Tres indicadores que amenazan nuestra economía después del Coronavirus

Sin lugar a dudas, sabemos que no solo en nuestro país sino en todo el mundo se nos viene una crisis profunda. En el caso de México, antes de la pandemia ya teníamos indicadores económicos que apuntaban hacia datos negativos sobre nuestro desempeño económico, luego vino la pandemia y la decadencia económica no sólo se profundizó, la crisis sanitaria también catalizó los factores o elementos que ahora (junto al Covid) amenazan seriamente nuestra economía.

 

Los indicadores que desde antes y después del Coronavirus contribuirán a nuestro achicamiento económico son:

 

  • La caída en el empleo.
  • La baja recaudación de impuestos y…
  • La reducción en las ganancias de las empresas.

 

Esos tres factores ya sucedían antes de la pandemia, continuaron durante esta crisis sanitaria y debido al Coronavirus se han hecho más profundos y se aceleraron, lo cual nos perfila a una crisis económica como dese hace décadas no habíamos visto en México.

Menos ventas

Si ponemos atención a los indicadores, a cada sector económico, a cada actividad y a cada negocio podemos ver que estos se han ido deteriorando y para profundizar todavía más la de por sí difícil situación de las empresas, el gobierno no proporcionó ayudas, ni de tipo fiscal, ni por decretos y no realizó ningún programa económico de gran impacto para ayudar al sector empresarial eficazmente. A diferencia de varios gobiernos de América Latina que sí destinaron cantidades importantes de su Producto Interno Bruto (PIB) para ayudar a su empresariado, en México prácticamente no hubieron apoyos provenientes de la administración federal, y como en el pasado, será el pueblo de México el que saque al país adelante.

 

Desempleo antes y después del Covid

10 días antes del confinamiento, es decir entre el 13 de marzo y hasta el 6 de abril, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social dio a conocer que en nuestro país se perdieron 346 mil 800 empleos, sin embargo, los empresarios dicen que la cifra actual está casi en el doble (en más de 600 mil empleos perdidos) y estiman que llegaremos al millón de desempleados, siendo el sector automotriz el más afectado.

 

Por su parte, el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic) fue más allá y estima que se perderán 1.4 millones de empleos al terminar este año y pronostica que con los números demostrados hasta ahora por la presente administración federal, tardaremos seis años en recuperar esos 1.4 millones de empleos que se extinguirán.

 

Por si esto no fuera suficiente, el Idic dice que los 1.4 millones de desempleos afectarán a casi 6 millones de personas que dependen se esas fuentes de ingreso. Por último, si nuestra economía se contrae a -4.5%, el Producto Interno Bruto (PIB) podría caer hasta 8%, de modo que más o menos cada punto negativo en nuestra economía significarían 2 puntos menos en nuestra producción de riqueza.

 

 

Caída de la recaudación de impuestos antes y después de Coronavirus

Para enlazar con el punto anterior, recordemos también que menos empleo significa también menos recaudación por Impuesto Sobre la Renta, que junto al IVA, son los dos principales impuestos por medio de los cuales el gobierno de México obtiene sus ingresos.

 

Desde que inició el año y hasta la declaración de la contingencia el 23 de marzo, la recaudación era 7% superior en comparación a 2019 (según datos de la presidencia de la República). Si lo vemos en términos reales, el cobro de impuestos sí fue mayor gracias a las medidas más duras que implementó la Secretaria de Hacienda.

 

Sin embargo, la estimación del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), augura que entre abril y mayo nuestro país tendrá una pérdida de 2.1 billones de pesos solamente por la caída del consumo, lo cual impactará en la recaudación de impuestos, pues recordemos que las mercancías están gravadas al menos con IVA.

 

El petróleo

Por otro lado, aproximadamente 8% del ingreso del gobierno viene de las ventas de petróleo de Pemex, y recordemos que el precio del barril de la mezcla mexicana cayó a un nivel muy bajo debido a que la demanda por petróleo también se desplomó en todo el mundo.

