¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Desde primera línea del frente
Mercados europeos MEFF/Eurex

Anatomía del cisne gris. Análisis de los grandes fraudes financieros.

En palabras de Nassim Taleb, los cisnes grises, serían todas aquellas amenazas obvias o predecibles, con impacto alto/moderado, pero que por algún motivo son sistemáticamente ignoradas. En  contraposición, los cisnes negros, (metáfora que acuñó el propio Taleb por primera vez y que le dio gran y merecida fama) son eventos no predecibles con un altísimo impacto.

Unos de los más evidentes tipos de cisnes grises son todos aquellos fraudes y estafas que de manera repetida se dan cada cierto tiempo en el universo financiero.

Efectivamente, se trata de amenazas obvias: todos somos plenamente consciente de que volveremos a presenciar nuevos episodios de fraudes, engaños y estafas en el futuro, como así se han ido produciendo en el pasado.

Recientemente, avisábamos en este enlace de un (posible) nuevo fraude de la mano de quien ya (presuntamente) había realizado uno bien sonado hace no mucho tiempo: el caso Gowex

Sin embargo, por asombroso que parezca, aunque no hayan pasado ni 5 años desde aquel gran escándalo, habrá mucha gente (me temo) que volverá a caer en el engaño, y volverá a regalar su dinero a quien en su día ya afanó (presuntamente) unos cuantos millones de euros de varios miles de incautos inversores.

Y éste precisamente es uno de los puntos más interesantes de los cisnes grises: que aunque son eventos predecibles,  se ignoran. Y vamos a detenernos en este punto porque es realmente interesante. ¿Qué mecanismo conductual hace que la gente deposite su confianza, y su dinero, en quien anteriormente, de manera pública y notoria, ya ha estafado ?

Para ello se hace necesario echar la vista atrás y tratar de entender cómo funcionaron algunos de los mayores fraudes financieros, en España y en el resto del mundo, y vamos a tratar de descubrir el nexo de unión entre todos ellos.

Porque el caso es que el escándalo Gowex no es, ni mucho menos, un caso aislado...por desgracia, tenemos decenas de ejemplos, aquí y en el extranjero, de fraudes masivos : Nueva Rumasa, Forum Filatélico, Bernard Madoff, Theranos, Enron..

Entenderlos no nos va garantizar que podamos volver a caer en el siguiente cisne gris que revolotee a nuestro lado, pero sin duda nos ayudará a plantearnos las cosas desde otra perspectiva, que nos evite ser presa fácil de estos cisnes tan puñeteros.

 

Parte 1 de la anatomía del cisne gris. Los esquemas Ponzi- Estafas piramidales

Una gran parte de las estafas financieras recientes comparten una construcción común: se trata de estafas piramidales o esquemas Ponzi. Carlo Ponzi fue un avispado inmigrante italiano en los EEUU de los años 20 que popularizó y se lucró con este tipo de artimañas: básicamente, en una estafa piramidal, los nuevos intervinientes pagan los intereses a los antiguos inversores. La estafa puede durar mientras la rueda siga girando, es decir, mientras sigan entrando nuevos inversores que, con sus aportaciones, abonen los intereses de los que ya están dentro. En el momento que la rueda se pare (dejen de entrar nuevos inversores, o no lo hagan al ritmo requerido), todo salta por los aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejemplos de este tipo de fraudes serían los papelitos de Nueva Rumasa, los sellos de Fórum Filatélico o la firma de inversión de Bernard Madoff. 

¿Cómo se pueden identificar este tipo de estafas? Es bien fácil: cualquier tipo de inversión que garantize una rentabilidad  por encima del precio del dinero a riesgo 0, es sospechosa de albergar tras de si una estafa piramidal. Porque una cosa tiene que quedar bien clara: los reyes de la inversión que garantizan una (alta) rentabilidad con 0 riesgo no existen, son los padres (en este caso, los padres de las estafas piramidales).

