Generar múltiples fuentes de ingreso es posible, y hoy es una nueva tendencia. El no depender únicamente de un sueldo es el objetivo de muchos Argentinos. Por ello las criptomonedas son una manera de percibir ganancias desde el hogar.
 
La minería de criptomonedas es, a groso modo, sencilla de entender. Usualmente consiste en usar un programa llamado minero en tu computadora, y eso es todo. Esta es la manera más básica de minar. Pero se puede escalar casi infinitamente.
 
Para generar más ingresos simplemente con computadoras, bastará con minar más rápido. Para hacerlo, será necesario tener una mayor velocidad a la hora de resolver cálculos matemáticos por parte de nuestra PC. Y por esta razón es que necesitaremos aumentar la cantidad de placas de video conectadas.
 
El procedimiento es tan fácil como comprar más placas de video. Luego conectarlas a la computadora. Y poner el programa de minería a trabajar.
 
El ROI (Return On Investment) o retorno de la inversión suele ser menor a cercano a 1 año. Mayormente rondando entre los 6 y 8 meses. Esto dependerá de qué criptomoneda se mine, y cómo se mueva el precio de la misma.
 
Por ejemplo, si minamos una cripto y ésta sube de valor. Seguiremos minando la misma cantidad de esa criptomoneda, pero ahora ese número equivale a una mayor cantidad de dólares.
 
No hay un mínimo especificado para comenzar a minar criptoactivos. Pero se suele comenzar con unos 150.000 pesos, o más, dependiendo de la placa que se desee adquirir. Y según esa placa, se minará más rápido o con una menor velocidad.
 
En relación a una casa, departamento, u otro inmueble como un local. La minería es mucho más rentable, ya que el capital inicial requerido es menor. Y el retorno de la inversión (recuperar el capital invertido) es, con gran diferencia, más veloz.
 
Pero a diferencia de un inmueble, el cual se revaloriza año tras año, las placas de video perderán valor con su uso. Si bien podremos revenderlas para recuperar una parte del capital. Lo ideal es conservarlas hasta que dejen de funcionar (tal vez unos 4 o 5 años). 
 
De este modo, con un ROI de 12 meses, y un trabajo de 4 años (siendo pesimistas). Multiplicaríamos x4 nuestra inversión inicial. En ese período, en condiciones normales, un inmueble en alquiler nos habría dado tal vez un 50% siendo optimistas.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!