 

Empresarios contra amlo

Reducción en las ganancias de las empresas

Si comparamos las ayudas y programas de rescate económico que otros países de América Latina han hecho para sus empresas, nos daremos cuenta que México es el que menos hizo para ayudar al sector económico privado, y hay que entender una cosa: en nuestro país las empresas privadas no sólo son sinónimo de grandes corporativos, también lo son las medianas, pequeñas y micro empresas.

 

Si bien este gobierno está ayudando con millones de préstamos por 25 mil pesos para las pequeñas empresas, los empresarios más organizados aseguran que este plan no está ayudando a frenar la caída del empleo, pues por ejemplo, los gastos de muchas MiPymes rebasan el dinero que el gobierno federal les está proporcionando.

 

Y es que el problema no es la cantidad monetaria de la ayuda, el problema es que como las empresas no tienen ingresos, no tienen como hacer frente a sus compromisos, incluido el crédito que el gobierno les proporciona. Entonces el asunto de fondo es la falta de liquidez, porque sin ventas no se pueden soportar gastos de ningún tipo, como sueldos, gastos corrientes, préstamos, etcétera.

 

 

¿Cuál es la estructura de algunas de las empresas de nuestro país?

Muchas de las empresas con entre 1 y 50 trabajadores tienen estas características:

 

  • Tienen una economía modesta.
  • No tienen grandes ahorros.
  • Como las familias viven prácticamente al día.
  • No son exportadoras.
  • No tienen capital extranjero.
  • Viven con lo mínimo.
  • Ante la zozobra y la desesperació, han tenido que despedir a trabajadores con antigüedad, capacitación y experiencia.

 

Debido a lo descrito anteriormente, los empresarios más organizados aseguran que en lugar de préstamos de 25 mil pesos, hubieran sido mejor de 100 mil al menos, pues ello sí ayudaría realmente a los empresarios considerando la situación que se vive actualmente.

 

¿El camino que queda es endeudarnos como en gobiernos pasados?

Un número importante de entes del sector privado prácticamente están pidiendo abiertamente o sugiriendo que el gobierno debe recurrir a la deuda para salir del problema económico que nos está dejando el Covid.

 

Recurrir a la deuda aumentaría los créditos que de por sí ya tenemos abiertos con el exterior, y los empresarios más poderosos de México lo están pidiendo porque (como antes) quieren que les toque una parte de ese dinero, pero como el presidente Andrés Manuel López Obrador desde siempre se ha negado a recurrir a la deuda, eso es lo que ha intensificado (en gran medida) las tensiones entre el gobierno y las cámaras empresariales e industriales.

 

Por otro lado, parece que una importante mayoría piensa que el destino de México no es recurrir a la deuda para solventar nuestros problemas económicos. Una encuesta realizada por la empresa Buendía y Laredo (una con los resultados más atinados en asuntos del país) reveló que 7 de cada 10 encuestados están de acuerdo en que México no debe endeudarse para enfrentar la crisis, pero en ese mismo estudio 6 de cada 10 aseguran que el gobierno de AMLO si debió posponer el pago de impuestos debido a la crisis.

 

En resumen:

Tenemos indicadores que nos dicen que en México tendremos una fuerte crisis derivada de problemas particulares que ya teníamos antes de la emergencia sanitaria por Coronavirus, y lo que hizo la pandemia fue agudizarlos. Luego, los empresarios mejor organizados claman para que el gobierno se endeude y así reparta ese dinero para reactivar sus empresas, sin embargo como el presidente se niega a endeudar el país, los industriales sostienen una tensa relación con el gobierno que puede verse en su relación con la actual administración.

 

No debemos olvidar que aunque se recurriera a la deuda para sacar adelante a las empresas, su principal problema sigue siendo la falta de ventas (liquidez) entonces algo que ayudaría mucho es, ahora que algunas empresas están reabriendo, que los mexicanos consuman en los negocios locales, pues ello le daría dinamismo a la economía, pero si no les compramos no importará si pueden obtener dinero prestado, de igual modo sin ventas no tendrán los ingresos que necesitan para cumplir con cualquiera de sus compromisos financieros.

 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!