídrico grave, seguidas el resto de países fuera de la OCDE y, por último, de los países de la OCDE.
 
Además del incremento de la demanda mundial de agua para consumo humano, muchos sectores requieren mayores volúmenes de agua para alcanzar sus objetivos de crecimiento. Por ejemplo, la industria del petróleo y el gas de esquisto utiliza un volumen muy grande de agua para extraer los hidrocarburos.
 
Áreas con escasez de agua. Invertir en agua
 

La solución al declive de los recursos hídricos es más inversión

Si bien el concepto de "peak oil" o "pico del petróleo" se debate desde hace décadas, el concepto de "peak water" está recibiendo cada vez más atención a medida que las limitaciones al suministro mundial de agua se hacen más difíciles de superar. El agua es fundamental, no sólo para la salud de los ecosistemas terrestres, sino también para la salud de la economía mundial. A diferencia del petróleo, no existen fuentes alternativas para muchos de los usos industriales del agua. El Pacific Institute, que ayuda a gobiernos, empresas e inversores a entender la escasez de agua, ha establecido tres tipos distintos de "peak water":
  • "Peak renewable water": se restringirán los flujos y se limitará la disponibilidad total con el tiempo.
  • "Peak non-renewable water": similar a las curvas del "peak oil", es decir, cuando las tasas de producción superan las tasas de reposición y cuando el exceso de extracción o la contaminación se traduce en un pico de producción seguido de un declive.
  • "Peak ecological water": el punto a partir del cual el coste total de las perturbaciones y daños ecológicos supera el valor total aportado por el uso humano de esa agua.
Aunque el agua es renovable, muchos de sus usos degradan su calidad hasta el punto de que gran parte del agua "disponible" se convierte en prácticamente inutilizable. Con el fin de mejorar la calidad del agua para su reutilización potencial, se necesitan tratamientos energéticos, tecnológicos o biológicos o incluso diluirla en más agua. Este reto requiere inversiones cuantiosas e investigación innovadora, un área en la que el sector privado tiene un papel clave para desempeñar. 
 
En sus estimaciones sobre la escasez de agua en el contexto del crecimiento de la población mundial, la OCDE pronostica que en 2030 (véase gráfico), casi la mitad de la población mundial vivirá en condiciones de estrés hídrico grave, lo que significa que las extracciones de agua como porcentaje de la renovación total de los recursos hídricos superan el 40%. La parte derecha del gráfico muestra que el estrés hídrico grave será muy acusado en los países BRIC, que se encuentran entre las economías que más crecen del mundo. Sin embargo, este crecimiento consumirá grandes volúmenes de agua. Mientras que la India y China representan menos de la décima parte de las reservas mundiales de agua dulce, sus poblaciones suman un tercio del consumo mundial total de agua.
 
Invertir en agua
 

Los cambios demográficos están poniendo más presión sobre los recursos hídricos

El auge de las clases medias en muchos mercados emergentes está alterando los patrones de consumo hacia productos con grandes necesidades de agua a medida que se incrementa el poder adquisitivo. Este fenómeno se puede observar en la industria alimentaria, donde los consumidores demandan cada vez más proteínas en sus dietas. El consumo de agua es especialmente alto en la producción de carne: se necesita una media de 15.500 metros cúbicos de agua para producir una tonelada de ternera, mientras que el cerdo necesita 4.900 metros cúbicos. Por su parte, la soja necesita 2.000 metros cúbicos y el maíz apenas 900 metros cúbicos para producir una tonelada. Es evidente que la transición hacia una dieta de estilo occidental rica en carne conlleva un mayor coste en agua.
 
Para gestionar estos cambios en la dieta, muchas naciones con escasez de agua se han embarcado en un "comercio de agua virtual" por el que están reduciendo el uso de agua en la agricultura importando productos que necesitan mucha agua de países ricos en este recurso que pueden sostener su producción.
 

La mayor demanda de energía incrementa el consumo de agua

La demanda de agua está aumentando en todo el mundo porque muchos tipos de energía conllevan procesos que consumen mucha agua, desde la producción de combustible hasta la generación energética. Entre los combustibles fósiles, la producción de petróleo suele requerir las mayores cantidades de agua.
 
