Rankia México Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
¿Cuál es la diferencia entre ahorro voluntario y ahorro solidario?

¿Cuál es la diferencia entre ahorro voluntario y ahorro solidario?

Hablar de ahorro en México es todo un tema y aunque solemos pensar que en general sabemos su significado, la realidad es que desconocemos casi por completo cómo podría ayudarnos a mejorar nuestra vida financiera. Mientras que en algunos países la gente ahorra una cantidad fija que luego ayuda para hacer inversiones que generen intereses, en naciones latinas el ahorro es usado por lo regular en comprar un bien que generalmente se devalúa, con mayor razón no sabemos diferenciar entre el ahorro voluntario y el ahorro solidario por ejemplo.

 

En México la idea más común es que se debe ahorrar la cantidad de dinero que “nos sobra”, es decir, que primero cubrimos o contemplamos en nuestro presupuesto todos nuestros gastos como renta o hipoteca, luz, agua, comida, gasolina, transporte, diversión, etcétera y si acaso queda algo después de esa gastadera eso es lo que ahorramos; lo mejor sería contemplar el ahorro con la misma lógica de los gastos fijos, es decir, la cantidad a ahorrar debería ser fija y constante tal y como hacemos para pagar la mensualidad del carro, un electrodoméstico o el teléfono celular.

¿Cuál es la diferencia entre ahorro voluntario y ahorro solidario?

Se ha comprobado que ahorrar una cuota fija y de manera constante es la manera más afectiva de hacerse de un capital que debe destinarse a una actividad que haga crecer ese ahorro. Las personas más ricas de la historia de la humanidad tienen en común el hábito de ahorro y lo hacen de esta manera: aunque ganan mucho dinero todos los días, se asignan una cantidad fija, es decir, no porque en algún momento ganaron más gastan más, lo que hacen es que viven apegándose al presupuesto inicial y el excedente lo ahorran para luego invertirlo en algo que genere más dinero y así es como producen su riqueza. Hacen esto porque en el fondo entienden al dinero como un medio para lograr cosas y no como un fin, es decir, lo miran más como un vehículo para llegar a algo que como un logro o meta.

 

Precisamente esta manera de ver el ahorro es uno de tantos factores que nos mete en problemas en la última etapa de nuestra vida (es decir cuando estamos jubilados o retirados), porque no haber ahorrado e invertido cuando fuimos más productivos, hará más difícil obtener dinero para apoyar nuestra vejez.

¿Cuál es la diferencia entre ahorro voluntario y ahorro solidario?

En resumen: si quieres llegar a la última etapa de tu vida con una mejor calidad, tienes que establecer una cantidad de tu ingreso e invertirla en tu cuanta de ahorro, para lograrlo existen dos maneras, una es con ahorro voluntario o y la otra con ahorro solidario.

 

¿Qué es el ahorro solidario?

Se trata de una opción para acumular dinero en tu cuenta individual y es sólo para trabajadores del Estado. Este es un método de ahorro que consiste en acumular una cantidad adicional a la ya obligatoria que es la que marca la Ley, al cual consiste en hasta 2% de tu salario base, más la aportación de tu dependencia que es máximo de 6.5% y todo ello llega al 8.5%

 

¿Cómo funciona el ahorro solidario?

Cada quincena, la dependencia del gobierno para la cual laboras va a retener de tu salario la cantidad que hayas elegido y la va a aportar a tu cuenta individual pero además la entidad te aportará 3.25 pesos por cada peso que te sea descontado.

 

¿Cuál es la diferencia entre ahorro voluntario y ahorro solidario?

 

¿Qué es el ahorro voluntario?

Es una especie de subcuenta en la cual el trabajador que tiene una AFORE puede destinar recursos personales, ya sea para que los use para un fin específico o también puede destinarlo para mejorar su dinero para el retiro.

 

¿Cómo funciona el ahorro voluntario?

El trabajador puede aportar desde un peso hasta la cantidad que pueda y quiera, y puede hacerlo vía  descuento de nómina, domiciliación con cargo a alguna tarjeta de banco, haciendo depósito en la ventanilla de un banco y hasta por transferencia o en una tienda de conveniencia.

 

 

Recuerda que cuando llegue el momento de tu retiro ya serás un adulto mayor que necesitará, entre otras cosas, tener un servicio médico y recursos para afrontar este momento que está marcado porque ya no nos es posible trabajar más, así que más vale prevenir que lamentar.

 

 

¡Sé el primero en comentar!