Entonces, ¿por qué la gente sigue (y seguirá) cayendo en este tipo de fraudes? Pues principalmente porque estos fraudes se saben esconder muy bien como negocios supuestamente serios, y además, porque las rentabilidades que suelen ofrecer, siendo altas (por encima del precio del dinero), no son lo suficientemente elevadas como para que al inversor medio se le pueda llegar a encender la lucecita de alarma.

Así, recordemos que tanto los papelitos de Nueva Rumasa, como los sellos de Fórum, como las inversiones de Madoff, ofrecían intereses del entorno del 6% (eso sí, "garantizados"), con el precio del dinero rondando el 1-2%. Seguramente, si hubieran llegado a ofrecer unas rentabilidades del 50%, más de uno hubiera sospechado de que allí había gato encerrado, pero al ser "sólo" de 4 o 5 puntos porcentuales por encima de las tasas de interés, la mente humana baja la guardia y se confía.

 

Parte 2 de la anatomía del cisne gris. Los fraudes contables - Castillos de naipes

En este tipo de fraudes, el inversor ya es plenamente consciente de que invierte con riesgo y de que puede llegar a perder una parte significativa de su inversión. ¿Qué es lo que hace entonces que un inversor decida depositar su dinero en este tipo de tinglados? Pues, evidentemente, la posibilidad de obtener unas plusvalías muy suculentas. 

Normalmente, se trata de negocios en apariencia serios, muy rentables, con unas primeras etapas de crecimiento descomunal y unas revalorizaciones de vértigo. 

El problema está en que  la base del negocio acaba por ser más falsa que una moneda de 3 euros, con clientes ficticios, facturas falsas e ingresos inexistentes y/o artificialmente hinchados . Sus cuentas, por tanto, son una filfla, y cuando el tinglado se acaba descubriendo (que antes o después, lo acaba haciendo), el castillo de naipes se desmorona con todos sus habitantes dentro. Para que este tipo de pufos puedan existir, casi siempre hace falta la existencia de un tercer actor que participa de forma activa en la fiesta : un auditor que de validez, al menos de forma temporal, a esas cuentas falsas. Y también suelen estar presentes, de manera pasiva (nunca mejor dicho, y en el amplio sentido de la palabra), las figuras de los organismos reguladores, que por inacción de su labor, dejan que éstos fraudes acontezcan.

  Desgraciadamente, a diferencia de las estafas piramidales, este tipo de fraudes son mucho más difíciles de detectar a priori.

 Ejemplos de este tipo de fraudes hemos tenido varios: el ya mencionado Gowex aquí en España, o el famoso caso Enron o el más reciente de Theranos en EEUU.

Sin embargo, si nos paramos a observar en detalle algunos de estos casos, podremos descubrir una serie de analogías entre ellos que quizá nos puedan resultar de utilidad en el futuro para poder esquivar al siguiente cisne gris que venga directo volando hacia nuestras cabezas.

 El caso Enron fue sonadísimo en su día, e hizo que la que era una de las 5 mayores auditoras del mundo, Arthur Andersen, acabara sucumbiendo junto con su cliente, al demostrarse la falsedad de las cuentas de Enron y la complacencia/complicidad de la auditora.

 Yo en particular, he estado analizando en detalle el caso de Gowex y de Theranos (en EEUU), ya que tienen  entre sí unas semejanzas asombrosas. Dado que el caso de Theranos no ha sido tan divulgado aquí en España, voy a a hacer un pequeño resumen de él, para a continuación exponer las semejanzas con "nuestro" caso Gowex, y así poder extraer alguna información valiosa.

El caso Theranos 

Theranos era una empresa de tecnología sanitaria que disponía (en teoría) de un innovador método para realizar análisis de sangre con mucha menos cantidad de sangre de la habitual (decían que tan sólo entre una milésima y una centésima parte), a un coste además (en teoría), mucho más reducido.

Su fundadora y CEO era la señora Elizabeth Holmes, que a la tierna edad de 19 años comenzó con su particular "aventura" y empezó a conseguir financiaciones millonarias de fondos de capital riesgo.

