Fidelity: Invertir sin perder de vista el crecimiento orgánico

Fidelity
Las bolsas europeas han subido con fuerza en 2013, impulsadas por valoraciones atractivas, entradas de capitales y expectativas de expansión empresarial en la región. Alexandra Hartmann, gestora del FF Euro Blue Chip Fund, considera que 2014 será un año en el que los actores del mercado se centrarán en los fundamentales y los expertos en selección de valores volverán al primer plano, lo que generará oportunidades para invertir en empresas que pueden crecer de forma orgánica. Esta es su filosofía de inversión, que se centra en empresas que no dependen de factores externos para sostener su crecimiento y se financian de forma autónoma con flujos de caja positivos.
 
Alexandra ha gestionado con éxito la cartera a lo largo del periodo de incertidumbre económica general que ha vivido Europa durante los últimos siete años. El Fidelity Funds Euro Blue Chip Fund se ha situado sistemáticamente en el primer cuartil de rentabilidad a 2, 3, 5 y 10 años. Desde que Alexandra asumió la gestión de la cartera a comienzos de 2007, el fondo ha superado a su índice comparativo en un 15,4% y a su categoría de fondos en un 82%.

 

¿Cuáles son sus perspectivas para 2014?

La economía europea parece estar tocando fondo y la acumulación de cambios probablemente sea positiva. Los datos económicos en la zona euro han mejorado y el índice de gestores de compras (PMI) señala expansión. Además, los mínimos en que se mueve la relación entre inversión empresarial y consumo sugieren que la región podría estar cerca del fondo de su ciclo económico. La mejoría del entorno empresarial y los bajos precios a la producción son elementos positivos para las compañías europeas. Aunque sigue estando lejos de ser perfecto, el sistema financiero está en una posición mucho más sólida de lo que se percibe y el impulso al crédito es positivo. Ahora que los riesgos de la región están remitiendo, existen más elementos positivos que negativos y eso debería ser un motivo de optimismo. Seguimos viendo incrementos de los flujos de capitales hacia la renta variable europea, especialmente desde junio de 2013, animados por las señales de mejora de las perspectivas de crecimiento en la zona euro. Los argumentos para entrar en bolsa europea se apoyan en una combinación de factores estructurales y cíclicos que se suman a unas valoraciones relativas bajas.
 

¿Qué explica la excelente rentabilidad del fondo?

Mi enfoque de inversión coherente y riguroso es uno de los factores que ha contribuido a la rentabilidad del fondo. Expresado en términos generales, mi objetivo fundamental es encontrar valores cuya cotización no refleje adecuadamente lo que yo considero que es el verdadero valor del negocio subyacente.
 
Una de las cosas que busco es la capacidad de una empresa para "crecer desde dentro", con independencia de las limitaciones externas. Por ejemplo, evito empresas cuyas ventas están íntimamente ligadas a la marcha de la economía. Puede haber varios factores que sustenten unas buenas perspectivas de crecimiento interno u orgánico. Por ejemplo, una empresa podría tener un producto que es esencialmente superior a los de la competencia, o podría tener alguna otra ventaja competitiva clave que le ayuda a producir o suministrar productos a un coste menor que el de sus competidores. En la línea de evitar limitaciones externas, también busco empresas que usen su flujo de caja para financiar sus operaciones. Esto puede ser especialmente importante en periodos de restricción del crédito. Tener cuentas saneadas también en importante, por la misma razón. 
 
Cuando busco oportunidades de inversión, generalmente prefiero sectores con poca competencia y una dinámica de demanda y oferta favorable. Las empresas que operan en estos sectores a menudo disfrutan de unas elevadas barreras de entrada, lo que evita de forma efectiva la aparición de nuevos competidores.
 
Durante 2013, el FF Euro Blue Chip Fund ha generado una sustanciosa rentabilidad del 21,1% (en euros, neto de comisiones), pero se situó ligeramente por detrás del índice de referencia, el MSCI EMU (Net) Index, que registró unas ganancias del 23,4% durante el mismo periodo.
 
