Rankia México
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Invirtiendo en empresas

Seguimiento de cartera 2014, previsiones para 2015 y un poco de filosofía B&H

Este año he publicado algunos artículos de seguimiento de cartera. Este cierra el año y será el último de la serie, pues lo que quería trasmitir creo que ya está hecho. Un inversor no tiene por qué medirse de la forma en que lo hace la “industria”, tenemos objetivos diferentes y los respectivos negocios no tienen nada que ver. Nuestro negocio consiste en buscar la seguridad y la rentabilidad de nuestras inversiones, el suyo captar gente que les dé el dinero para que puedan cobrar sus comisiones. Por otra parte, quería también dejar claro que ganar a los “profesionales” es fácil con empresas normales, no hace falta rebuscar por todo el mundo, cualquier empresa de las de ir por casa nos puede dar rendimientos adecuados, para ello solo tenemos que seguir nuestras propias reglas, nuestra propia lógica como inversores y un poco de sentido común.

Todo el planteamiento que rodea la inversión debe ser hecho de forma distinta a como lo hace la “industria”, pero de forma lógica. Nosotros debemos ir a los fundamentos de la inversión y dejar de lado las sofisticaciones inventadas por la “industria” para imponernos sus reglas y su visión interesada de la inversión. Las acciones solo son anotaciones, en continuo cambio, subiendo y bajando constantemente, en cambio las empresas son personas organizadas para obtener ingresos y beneficios, ahora y en el futuro, son los fundamentos de la inversión. Concretamente y dado que en este artículo voy a hablar de seguimiento de cartera, la forma y plazos en los que debemos medir nuestras inversiones deben ser distintos pues, nosotros no tenemos que demostrar nada a nadie, si nuestras inversiones no van bien seremos eliminados y si van bien, ganaremos dinero y aumentaremos nuestro patrimonio …. mientras vayan bien. El que vayan bien o mal, no dependerá de que ganemos a determinado benchmark midiéndonos contra él por los precios de la bolsa pues, si un inversor gana a un benchmark perdedor, puede ser eliminado igualmente. El que vayan bien nuestras inversiones dependerá de cómo funcionen las empresas que tenemos en cartera, de cómo crean valor nuestras empresas y esa información no la obtendremos en la bolsa, nuestro negocio está en la empresa y debemos mirar en la empresa, si queremos ganar en la bolsa por los precios, compitiendo con gente que mueve enormes cantidades de capital y es capaz de influir en la formación de los mismos, lo tendremos muy difícil, pues nos estamos posicionando en su campo y con sus reglas.

La “industria” necesita que fluya dinero hacia sus fondos, por lo que necesitan publicar sus rendimientos continuamente (informes diarios, mensuales, trimestrales, anuales, de 2 años, de 3 años, de 5 años, …) para motivar a los inversores mediante la comparación de rendimientos entre distintos fondos, a saltar de uno a otro; tienen que demostrar continuamente y sin pausas que son muy buenos, que baten al benchmark que han elegido ellos mismos; necesitan que el dinero se mueva en el sentido que sea, el que se va, ya volverá, y cada vez que va y viene, la “industria” le estará esperando con las comisiones y las escusas sobre los deficientes resultados obtenidos.

A un inversor particular lo que le interesa es conocer la evolución del valor de las empresas en las que está invertido y esa evolución la comprobará en los informes de las propias empresas que se publican cada tres meses, no necesita mirar la bolsa todos los días. Voy a efectuar el seguimiento de mi cartera real durante 2014, voy a hacerlo por valor porque es el rendimiento real obtenido y en el que debemos fijarnos los inversores, pero también lo voy a hacer por precios, porque como decía al principio el objetivo de estos artículos es demostrar, o al menos mostrar, que invirtiendo en empresas normales, un inversor normal, puede ganar a los mejores gestores. Veamos los resultados obtenidos por la cartera en 2014:

Los rendimientos por los Scrip están obtenidos de la siguiente forma:

   

Como vemos, el rendimiento por valor de la cartera en 2014 ha sido del 18,1%, mientras que por precios ha sido del 7,8%; si nos fijamos en las columnas en verde vemos que las empresas que han crecido mucho en valor respecto a los precios en 2014, en los dos primeros meses de 2015 han subido mucho, en cambio las que han subido en 2014 mucho en precios y poco en valor van rezagadas en 2015. Esto, aunque en este caso ha sido así, a corto plazo no tiene por qué darse, sin embargo es buena referencia para el largo, porque en el largo los precios tienden a igualarse a los valores.