Se llegó a hablar de ella como la "nueva Steve Jobs", o la Steve Jobs del sector sanitario. Ella contribuía a alentar esa idea adoptando precisamente una imagen muy similar al del fundador de Apple.

El tinglado saltó por los aires cuando un periodista de The Wall Street Journal empezó a cuestionar la viabilidad de su "método milagro", y poniendo en duda la validez de las cuentas de la empresa. Al final, resultó que la cifra real de ingresos de la empresa era 1.000 veces inferior a la que se había declarado , y la tecnología tan innovadora, un chasco como una catedral.

Similitudes con el caso Gowex

Si algún lector resultó ser un inversor de Gowex en su día, seguro que al leer lo acontecido con Theranos muchas cosas le habrán resultado familiares:

     - Ambos eran (aparentemente) negocios vanguardistas e innovadores, con un fundador/CEO "hecho a sí mismo" y una cierta aureola "divina" a su alrededor. Sin embargo, era bastante difícil averiguar cómo se llegaba a monetizar esa innovación y cuál era realmente el "business case".

   - Durante las primeras fases, el proyecto capta la atención de todo tipo de inversores, y la revalorización de la empresa se multiplica.

   -  En ambos casos se inflaron fraudulentamente la cantidad de ingresos generados (multiplicándola por 100 o 1000) para seguir atrayendo inversores y seguir inflando la cotización.

 

Las conclusiones son claras: Los fraudes contables son mucho más difíciles de detectar, aunque también es cierto que no se dan con tanta frecuencia como las estafas piramidales. En cualquier caso, si no tenemos muy claro cómo hace dinero una empresa, cuales son sus productos y servicios, y cómo de bien o mal se comporta respecto a la competencia,  mejor ser precavidos y buscar otra cosa...será por opciones...

  1. #1

    Latirus

    Lo de Nueva Rumasa, era los de los pagarés a un año al 8%. Les prestabas el dinero un año al 8% para que comprasen empresas para reflotarlas y conseguir obtener más de ese 8% al año. Al final del año esperaban beneficios con esas empresas en plena reestructuración.

    Pinta mal que te den sólo el 8 por una inversión con poca probabilidad de éxito al menos a corto plazo.

  2. #2

    theveritas

    Excepcional post una vez más.

    Algunos de estos escándalos financieros pueden verse venir, porque son muy burdos, y cualquier inversor a pesar de ser crédulo e inocente entiende que esos que ofrecen tanto dinero y que forman parte de una empresa desconocida y opaca son farsantes.
    El problema viene cuando ofrecen un poco más de la media, no mucho tipo de interés más, no escandaloso, solo un poco más, unido a una respetabilidad aparente de la empresa que ofrece el producto, sumado a un auditor competente con años en el sector.
    Cuando se crea la cáscara perfecta, que el interior sea una mezcla de heces y orín es muy difícil de percibir(espero que futuros estafadores no lean esto para perfeccionar su proceso) el caso a mi modo de ver que más me ha sorprendido es el de Madoff, realmente yo viví en directo gowex y no lo toque y no lo hice porque desconfío de todas esas “nuevas olas” que nos van a dar el cielo rápido, de hecho cuando estallo no me sorprendió, tiendo a ver vende motos donde quizá hay un emprendedor, y eso quizá es un error pero es preferible ser así a que el error sea el contrario
    De todos modos como decía cuando te topas con un madoff o un enron (que esa también ...) te das cuenta que todo lo que damos por sentado puede ser un fraude y si eso es así todo el análisis fundamental y el value puede ser una filfa

  3. #3

    Luis Angel Hernandez

    Creo que los nuevos cisnes grises en España vendrán relacionados con el inmobiliario y el crowfunding. No tengo pruebas pero he visto varios anuncios sospechosos de rentabilidades aseguradas del 10% que me saltan las alarmas: http://almainversores.com/

    Sobre el caso Theranos y Gowex el primero no lo conocía y como comentas tiene patrones muy similares al del segundo. Gowex y su hilo son la muestra de como se urden este tipo de casos y la psicología como afecta a las inversiones. Me costó dos días leer el hilo completo pero valía la pena cada hoja del mismo.
    En Netflix está la serie Dirty Money sobre algunos de estos escándalos contables o mala praxis de las compañías
    Saludos

