1 recomendaciones
Hace unos meses comentábamos que la situación que se estaba dando en la que aviones militares de diversos países se estuvieran cruzando en territorio sirio para combatir al Estado Islámico, era demasiado peligrosa. Ya explicamos que cualquier "accidente" que ocasionará un derribo, podría tener consecuencias imprevisibles. Este día ha llegado muy pronto, y más aún, no se ha debido a un hecho accidental sino deliberado: un avión F-16s turco derribo a un bombardero táctico ruso SU-24.
 
Ankara defiende que la aeronave rusa violó su espacio aéreo, mientras Moscú lo descarta por completo. Recep Tayyip Erdogan, el presidente turco indicó que después de cinco minutos hicieron 10 advertencias al piloto, pero no hubo ninguna respuesta. 
 
Según Reuters, una fuente militar estadounidense indica que la “violación” del espacio aéreo habría durado tan sólo “unos segundos”. El propio Erdogan dijo que “una violación de fronteras de corto plazo no puede ser nunca pretexto para un ataque”, al menciono derribo de un F-4 Phantom turco por parte de Siria.
 
 
De modo que aunque la aeronave rusa traspaso el extremo sur de Turquía, hay razones de fondo que empujaron a Erdogan a mandar el derribo con antelación. Entre ellas, cuenta con el pleno respaldo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), ya que, sin este apoyo Erdogan no se hubiese atrevido a encarar a Rusia de forma tan retadora. 
 
Es inimaginable que la cúpula de la OTAN no estuviera al corriente de que esto sucedería. Además, dadas las circunstancias en que se presentó el derribo, no hay duda de que fue una acción planeada: “cazaron” al bombardero ruso.
 
¿Por qué están molestos la OTAN y Turquía? Por varios motivos. Uno de ellos, fue que Ankara solicitó esta semana al Consejo de Seguridad de la ONU una reunión por los ataques de tropas rusas contra rebeldes turcomanos en Siria.
 
Los bombardeos de Moscú han sido en apoyo a las fuerzas de Bashar al- Asad, porque como hemos comentado, Rusia quiere demoler al llamado “Estado Islámico” (ISIS o ISIL) tanto como mantener al presidente sirio en el poder. El motivo es que sirve a sus intereses geopolíticos. Es crucial, mantener a raya a sauditas y cataríes en su propósito por construir ductos hacia Europa. Esto conlleva también encararse a los rebeldes turcomanos, apoyados y armados por los aliados y Erdogan.
 
Por eso los rusos bombardean con intensidad a los rebeldes opositores al régimen de Damasco, porque entran en su categoría de “terroristas”.
 
Pero el suceso del SU-24 tiene toda la pinta de un desquite y no hará más que aumentar las tensiones entre Occidente y Rusia, también enterrar toda probabilidad de una “unión de fuerzas” contra los yihadistas.
 
Vladimir Putin, el presidente ruso indicó que el derribo de su avión era una “puñalada en la espalda” por parte de “cómplices” de los terroristas. Ya que conoce,  que ISIS consigue una parte significativa de su financiamiento vendiendo petróleo en el mercado negro, y Putin inculpa a los turcos de hacer negocios con el crudo de ISIS.
¿Habrá molestado a Turquía que Rusia destruyera la semana pasada 500 camiones-tanque que transportaban petróleo ilegal a Irak para su procesamiento? ¿Por qué será que Estados Unidos tiene consideraciones con ese mismo tipo de vehículos, a cuyos choferes les advierte con volantes 45 minutos antes que serán destruidos? 
Como hemos indicado antes, la OTAN no ve con tan malos ojos a ISIS porque son enemigos útiles para derrocar a Asad, y viejos amigos de la CIA.
 
Lo que está claro, es que hay un antes y un después del derribo del SU-24 ruso. Sigue latente el riesgo de una escalada del conflicto a una dimensión mayor. En la parte de Occidente, alguien parece interesado en sabotear cualquier intento de “unión” de fuerzas contra el “Estado Islámico”. Moscú tendrá que aguantarse por el momento, pero que nadie espere que el “oso” ruso aguante por mucho tiempo las provocaciones sin pagar las consecuencias.
  1. #1
    Misael Mora

    Los problemas que hace un tiempo se viven en Medio Oriente tienen el respaldo de Rusia y China ¿por qué? ambas naciones tienen coyunturas muy particulares: Rusia ve esto como una posibilidad de resurgimiento según analistas en geopolítica, pues luego de la caída de la URSS en 1989 tuvo un enfrentamiento con la Unión Europea y con Estados Unidos donde las causas de ese enfrentamiento son Crimea y Ucrania, regiones de origen ruso pero Ucrania es un estado soberano y Crimea es un territorio que se disputan entre Rusia y Ucrania. Por si fuera poco, cada año por territorio ucraniano pasa (por medio de tuberías) gas natural ruso con valor aproximado de 20 mil millones de dólares, dicha tubería manda gas a Europa a través de una red de casi 4 mil 900 kilómetros desde Siberia.

    En el caso de China, estamos hablando de un país que cada vez más se convierte en la primera potencia del mundo y ya superó a Estados Unidos en aspectos como lo energético, aunque está rezagado en combate a la pobreza y producción tecnológica, entonces China ve aquí una oportunidad de protagonismo.

1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...