Mercado de Derivados Financieros (XXXII).- OPCIONES Financieras.- GESTION DEL RIESGO Y DE LA ESTRATEGIA.-

“Los ratones ven el queso pero no la trampa. Los operadores de opciones ven las recompensas pero no el riesgo.”

PEQUEÑA INTRODUCCION.

Puede que en este post repita muchas de las cosas que habéis podido leer en los anteriores, no solo en los dedicados al mercado de derivados, sino a lo largo de todo el blog que ya cuenta con más de 120 artículos. Mi intención no es otra que la que tenía al comenzar este blog, “compartir mis conocimientos con todos vosotros y seguir aprendiendo con vuestras aportaciones y comentarios”.

Como en cualquier inversión, desde el mismo momento que se efectúa el desembolso, el capital está en riesgo. En el mundo de las opciones financieras no es diferente, y ya hemos visto y he hecho referencia a casi todos ellos:

  • ·         Pérdidas potenciales en las operaciones.
  • ·         Complejidad de las estrategias
  • ·         Liquidez de los subyacentes y de las opciones.
  • ·         Gastos y coste de las operaciones.
  • ·         Tiempo en decaída.

También he reflejado que existen multitud de formas que pueden limitar la mayoría de ellos, ser consciente de todo esto es una ventaja.

  • ·         Uso de un plan comercial
  • ·         Uso de estrategias con opciones
  • ·         Diversificación empresas y sectores
  • ·         Tamaño de las posiciones
  • ·         Etc……

Del 75% al 90% de los inversores en derivados, suelen perder su dinero. El resto, son los inversores instituciones, los Market Makers, fondos de inversión o de pensiones, brokers y traders profesionales, los conocidos como manos fuertes, que mueven más del 95% del mercado de derivados. Luego están los “traders”, profesores, “gurus” o “coach”, como se suelen autodefinir, que ganan dinero del “trading”, mediante publicaciones y/o programas de cursos privados o pagados por uno u otro bróker, que suelen ser “market makers”, y que usan instrumentos OTC’s. No pongo en duda el conocimiento de los mercados de estos “traders” y no quiero decir que se tenga que renunciar o huir de ellos, pero amigo, existe una gran diferencia entre la teoría y la práctica, entre operar con una cuenta demo y una cuenta en real.
Es una realidad que le da fuerza al comentario “el 90% de los inversores pierde el 90% del dinero invertido en los primeros 90 días”. Por eso me gustaría que este blog sirviera de ayuda a todos aquellos que comienzan en el mundo de las inversiones en los mercados financieros, para que lleguen a unificar teoría y práctica, aplicando sus propios conocimientos autodidactas. Todo eso requiere tiempo y paciencia, que sin duda te ayudará a resistir en los mercados financieros.

Tras esta introducción, comienzo el post dedicado al riesgo, que estará dividido en dos o tres partes, en este caso, la gestión del riesgo de nuestras inversiones en el mercado de opciones y la gestión de las estrategias.

Hemos visto como el mercado de opciones no es muy complicado siempre y cuando se logren conocer y controlar los diversos factores de riesgos que tiene.

GESTIONA TU RIESGO.-


Ya me habéis leído la importancia que le doy a la planificación de las estrategias, donde tan importante es el análisis de la entrada como analizar y preparar las posibles salidas. En definitiva, gestionar el riesgo de la inversión, que no es otra cosa que realizar un proceso continuo de seguimiento y combinación de actividades dirigidas a minimizar las posibles pérdidas de nuestras inversiones, una vez iniciada la inversión. Os he contado, “grosso modo”, como suelo preparar/analizar mis entradas al mercado, es el momento de contaros como suelo preparar/analizar mis salidas de las operaciones.

También os he contado que desde la preparación de la entrada, ya estamos en cierto modo gestionando el riesgo de la posición mediante la selección del subyacente, liquidez, análisis direccional, de precio, spread, tiempo, volatilidad, rangos,…., determinando el tamaño de la posición y, estableciendo los tipos de opciones que formarán parte de nuestra posición o estrategia y que podrán limitar o no nuestras posibles pérdidas y beneficios.

Veamos el riesgo una vez formalizada la operación.

Cuento con cuatro posibles salidas para las operaciones en las estrategias de opciones:

1.    Cerrar posiciones antes del vencimiento o ejercicio anticipado.
2.    Dejar que caduquen o ejercicio a vencimiento (OTM-ITM).
3.    Ajustar posiciones de la estrategia o modificar la estrategia.
4.    Rolar posiciones de la estrategia y alargar temporalmente la posición.

Ejercer Opciones:


Sólo se pueden ejercer las opciones compradas.