Fidelity Euro Blue Chip
 
Las acciones europeas subieron con fuerza durante los últimos doce meses en paralelo a la estabilización de la economía y la reducción del riesgo de ruptura de la zona euro. Sin embargo, hubo periodos de volatilidad debido al cierre de la administración pública estadounidense y el debate en torno a las declaraciones de la Reserva Federal estadounidense sobre la reducción de su programa de compra de bonos. Durante la segunda mitad del año, la apuesta por las acciones de perfil "valor" y la rotación sectorial provocó el ascenso de empresas de baja calidad y eso lastró mi cartera, que está orientada hacia los valores de crecimiento de alta calidad. Aunque varias posiciones clave del fondo subieron gracias a la mejora de los fundamentales y las noticias positivas, un puñado de valores se vieron afectados negativamente por acontecimientos imprevistos.
 

¿Cómo está posicionada la cartera?

Como he explicado, sigo centrada en empresas que pueden crecer internamente. En un plano sectorial, he incrementado la sobreponderación del fondo en valores industriales, un área diversificada formada por empresas como proveedores de equipos eléctricos, aerolíneas y compañías aeroespaciales y de defensa. Dentro del sector industrial, la aerolínea de bajo coste irlandesa Ryanair sigue siendo una de las posiciones sobreponderadas más importantes. Es un ejemplo de "crecimiento interno" caracterizado por una gestión eficiente de los costes y la tesorería, un crecimiento estructural y un uso riguroso del capital.
 
En otras áreas, sigo siendo optimista sobre las empresas de servicios financieros y consumo discrecional con altas cuotas de mercado, poder de fijación de precios, flujos de caja positivos y un buen potencial de incremento de los beneficios. Por valores, UBS, la mayor entidad de banca privada del mundo y una empresa sólidamente capitalizada, con un crecimiento fuerte del dividendo, es la principal posición activa. El banco belga KBC Groupe es una posición clave de la cartera. Tiene unos fundamentales sólidos en lo que se refiere a capitalización, liquidez y rentabilidad. Sus negocios en la República Checa y Bélgica siguen generando beneficios sólidos que le permiten devolver las ayudas públicas. La acción tiene un gran potencial alcista por su elevada rentabilidad sobre el capital y las perspectivas de dividendo.
 
En el sector del consumo discrecional, estoy encontrando empresas con una importante cuota de mercado, alto poder de fijación de precios, flujos de caja positivos y un buen potencial de crecimiento de los beneficios. He reforzado la inversión en Volkswagen, que tiene el mejor perfil de presencia geográfica entre los grandes fabricantes de automóviles. Fue el primero en entrar en China y tiene un alto poder de fijación de precios gracias a marcas potentes como Porsche y Audi. Las ventas de coches siguen beneficiándose de la mejoría de los indicadores macroeconómicos, incluido el descenso del paro.
 
He reducido la exposición al sector sanitario y he pasado a infraponderarlo. Por valores, liquidé las participaciones en Sanofi y GlaxoSmithKline y utilicé el dinero de la venta para entrar en el fabricante de plasma sanguíneo Grifols. La compañía disfruta de una posición competitiva sólida en un mercado que crece y tiene fuertes barreras de entrada. También incrementé mi exposición a Bayer, ya que la empresa está registrando un fuerte crecimiento en sus negocios de productos farmacéuticos y agrícolas, impulsados por sus últimos lanzamientos. Por otro lado, sigo infraponderando energía y empresas de servicios públicos con tensiones de liquidez. También soy cauta sobre el área de consumo básico.
"Mientras que el mercado estadounidense está muy caro en estos momentos, Europa tiene un valor razonable a corto plazo. Si sólo analizan los indicadores macroeconómicos, los inversores perderán oportunidades de invertir en empresas con poca deuda y balances saneados. Los actores del mercado volverán a prestar atención a los fundamentales y en 2014 deberíamos ver un mercado propicio para los expertos en selección de valores". Alexandra Hartmann, gestora de fondos
Alexandra Hartmann, Fidelity
 
Alexandra Hartmann, gestora del Fidelity Funds Euro Blue Chip Fund
¡Sé el primero en comentar!
Comentar