Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder




Al invertir en acciones en la bolsa, el inversionista tiene dos fuentes potenciales de retornos sobre su inversión. Una de ellas es el aumento en el precio de la acción, la otra son los dividendos que la empresa pudiera pagar a sus accionistas.

Los dividendos son la parte de los beneficios corporativos que se le asigna a los accionistas. Las empresas más estables eligen mantener el equilibrio reinvirtiendo un porcentaje y pagar el resto como dividendos, lo que puede hacerse en efectivo o en forma de acciones.

Una asignación a empresas que tienen dividendos sostenibles y crecientes puede proporcionar exposición a acciones de alta calidad y mayores ingresos a lo largo del tiempo, por lo tanto, protege contra la volatilidad del mercado y aborda el riesgo de aumento de las tipos hasta un determinado punto.

Tipos de dividendos

Con carácter general, existen estas clases de dividendos:

  1. Dividendo a cuenta: Dividendo que se paga al accionista en su cuenta de efectivo como anticipo del beneficio obtenido.
  2. Dividendo complementario: Es el dividendo que se añade al entregado a cuenta.
  3. Dividendo extraordinario: Son los dividendos que se reparten cuando ha habido beneficios extraordinarios.
  4. Dividendo en acciones: El dividendo se reparte en acciones, en lugar de en dinero.
  5. Dividendo fijo: Es un dividendo que la sociedad fija, independientemente del beneficio obtenido.

Además, podemos distinguir entre dividendo bruto y neto dependiendo si se incluyen o no los impuestos que recaen sobre los beneficios.

¿Cómo incluir dividendos en tu portafolio?

En resumidas cuentas, las mejores acciones para efectos de un portafolio enfocado en dividendos son aquellas que ofrezcan seguridad en el dividendo y un cierto crecimiento periódico de dicho dividendo de ser posible.

Para seleccionar estas empresas, es importante realizar una análisis de sus estados financieros a fin de determinar si las condiciones del negocio están dadas para que el dividendo actual se mantenga – o crezca – en el futuro previsible.

El método para construir un portafolio enfocado en dividendos que genere retornos relativamente predecibles en el tiempo es el que se aplica usando criterios de análisis fundamental.

Estos son algunos de los ratios financieros que pueden emplearse para hacer dicho análisis:

Ratio de dividendos pagados:
Este ratio mide el porcentaje de las ganancias que está siendo usado para el pago de dividendos. A pesar de que no existe una regla universal de cuál es el porcentaje óptimo, lo ideal es que el ratio no exceda un 60% a fin de que aún en un escenario donde la rentabilidad neta caiga un 40% la empresa pueda aún tener la alternativa de mantener su dividendo sin cambios.

Cobertura de dividendos:
La cobertura de dividendos se obtiene al dividir el flujo de caja libre entre el dividendo pagado e indica cuántas veces el dividendo es cubierto por el efectivo libre generado por la empresa durante el período. Mientras más alto sea este índice mejor y en todo caso lo ideal es que sea mayor a 1.

Rentabilidad histórica del negocio:
Los negocios que generan ganancias rentables y predecibles son los más idóneos para construir un portafolio enfocado en dividendos ya que estas empresas difícilmente verán sus rentabilidades caer de forma dramática.

En ello, los grandes conglomerados y transnacionales tienden a ser atractivos. Sin embargo, esta estabilidad también tiende a mantener el precio de sus acciones en niveles elevados, lo cual reduce la rentabilidad por dividendo que ofrecen.

Apreciación cualitativa del negocio:
Un último aspecto a evaluar al momento de analizar una acción como posible candidata para un portafolio enfocado en dividendos se centra en determinar si el futuro de la empresa continúa siendo positivo en términos de su rentabilidad.

En algunos casos, a pesar de tener una buena rentabilidad histórica, algunos eventos pueden deteriorar significativamente el modelo de negocio de una compañía, lo cual afectaría su dividendo en el mediano y largo plazo.

Por último, es importante tomar en cuenta que será la compañía quién establezca los criterios para tener derecho a recibir dividendos por parte del accionista, indicando hasta qué fecha tiene que tener las acciones depositadas y compradas en cartera. Generalmente, los precios de la acción, suelen caer al día siguiente del reparto de dividendos por parte de la empresa.
 
 Bibliografía 

Burguillo, R. V. (2020, 13 octubre). Dividendo. Economipedia. economipedia.com/definiciones/dividendo.html

J. (2021b, marzo 2). Los dividendos como estrategia de inversión. GBM +. https://academy.gbm.com/webinar/los-dividendos-como-estrategia-de-inversion/

Nueva, P. (2020, 21 diciembre). ¿Cómo construir un portafolio de acciones enfocado en dividendos? Plaza Nueva. https://www.plazanueva.com/articulo/empresas-y-sociedad/como-construir-portafolio-acciones-enfocado-dividendos-nopy/20201221133848221453.html

¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!