Afores, COVID y Desempleo: una combinación peligrosa para tu salud financiera

Afores, COVID y Desempleo: una combinación peligrosa para tu salud financiera

La incertidumbre y el nerviosismo ante un escenario de desaceleración económica generalizada han provocado cambios muy drásticos en las bolsas de valores del mundo. Esta situación no es privativa de México.

Sin embargo, frente a este ambiente de volatilidad de corto plazo, es crucial recordar que los ahorros de los trabajadores, depositados en las cuentas individualizadas, tienen la característica de ser de largo plazo. Las afores invierten en instrumentos de 15, 20 o 30 años.

Es importante mencionar que debido a la crisis económica causada por la pandemia de COVID19, millones de mexicanos, se han visto en la necesidad de buscar como retirar recursos de sus afores, esto debido al desempleo y paro de labores que ha causado la pandemia. 

Incluso una de las consultas más realizadas en Google de acuerdo a su plataforma Trends, es el retiro de afore por contingencia.

La cuenta de Afore está pensada para cubrir la pensión de un trabajador durante los años de
jubilación, pero también puede ser una manera de conseguir dinero cuando está desempleado. Es un derecho de cualquier persona afiliada a una Afore. 

Ante la falta de un seguro de desempleo en México, el retiro parcial por desempleo de los ahorros para el retiro que administran las Afores es lo más cercano que tienen los ex trabajadores que cotizan en el IMSS para recibir ayuda económica por desempleo.

Los retiros parciales de Afore por concepto de desempleo comenzaron el año con un incremento de 30 por ciento, de acuerdo con datos oficiales, con lo que continúa la tendencia al alza, la cual se intensificó a inicios del año pasado como consecuencia de la crisis que provocó la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con Abraham Vela, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), durante enero los trabajadores retiraron mil 630 millones de pesos, cifra superior a los mil 252 millones de presos registrados en el mismo mes de 2020.

En el 2020, tras el aumento del desempleo formal por la pandemia y la recesión económica en México, un millón 709 mil 437 ex trabajadores realizaron retiros parciales por desempleo de sus Afores, por un monto récord de 20 mil 60 millones de pesos en el 2020, lo que representó un incremento promedio anual de 61.3 por ciento en términos reales, informó la Consar.

En este contexto, miles de individuos han solicitado recursos de su ahorro para el retiro y se prevé que esta práctica continúe durante los siguientes meses. 

No obstante, expertos aseguran que esto puede mermar considerablemente su pensión en el futuro.

La suma de dinero que las personas reciben como ayuda para enfrentar la situación de desempleo no es alta, pues únicamente pueden retirar, cada cinco años, montos que van desde 30 hasta 90 días de salarios mínimos vigentes. Considerando que actualmente los patrones están obligados a pagar al menos 123.22 pesos por los servicios del trabajador, la suma equivaldría a recibir entre 3,696 y 11,089 pesos.

Es aquí cuando valdría la pena analizar si es realmente necesario hacer un retiro del afore ya que en el futuro, dichos retiros podrían tener un impacto negativo en las semanas de cotización con las que cuenta el trabajador en su fondo de pensión.

Retirar recursos del fondo de ahorro del trabajador puede ocasionar bajas significativas en el monto de la pensión en el momento de la jubilación, de acuerdo con los especialistas. Este impacto se debe a los intereses que dejan de percibirse sobre este dinero, además de las semanas de cotización que se descontarían.

Aunque es bien sabido que se seguirán efectuando estos retiros debido a la escasez de liquidez por parte de las personas que se quedaron sin trabajo, sería de suma importancia que consideremos otras herramientas financieras que pudieran ayudarnos con los gastos que se nos presentan, antes de afectar los fondos de retiro.

Aunque se trata de un derecho de los empleados, es importante conocer que este retiro implicará desventajas a largo plazo. Retirar esos recursos no es para tomarse a la ligera: se trata del dinero que has ahorrado en meses o años de trabajo y que, si bien puede ayudarte a librar una mala racha, es una decisión que debes tomar como última alternativa.




Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!