A largo plazo, el camino de los precios lo acota el valor, si una empresa ha subido mucho en precio, no significa necesariamente que tenga que bajar; si el valor obtenido en la empresa mediante unos buenos resultados en aumento acompaña, puede estar subiendo durante muchísimo tiempo y mientras esta circunstancia continúe. No tiene sentido cambiar de empresa o de fondo solo porque antes hayan subido mucho los precios; si los precios son acompañados por el valor, esta empresa o este fondo seguirá subiendo, el problema de los fondos es que no sabes el valor que tienes en tu cartera porque no la controlas tú mismo y no tienes esa referencia para saber si continuarán subiendo, como además la sensación es que cambiar de fondo te sale gratis porque no pagas impuestos (pero aunque no te enteres, sí pagas comisiones), los inversores en fondos no paran de dar saltos de un fondo a otro (de la misma forma que lo hacen los que juegan a la bolsa) convirtiendo la inversión en una especie de trading sin sentido, utilizando la falsa lógica de que la acción o el fondo que ya ha subido mucho, subirá menos que el que no ha subido y viceversa; no tienen en cuenta que se trata de empresas reales y piensan que todas las acciones son iguales, pero todas las empresas que están representadas en esas acciones no tienen la misma capacidad para crecer. Fisher ponía un ejemplo muy claro sobre esta forma de actuar, se trataba de invertir en los alumnos de una clase, de forma que eliges a uno y le pagas la carrera, a cambio obtienes un porcentaje sobre el sueldo que obtenga el alumno elegido en el futuro, además a lo largo del tiempo que dura la inversión, voluntariamente puedes cambiar de persona. Si has elegido a un alumno brillante y con buenos contactos que obtiene un gran sueldo, obtendrás muy buenos rendimientos, pero ¿cambiarías tu inversión dirigiéndola hacia otro alumno que después de varios años trabajando sigue cobrando el sueldo base, apoyándote en el argumento de que “tiene más recorrido al alza”?

Bien, esos son los resultados en el año y poco más puedo decir de momento. Los resultados comparados son los siguientes:

Para el año 2014:

Cartera por precios: 7,8%, por valor 18,1%. El Ibex sin dividendos ha obtenido un 3,66%, y el Fondo de referencia que utilizo ha obtenido un -2,95%

Un tema que debemos tener claro es que si queremos compararnos con alguien para tener referencias externas, no nos comparemos con  las medias, pues estas incluyen toda clase de basura, eso dejémoslo para quienes solo les interesa demostrar que ganan al benchmark para vender su producto a cambio de comisiones, a nosotros en su caso, nos interesa obtener rentabilidad y seguridad, aprender, esforzarnos y motivarnos, entonces pues, comparémonos con el mejor, aunque nos gane no importa, fijémonos donde invierte y en sus resultados a largo plazo, pues a corto puede haber altibajos, tanto en sus rendimientos como en los nuestros.

Las mismas comparaciones en rendimientos anualizados, durante los últimos seis años son las siguientes:

Cartera por precios: 10,72%, por valor: 7,14%, Ibex: 1,88%, Fondo de referencia: 9,90%

El fondo que utilizo como referencia ha tenido problemas de todos conocidos este año, pero es buen competidor, es el mejor y es con ese tipo de gente con el que debemos compararnos y de los que podemos aprender, pero solamente en aquello que nos interesa a nosotros.

En el año 2015, hasta el día 7 de Marzo, los resultados por precios son los siguientes:

Cartera: 14,53%, Ibex: 8,74%, Fondo de referencia: 13,12%

 

PREVISIONES 2015

Sobre los resultados pasados, poco más tengo que comentar, ahora veremos las previsiones que tengo para 2015 y aquí ya comentaré sobre alguna empresa e intentaré defender las previsiones hechas y los objetivos a la hora de calcularlas. Son las siguientes:

Bien, sé que a muchos os parecerán muy optimistas, a otros inalcanzables, en alguna empresa cortos y en otras demasiado largos. Bueno, voy a intentar razonarlas de forma rápida:

Amadeus y Mediaset reducirán un 10% su capital en la Asamblea que se celebrará en 2015, eso les dará un Valor por acción y un BPA un 10% superior al normal que puedan obtener.