  4. #4

    Enverto

    Lo curioso es que todos sabemos donde nos metemos, no vale decir no lo sabia, es algo indescriptible que pasa por nuestra mente
    Si alguno de los lectores vivió la burbuja inmobiliaria desde dentro sabrá que había avisos mas que suficientes para adelantarse a lo que llego después, desde los avisos del banco de España hasta los créditos que se daban a todas luces condenados al fracaso, un sueldo no podía pagarlos
    Recuerdo un caso de un caballero que compro varios apartamentos sobre plano
    -Tu sabes donde te metes, te juegas tu patrimonio si esto solo se frena un poco
    -Si, ya lo se, pero eso a mi no me pasara
    Ahora me parece que vive debajo de un puente
    Junto con algun promotor

  5. #5

    wikthor

    Excelente como siempre.
    Yo añadiría la nula formación financiera de la gente.
    No hablo ni tan siquiera de saber si el cocido que comes es gato o liebre...sino si los ves antes de cocinarlo y hace miau.....

    La gente se endeudada de por vida en una hipoteca y ni leía completos los contratos.
    Y si llegaron a leerlo y no lo entendieron pues buscar a alguien que si...
    Por qué por no pagar 200€ a un asesor firmar 200.000€ a ciegas pues...

    Los viejos tratantes..o ese vídeo que circula por ahí de 2007 de 2ancianos de Soria.. sabían más de economía que el 90% de la población.
    Y que el 99% de los expertos 😂😂😂😂

  6. #6

    Enverto

    en respuesta a wikthor
    Ver mensaje de wikthor

    Jajaja, tu tan agudo, hablas del gato y es cierto, el otro día en la barbería había una discusión acalorada entre un experto en bitcoin y un inversor en bitcoin, para morirte de risa
    Esto es mas viejo que el hambre y se repite y se repetirá, por los siglos de los siglos, alguien se acuerda de Sofico, conocido popularmente como El Sofoco? Riete de los sellos

  7. #7

    wikthor

    en respuesta a Enverto
    Ver mensaje de Enverto

    Pfff si sabía q era Sofico...
    Pero solo hay q buscar Madoff y compararlo con eso y queda claro el modelo que tenemos.
    Muy agudo bixo!

  8. #8

    Solrac

    Soberbio post, caballero.

    A la pregunta
    " ¿Qué mecanismo conductual hace que la gente deposite su confianza, y su dinero, en quien anteriormente, de manera pública y notoria, ya ha estafado ?"
    Yo diría que la avaricia. Sin más. Pero esa gente no me dan pena, solo los estafados una vez.

    A mí me estafó Gowex, es sabido y público puesto que le dediqué un post al poco. Pero es curioso como desde entonces ya no me han vuelto a estafar. Puede ocurrir en el futuro, claro, pero hay algo que ha cambiado mucho desde entonces y aquí apunto a lo que dice wikthor: ahora estoy financieramente formado y soy capaz de detectar incluso pufos mucho más complejos.

    Aún no llego al nivel de sabiduría de la gente de campo de Soria... pero quizás en un futuro haya adquirido tanto sentido común, quién sabe, jajaja.

  9. #9

    Fernan2

    El caso Afinsa fue un "mixto" entre piramidal y cuentas falsas, por la vía de Escala Group. Para quienes no sepan qué es Escala Group, era una empresa cotizada americana dedicada a sellos, cuyo accionista mayoritario (67%) y a la vez principal cliente era Afinsa. Y como tal, lo que Afinsa hacía era hacerle contratos muy favorables para la filial (al revés de lo que suele pasar con empresas que controlan a otras), para hincharle sus beneficios y que así su cotización se disparara... así que los accionistas minoritarios de Escala tuvieron su particular Gowex

Autor del blog

  • Borgeby

    Navegando por la inmensidad del océano de las opciones financieras, intentado mantener siempre el barco a flote y fondear en puertos seguros.

Envía tu consulta