Las claves de la Reforma Energética de México

El pasado día 30 de abril, el presidente Enrique Peña Nieto remitió a la Cámara de Senadores su propuesta de Leyes Secundarias de la Reforma Energética de México, aprobada en diciembre de 2013, donde se establecen la reglas de apertura total del sector al capital privado y extranjero. Según afirma el propio Jefe del Estado tras hacer entrega del paquete legislativo,

La Reforma Energética incrementará la seguridad energética del país al reducir nuestra dependencia del exterior.

Claves de la reforma energética de México

Estos tipos de cambios no se veían en México desde aproximadamente 75 años. El presidente Enrique Peña Nieto planea con esta reforma la construcción de un entorno más competitivo, donde las empresas deberán disputarse los contratos para la explotación de hidrocarburos y donde las empresas estatales (la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos) deberán reestructurarse y convertirse en empresas productivas del Estado, con su propia gestión y autonomía presupuestaria (lo que algunos denominan como una “privatización”).

 

Puntos claves de la Reforma Energética

Los ocho puntos presentados a continuación son la clave de la reforma constitucional del sector energético en México:

Apertura total del sector a la inversión extranjera y privada

El capital privado y extranjero tendrá acceso completo a las fases de extracción, transformación, distribución y almacenamiento de hidrocarburos y energía tan pronto se aprueben las leyes secundarias, aunque la venta directa al público de gasolina se verá limitada y con una apertura gradual en los tres años siguientes.

Licitación de contratos

Los contratos para la extracción, transformación, distribución y almacenamiento de hidrocarburos y electricidad, ya sean de utilidad compartida, producción compartida o licencia, serán asignados por el Gobierno mexicano a través de licitaciones públicas, y podrán ser consultados por cualquier ciudadano, conocer los costos del contrato y lo que se paga por ello.

En la lucha contra la corrupción, el Gobierno prohíbe que los miembros de comisiones e instituciones públicas puedan reunirse con directivos empresariales, a menos de que la reunión sea pública y el Estado mexicano verifique los códigos de ética de las empresas.

Además, el Gobierno podrá suspender los contratos si encuentra que no se han cumplido los trabajos pactados en él, por proporcionar información falsa en el proceso de licitación, o por daños en el medio ambiente. Empresas públicas como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) deberán ajustarse a estas leyes y competir contras las empresas privadas.

Instituciones reguladoras

Cuatro instituciones serán las encargadas de las licitaciones y la transformación del sector: la Secretaría de Energía (Sener), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y el Fondo Mexicano del Petróleo.

“Privatización” de Pemex Y CFE

Pemex y CFE se transforman en empresas productivas del Estado, compitiendo con las empresas privadas por la obtención de contratos. Ambas empresas tendrán autonomía de presupuesto y gestión. Además, las dos empresas estatales deberán cumplir con los requisitos de transparencia y rendición de cuentas que poseen las compañías cotizadas en bolsas, aunque sin acordar su futura participación en el mercado de valores.

Cambios de Régimen fiscal en Pemex y CFE

El régimen fiscal de Pemex cambia significativamente y reduce su carga fiscal del 79 por ciento de sus ganancias a menos de 65 por ciento, obteniendo entre tres y cuatro veces utilidades mayores a las actuales. La transición hacia el nuevo régimen fiscal de Pemex tomará un periodo de 10 años. Respecto a la CFE, los cambios en el régimen fiscal implican que sólo pague el Impuesto Sobre la Renta (ISR), como cualquier empresa.

Yacimientos transfronterizos

La Reforma Energética plantea que en caso de descubrirse nuevos yacimientos petrolíferos en la frontera marítima entre México y Estados Unidos, Pemex participará obligatoriamente con un 20 % en el proyecto de exploración y extracción. El senado de Estados Unidos autorizó en diciembre del año pasado el Acuerdo Transfronterizo de Hidrocarburos para cerrar con México la extracción de materiales en el Golfo de México, donde se estima la obtención de 172 millones de barriles de petróleo y 304 billones de pies cúbicos de gas natural.

Preferencia nacional

La propuesta del Gobierno establece la protección de los inversionistas mexicanos. Para el año 2025, los proveedores nacionales del sector energético deberán alcanzar una cifra del 25 por ciento. Además, las empresas y funcionarios mexicanos que deseen participar en licitaciones de contratos tendrán preferencia sobre las empresas de capital extranjero.

Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo

Se creará este nuevo fondo, administrado por el Banco de México (Banxico), el cual destinará un monto de ingresos petroleros equivalente al 4.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para el presupuesto federal. Los ingresos por encima de este nivel, se mantendrán en el fondo como un ahorro de largo plazo.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!