Se calcula que la extracción de gas de esquisto requiere alrededor de 100 veces más agua por pozo que la que se necesita en la extracción convencional de gas. Mientras que Canadá y EE.UU. poseen abundante recursos hídricos (véase gráfico 2), lo que está facilitando la expansión de la industria de los hidrocarburos de esquisto en Norteamérica, este tipo de exploración podría verse frenada en países como China y México, que tienen grandes reservas de estas materias primas, pero sufren escasez de agua.
 

Desalinización: La lucha contra la escasez de agua

Los países áridos, como los del Golfo Pérsico, y los estados insulares con recursos de agua dulce muy limitados, como Singapur, han invertido con fuerza en desalinizadoras para procesar el agua del mar, que supone el 97% de toda el agua del mundo. La desalinización es un proceso que necesita mucha energía para eliminar las sales y los minerales del agua y hacerla apta para el consumo humano o para la agricultura, el comercio o la industria. 
 
Las mejoras en los procesos de desalinización han hecho que esta alternativa haya dejado de ser prohibitivamente cara para convertirse en una opción mucho más atractiva hoy en día. Procesar un metro cúbico de agua marina costaba 1,50 dólares en la década de 1990 y ahora cuesta 60 céntimos10. Las dudas en torno al volumen de combustibles fósiles necesarios para hacer funcionar las desalinizadoras ha impulsado la investigación en energía renovables y ahora existen plantas que utilizan la energía solar, por ejemplo. 
 
Se calcula que Arabia Saudí tiene alrededor del 25% de la capacidad mundial de desalinización, tecnología que suministra el 70% del agua que se consume en las ciudades y en el sector industrial del país. Singapur calcula que su cuarta planta desalinizadora, conocida como su "Cuarto Grifo Nacional", cubrirá el 25% de la demanda del país en 2060. Inaugurada en 2005, esta planta es un consorcio público-privado entre PUB (la agencia nacional del agua de Singapur) y SingSpring, la entidad privada que explota la instalación.
 

Soluciones nacionales para la seguridad hídrica a largo plazo

Aunque Singapur ocupa el primer lugar en la clasificación de estrés hídrico, según el proyecto Aqueduct del World Resources Institute, el país pasa por ser un gestor de agua excepcional. Singapur invierte mucho en tecnología, acuerdos internacionales y gestión responsable, lo que le permite satisfacer sus necesidades de agua dulce. El país cuenta con avanzados sistemas de captura del agua de lluvia que aportan el 20% del suministro, el 40% se importa desde Malasia, la reutilización de las llamadas aguas grises (aguas residuales relativamente limpias procedentes de los electrodomésticos) aporta el 30% y la desalinización produce actualmente el 10% restante del suministro para satisfacer la demanda total del país.
 
El proyecto de trasvase de agua sur-norte de China es uno de los mayores proyectos de infraestructura hídrica del mundo. Su objetivo es trasvasar 44.800 millones de metros cúbicos de agua al año desde el sur de China hacia el industrializado norte del país, donde llueve menos y los ríos están secándose. Esto se conseguirá desviando el río Yangtsé hacia el río Amarillo y el río Hai para abastecer los sedientos territorios del norte.
 
Este proyecto, que no está exento de sensibilidades geopolíticas, se calcula que costará 62.000 millones de dólares, el doble de lo que costó el proyecto hidroeléctrico de la Presa de las Tres Gargantas, que es la mayor central eléctrica del mundo por capacidad instalada. La escasez extrema de agua creó un punto de inflexión en Israel hace unos 30 años. Ante la sobreexplotación de los recursos hídricos y el crecimiento de la demanda de alimentos por el aumento de la población, Israel convirtió la seguridad del suministro de agua en una prioridad nacional e invirtió con determinación en esta área. Sus éxitos ofrecen un faro de esperanza a otros países. Más del 80% de las aguas residuales domésticas de Israel se reciclan para su uso en la agricultura, según el ministerio de medio ambiente. Las empresas israelíes han desarrollado tecnologías de ahorro de agua que se traducen en 1.500 millones de dólares en exportaciones al año12. Si se realizara una inversión parecida en sistemas y tecnologías de gestión de agua en África y la India, se conseguirían grandes avances para aliviar algunos de los problemas de escasez de agua más graves del mundo. 
 