Santander, BBV, BME y Repsol se verán beneficiados por el crecimiento en España que posiblemente será del 2-2,5%. En el caso de los bancos, sus activos tóxicos serán menos tóxicos y continuarán desprendiéndose de ellos. Probablemente las provisiones y deterioros disminuirán respecto a años anteriores, con lo que los márgenes aumentarán.

Mapfre, como dije en el anterior artículo, dará el resultado que quiera dar, el calculado puede quedarse corto o puede quedarse largo, durante el seguimiento habrá que ver su evolución.

Viscofan sigue teniendo problemas con el almacén, la empresa es buenísima y lo es por sí misma, es de esas empresas que son realmente buenas para invertir porque lo es, independientemente de que la gestión sea buena o no lo sea. El almacén, al menos de momento, no supone un problema grave, pero este año 2014 le ha costado a la empresa por “deterioros de almacén” 3,1M€ (en 2013 le costó 1,5M€) además en 2014 ha pagado unos intereses de 3,5M€ por unos pasivos financieros totales de  130M€ que si liberara el almacén serían cero, pues tiene 189M€ inmovilizados en el mismo (sin incluir el almacén de IAN que ha pasado a “disponible para la venta”) de los cuales la mitad es producto terminado que ya hace tiempo debía haber sido vendido y cobrado, en cambio los costes de producir esa mercancía ya fueron pagados hace mucho tiempo. Si a estos “costes tontos” (6,6M€ nada menos) les añadimos los costes de manipular esa mercancía, correspondientes a mano de obra, maquinaria, instalaciones, espacio físico, etc.. la cantidad desde el punto de vista del coste es muy importante, pero si vemos el problema de la forma en que hay que verlo, es decir, desde el lado del ingreso, el rendimiento que podría obtener la empresa, por esos recursos aparcados en el almacén, en el caso de que fueran utilizados en el circuito productivo para producir beneficios, la cantidad sería muy importante.

Un día de estos publicaré un post sobre la importancia del almacén. Los análisis se centran principalmente en los flujos, los beneficios, la deuda, algunos ratios, etc, que tienen evidentemente su importancia, pero no solo ellos son importantes. Mucha gente se queja de que la información económica de las empresas es poco fiable y está muy manipulada, pero hay que saber leer en la misma pues, hay cuentas “chivatas”, cuentas que recogen las diferencias entre los flujos y los resultados y son indicativas tanto de lo que está ocurriendo en otras cuentas consideradas más relevantes, como de lo que está ocurriendo en la propia gestión de la empresa, entre ellas está el almacén; son fundamentales para entender la empresa.

Como decía al principio de las previsiones para 2015, los valores y resultados obtenidos seguramente son demasiado optimistas, pero ¿realmente lo son?¿eso importa?. Al principio del artículo decía que un inversor debe elegir la forma de gestionar sus inversiones en función de sus intereses y según su estilo de inversión. Calcular el valor de la empresa para invertir es propio de inversores Value, pero entre los Value, hay muchas diferencias; todos nos fijamos en la empresa y eso es lo que tenemos en común, pero si se invierte al estilo de Graham calcularemos un valor que nos dará la referencia para comprar por debajo del calculado y vender cuando ese valor sea superado por los precios, en realidad estaremos tradeando con los precios alrededor del valor. En cambio, si tu estilo de inversión es más parecido al de Fisher, basado en comprar y mantener unas pocas empresas buenas, e intentas detectar esas empresas buenas, capaces de crecer durante mucho tiempo y estás dispuesto a pagar precios razonables por ellas, el cálculo del valor de la empresa pierde gran parte de su importancia, no necesitas afinar tanto porque no necesitas un valor para tradear a su alrededor, solo necesitas saber si la empresa es buena y puede mantener durante mucho tiempo esa condición, para ello con obtener un valor razonablemente aproximado es suficiente, ya que el rendimiento de tu inversión no va a depender de la relación entre los valores calculados y los precios, solo dependerá del valor que sea capaz de crear la empresa en el futuro mediante su propio negocio, independientemente de lo que hagan los precios.