Significa llevar a cabo el derecho que nos otorga la opción (derecho a comprar el subyacente de las Call compradas o derecho a vender el subyacente con las Put compradas), derecho por el que se paga la prima de la opción.

Lógicamente, se deberían ejercer aquellas opciones que se encuentren en el dinero (ITM- in-the-money), es decir, aquellas cuyo precio del subyacente sea superior al precio de strike en el caso de opciones Call compradas y aquellas cuyo precio del subyacente sea inferior al precio de strike en las opciones Put compradas y nos daría los beneficios acumulados, obligando al vendedor de las opciones.

Estamos hablando en todo caso, de opciones americanas, ya que se pueden ejercer en cualquier momento desde el día de la compra hasta la fecha de vencimiento. Recordad que las opciones europeas solo se pueden ejercer al vencimiento de las mismas.

Por lo tanto, el ejercicio de una opción antes del vencimiento, provocará un “ejercicio anticipado o temprano” de la opción, en fecha distinta y anterior a la del vencimiento.

El “ejercicio a vencimiento”, se produce en la fecha de vencimiento. Suele ser automático, salvo que se indique lo contrario si las opciones están ITM.

Mediante el ejercicio de la opción se compra o se vende el activo subyacente, produciéndose las correspondientes operaciones bursátiles de contado, o se obtiene el importe resultante de la Liquidación por Diferencias.

Asignación de Opciones:


Solo se pueden asignar las opciones vendidas. La asignación es la contrapartida del ejercicio de opciones.

Significa cumplir con la obligación que corresponde a la opción (obligación a vender el subyacente de las Call vendidas u obligación a comprar el subyacente con las Put vendidas), obligación por el que se cobra la prima de la opción y se les requiere un margen de cumplimiento.

Una asignación puede ocurrir cuando el comprador de la opción decide ejercer su derecho como hemos visto anteriormente, es decir, para opciones ITM. Tendríamos una “asignación anticipada o temprana” y/o “una asignación a vencimiento

Este es uno de los principales riesgos de las posiciones cortas que se deben de analizar y controlar, salvo que se esté dispuesto, en el caso de opciones vendidas sobre acciones, a vender o comprar las acciones correspondientes, pudiendo realizar la operación opuesta en el mercado para cerrar totalmente la posición. Comprender los pros y contras de un ejercicio temprano puede ayudar a comprender el riesgo de una asignación temprana.

En cualquier momento que una posición corta tenga muy poco valor temporal, puede ser asignada, por lo que es importante observar el precio del subyacente respecto al strike de la posición corta, la fecha de vencimiento, volatilidad y tendencia del mercado. Tener que comprar o vender acciones antes de lo esperado, puede afectar el riesgo potencial de la posición o el beneficio esperado.

Quizás las peores estrategias o las que mas pueden sufrir con una asignación temprana, pueden ser diferenciales cortos, mariposas, calendar cortos y diagonales.

No debemos olvidar que la norma general es que el período de asignación finaliza al final de la sesión de compensación y, por tanto, la asignación debe realizarse durante dicha sesión. Pero existen unas pequeñas matizaciones.

Tanto para realizar el ejercicio de la opción como la asignación, siempre se tendrán en cuenta las tres posibles fechas que forman parte de las opciones:

  • ·         Fecha de vencimiento y último día de negociación
  • ·         Fecha de ejercicio
  • ·         Fecha de liquidación del contrato

Riesgo de asignación y Riesgo de caducidad.


Ya sabemos que la asignación de opciones puede ser posible en cualquier momento de la vida de la opción, pero que ocurre solo cuando la opción de venta entra en el dinero. Además, debemos de tener en cuenta que si es sobre acciones y la cotizada se encuentra involucrada en cualquier evento de reestructuración, capitalización, fusión, adquisición, dividendo, resultados, etc…., puede alterar completamente las expectativas típicas con respecto al ejercicio temprano de la opción sobre esa acción.

También, si se mantiene la posición hasta el vencimiento, la estrategia tendrá un riesgo adicional, y es que, el inversor no puede saber con certeza, posiblemente hasta el día siguiente hábil si ha sido asignado o no su opción de venta corta y máxime si el subyacente cotiza muy próximo o está ATM.

Hemos de tener en cuenta que una vez cerrados los mercados, todavía los bróker pueden realizar el ejercicio de opciones

Supongamos que tenemos una estrategia Bear Put Spread o Long Put Spread (Put vendida OTM y Put comprada ITM) el viernes por la tarde. En ese momento, la Put comprada se encuentra muy ITM, mientras que la posición corta se encuentra aproximadamente ATM. El ejercicio (venta de acciones) es seguro, pero la asignación (compra de acciones) no lo es. Este es el riesgo de caducidad, conocido popularmente como “Pink Risk”.