Invertir en empresas relacionadas con el agua brinda diversificación sectorial y geográfica

Existe un amplio abanico de posibles beneficiarios de la innovación en la gestión y el control del agua que merecen ser considerados por los inversores. Estas empresas pueden estar directamente involucradas en la industria del agua y simplemente ser usuarios industriales de agua que buscan mejorar la eficiencia. Por ejemplo, China Everbright International ha invertido en más de 70 proyectos medioambientales en 20 ciudades chinas en áreas como la energía, el agua y las fuentes alternativas. La empresa se ha convertido en un proveedor de soluciones medioambientales integradas. Ha desarrollado un modelo de negocio integrado para inversiones en proyectos medioambientales, construcción e ingeniería, gestión de explotación, tecnología y desarrollo y fabricación de equipos. También cuenta con una amplia cartera de proyectos con las autoridades locales en China. 
 
GE Water es un líder mundial que ofrece servicios y soluciones mediante productos químicos y equipos que ayudan a las empresas y gobiernos a gestionar y optimizar sus recursos y procesos relacionados con el agua. GE ayuda a sus clientes a satisfacer el aumento de la demanda de agua, a superar los problemas de escasez, a mejorar la protección medioambiental y a cumplir con la legislación. GE ofrece una cartera internacional de tecnologías de tratamiento del agua y de procesamiento que engloban equipos, productos químicos y gestión del conocimiento. Uno de los negocios especializados de GE Water ofrece a los clientes industriales servicios para eliminar el mercurio, el plomo y otros metales pesados de las aguas residuales industriales. Dado que los metales en las aguas residuales no se degradan de forma natural y son tóxicos para la vida acuática, incluso en concentraciones bajas, las consecuencias medioambientales podrían ser amplias y provocar problemas de incumplimiento normativo.
 
El conglomerado austriaco Andritz Group utiliza agua a escala industrial en sus procesos de producción y fabricación. Andritz suministra instalaciones, equipos y servicios para empresas hidroeléctricas, papeleras, transformadoras de metales y acereras, así como soluciones de separación de sólidos y líquidos para el sector municipal e industrial. El grupo también ofrece tecnologías a otros sectores tan diversos como la producción de pienso para animales y pellets de biomasa, la maquinaria para centrales de vapor y las plantas de gasificación para generación eléctrica. 
 
La depuración de aguas es un área estratégica de crecimiento a largo plazo para Johnson Matthey, una empresa de productos químicos especializados. La empresa está invirtiendo alrededor de 1 millón de libras al año de su presupuesto anual de desarrollo de nuevos negocio de 6 millones de libras en depuración de aguas y la dirección prevé unas ventas de productos para depuración de aguas de alrededor de 10 millones de libras en 2017.
 
Las empresas de alimentación presentan procesos con necesidades de agua especialmente fuertes, así que cualquier mejora de la gestión del agua repercute directamente en sus beneficios. ConAgra es una empresa de alimentación estadounidense que ha reducido su consumo de agua un 4,8% y su intensidad de agua (la cantidad de agua que usa por kilo de producción de alimentos) un 2,7% con respecto a los niveles de 2008. ConAgra también ha comenzado a realizar una auditoría de riesgos relacionados con el agua en sus principales proveedores internacionales y está trabajando para integrar indicadores sobre eficiencia del uso del agua en su estrategia de compras a largo plazo. 
 

Conclusión

La demanda de agua está aumentando en todo el mundo y eso provocará el agotamiento de los recursos naturales debido a la sobreexplotación. La escasez de agua dará a los gobiernos y a las empresas motivos para gestionar de forma más eficiente el suministro de agua a través de tecnologías innovadoras, mejoras de las infraestructuras y medidas de conservación más racionales, y eso hará que el agua sea una temática de inversión sostenible y viable durante muchos años.
"Pentair opera en toda la cadena de valor de la industria de los hidrocarburos de esquisto. En concreto, es un proveedor destacado de tecnologías de recuperación de agua para esta industria, lo que le da un amplísimo margen de crecimiento a medida que la energía del esquisto se vaya extendiendo por todo el mundo desde EE.UU. La compañía está bien posicionada para beneficiarse del aumento de la demanda de energía, agua, infraestructuras y procesos industriales en los países desarrollados y en desarrollo". Chris Moore, Gestor de carteras de Renta variable mundial
 
 
  1. #1
    Hokuto

    Muy interesante. Habria que ver como puede ser de util como elemento descorrelacionador en la cartera. O si por el contrario la correlacion es muy alta (con pej RV usa en general o lo que sea)