Si tu objetivo no es comprar (porque ya has comprado) ni es vender (porque mantienes la inversión mientras la empresa sea buena) ¿cual es tu objetivo al analizar?, evidentemente es obtener la información suficiente y necesaria para estimar de manera razonable si la empresa puede mantener buenos resultados en el futuro y para ello no necesitas calcular un valor del cual dependa tu rentabilidad, solo necesitas una referencia aproximada y esa referencia calculada no es muy relevante pues, cualquier error va a ser corregido, porque cada trimestre vas a revisar la información y vas a recalcular el valor. En la medida en que un error solo puede afectar a tu relación entre valor y precio durante un corto espacio de tiempo, en este estilo de inversión el valor calculado no es determinante de la inversión.

Por ello, creo que los cálculos están bien hechos y son válidos para lo que se pretende, en cualquier caso si están alejados de la realidad, no pasa nada, dentro de un par de meses serán revisados, corregidos y ajustados a la nueva realidad, conforme el futuro se vaya convirtiendo en presente y tienes más información, y dentro de otros tres meses de nuevo lo serán y dentro de otros tres meses ….. y unos meses más o menos en la inversión a largo no significan nada.

Al final son cuatro datos los que hay que controlar, si uno no se ve suficientemente preparado para seguir sus inversiones en la empresa, siempre encontrará alguien que le podrá ayudar a seguirlas y ganará en rentabilidad, impuestos, comisiones, seguridad y tranquilidad, por otra parte el dedicarle un poco de tiempo a seguir las inversiones propias y procurar algo de formación y apoyo tampoco es tan grave, es divertido y rentable porque si uno mantiene las mismas empresas durante mucho tiempo, el conocimiento que va adquiriendo de las mismas es acumulativo y llega un momento en que sin darse cuenta las conoce, de forma que él mismo puede seguir sus inversiones y tener un control suficiente sobre sus empresas.

Como siempre, esto no es una recomendación, cada uno debe tomar sus propias decisiones de inversión, solo es una opinión y las opiniones …. opiniones son.

Saludos

Descripción: C:\Users\Jose Manuel\Pictures\Logo-y-firma-más-grande-300x112.png 

Coaching de inversión: http://josemanueldurba.com/ 

  1. #1

    Gonzalo Calvo

    Buenos días Nel.lo,
    Me ha gustado mucho el post, comparto tu opinión, al final no se trata de invertir en 100 empresas decentes, te basta con encontrar una buena y conservarla el resto de tu vida. ¿Tu que indicadores utilizas para determinar lo buena que es la empresa?, me imagino que el bpa histórico entre ellos.

    Un saludo y gracias

  2. #2

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Gonzalo Calvo
    Ver mensaje de Gonzalo Calvo

    Hola Gonzalo, no utilizo indicadores determinados (o dicho de otra forma, los utilizo todos), estudio la empresa y su entorno, y según lo que voy viendo voy profundizando en unos puntos o en otros, hasta conocerla suficientemente.

    La pregunta me ha recordado un post que publiqué en Octubre de 2013 sobre Viscofan
    https://www.rankia.com/blog/invirtiendo-en-empresas/1982979-volviendo-buscar-crecimiento-viscofan
    (aquí en los comentarios no consigo pegar el enlace) ahí describo de forma resumida el estudio que hice y en los comentarios lo amplío.
    En el mismo mes de Octubre, compré Viscofan a 36,9€/Acc, fíjate por donde va ahora. Antes estuvo vegetando hasta mitad de 2014 siguiendo el guion que marcaba en el post.
    Para eso hay que conocer la empresa y su entorno, no es suficiente utilizar unos pocos indicadores o ratios.
    Saludos

Autor del blog

  • José Manuel Durbá

    Analista financiero independiente. Miembro de IEAF. Se trata de entender las claves del negocio que proporcionan ventaja a la empresa.

Envía tu consulta