Ese mismo viernes es posible que no conozcamos realmente como se encuentra nuestra posición neta hasta el próximo lunes, y es posible, que fuera del mercado las acciones tengan un movimiento en contra de nuestros deseos. Si se compraron acciones ese mismo viernes para cubrir la posición y el lunes observamos que se produjo la asignación, podríamos encontrarnos con el doble de acciones de las que quisiéramos estando expuestos a una caída en el precio.

Por este motivo, considero muy importante realizar un seguimiento del subyacente cuando se encuentra muy próximo al vencimiento y sobre todo si he mantenido la posición, realizarlo durante el último día de negociación. Estar preparado para cerrar el spread o modificar la estrategia en cualquier momento.

Los compradores de opciones ejercen y a los vendedores de opciones se les asigna.

Comprender el ejercicio temprano de opciones.

Como he comentado anteriormente, el intentar comprender porque se podría querer ejercitar una opción de compra antes de su vencimiento, nos ayudará a entender los riesgos de las asignaciones tempranas.

Por ejemplo, quién ha comprado una opción Call sobre acciones, limita su riesgo a la prima pagada, que sería la máxima pérdida posible que tendría en esa operación.

Si antes del vencimiento esa Call es ITM, tiene poco sentido realizar un ejercicio temprano, comprar las acciones y que luego el precio de las acciones caiga por debajo del strike cuando llegue el vencimiento, gastando ahora un efectivo que se podría mantener hasta el vencimiento y ejercer en esa fecha o comprar las acciones más baratas si el precio ha caído. Por otra parte, ejercer la Call comprada IMT puede llevar a dejar un beneficio sin recoger en forma de valor temporal del precio de esa opción, ya que se podría negociar por mayor precio y si el objetivo es tener las acciones lo antes posible, se puede cerrar la posición y aplicar los beneficios a la compra de esas acciones pagando algo menos que ejerciendo la opción.

La excepción que confirma la regla y que podría llevar al ejercicio temprano de una Call ITM comprada, sería el pago de dividendos del subyacente antes de la fecha de vencimiento, pues el titular de la opción no tiene derecho al cobro de los dividendos y podría interesarle adquirir las acciones para cobrar esos dividendos, si su importe le merece la pena y supera el valor temporal restante en el precio de esa opción.

Veamos que ocurre si se posee una Put comprada sobre acciones, lógicamente cubierta con el título de ese subyacente, en la que ejercer la opción es la venta de acciones y recibiendo efectivo antes de su vencimiento en lugar de a su vencimiento.

Sería interesante si la Put se encuentra ITM, proceder a la venta de la Put y por otro lado en el mismo acto, proceder a la venta de esas acciones, capturando el valor temporal que tendría la Put añadiendo el beneficio al de la venta de las acciones. Sin embargo, si el vencimiento está muy próximo, su valor temporal será insignificante. Una vez mas, factorizar el valor del tiempo es importante.

Si se ha vendido una Put, debemos recordar que cuanto menor sea el valor temporal de la prima de la opción a medida que se acerca al vencimiento, mayor riesgo tendrá de una asignación anticipada. Por lo tanto, vigilar el valor del tiempo en las posiciones cortas y tener un plan para una posible asignación temprana, debe ser fundamental.

Al contrario que las opciones Call, una posible fecha exdividendo cercana sería un impedimento para el ejercicio anticipado de la Put y para ser asignado pero solo hasta que haya pasado la fecha exdividendo. Todo dependerá del importe del dividendo, que como sabemos reducirá el valor del subyacente.

Es difícil encontrar una única solución en el caso de una asignación temprana en una estrategia corta de opciones. Tener previsto ese posible caso mediante el ejercicio de las posiciones largas, cerrar toda la posición restante o reajustar la posición debe prepararse desde la formación de la estrategia.

Si aprendes a minimizar el riesgo y conseguir beneficios, no dejes que te coman el queso. Recuerda que los ratones ven el queso pero no la trampa.

En el próximo post entraré a tratar el tema de la gestión de las estrategias.

Mis mejores deseos para vuestras inversiones.

Un saludo de @inversenjuego
¡Sé el primero en comentar!
FRASES: “Cada día me miro en el espejo y me pregunto: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es no durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo” (Steve Jobs) "El mejor líder es aquel cuya existencia no nota la gente. El siguiente mejor es al que la gente respeta y alaba. El siguiente es el que la gente teme; y el último es al que odia. Cuando el trabajo del mejor líder está acabado, la gente dice: Lo hicimos nosotros mismos." (Lao-Tzu)