En los últimos años han surgido multitud de nuevos modelos de financiación para ideas de negocio, que se suman a las clásicas como los préstamos y créditos de bancos y cajas de ahorro. En este artículo, conoceremos qué es el Crowdinvesting y cuáles son sus características y ventajas. 

¿Qué es el crowdinvesting?

 

Crowdinvesting: Qué es

El crowdinvesting es un modelo financiero de negocios, que proviene de las palabras inglesas "Crowd" (multitud) e "Investing" (invertir). 

Así pues, el crowdinvesting, también conocido como equity-based crowdfunding crowdfunding de inversión, se podría definir como una modalidad de financiación participativa (crowdfunding), en la que una multitud de inversores entregan dinero, a través de una plataforma de Internet, a una empresa o idea de proyecto empresarial, a cambio de participar en su capital, estando ligada la rentabilidad de la inversión al éxito futuro de la compañía. 

Entre las características del crowdinvesting, podemos destacar:

  • El crowdinvesting está previsto, fundamentalmente, para empresas de reciente creación o startups
  • Se trata, generalmente, de inversiones a largo plazo y conlleva riesgos, ya que la rentabilidad de la inversión dependerá del éxito o no del proyecto. 
  • Se ofrece la participación en el capital de una empresa como contraprestación a la aportación inicial de los inversionistas. 

 

Crowdinvesting: Ventajas

Además de conocer qué es el equity crowdfunding, también es importante conocer cuáles son sus beneficios. Entre las principales ventajas del crowdinvesting, destacamos las siguientes:

  • Es un recurso de gran utilidad para empresas pequeñas y startups, que necesitan financiación para poner en marcha sus proyectos y que no pueden o no quieren acceder a los préstamos de la banca tradicional, por las duras trabas y estrictas condiciones que éstos exigen. 
  • Cualquiera puede invertir. El crowdinvesting es una forma interesante de introducirse en el mundo de la inversión. No es necesario ser profesional ni experto en la materia, sino que cualquiera puede participar en empresas con potencial y convertirse en socio. 
  • El funcionamiento es muy sencillo, generalmente todo se lleva a cabo de forma online. 
  • Al poder invertir pequeñas cantidades de dinero en cada proyecto, es posible diversificar la cartera de inversión en diferentes proyectos con distintos plazos y riesgos, reduciendo o evitando, en la medida de lo posible, el riesgo de pérdida. 

 

Diferencias entre Crowdinvesting y Crowdfunding

Muchas personas confunden los conceptos de Crowdinvesting Crowdfunding. Aunque ambos se tratan de modelos de financiamiento colectivo, en el caso del crowdfunding el inversionista recibe una recompensa, generalmente en especie, del proyecto en el que se está participando.

En cambio, en el caso del crowdinvesting, el inversionista recibe directamente, a cambio de su inversión, participaciones de la empresa que está desarrollando el proyecto, convirtiéndose, de esta forma, en socio de la empresa. Así, la rentabilidad económica del proyecto se obtendrá vía dividendos o vendiendo las participaciones, en un futuro, a un precio mayor al invertido. 

 

¿Cómo invertir en proyectos de Crowdinvesting?

Invertir en un proyecto de Crowdinvesting es, como adelantábamos anteriormente, muy sencillo. Se realiza de forma online y mediante una plataforma. Los pasos a seguir, generalmente, son los siguientes:

  • Lo primero es que la empresa o startup proceda a publicar su proyecto.
  • A continuación, el espacio web procede a analizar la propuesta para llegar a descubrir si puede ser un proyecto viable. De considerar que sí lo es y que puede resultar interesante para sus inversores, lo aprueba y pasa a publicarlo en su espacio para que sea visible para los potenciales inversionistas. 
  • El siguiente paso es que los usuarios de la plataforma conozcan el proyecto. Así, las personas que decidan apostar por él, aportarán una cantidad económica y se convertirán en inversores, aceptando los correspondientes acuerdos de participación establecidos. 
  • Por último, cuando la startup logre reunir todo el dinero que necesitaba para llevar adelante el proyecto, contactará con todos sus inversores y se suscribirán los correspondientes contratos de participación. Por el contrario, si en el tiempo establecido no se logra el objetivo de recaudación, no se llevará a cabo el proyecto y se devolverá el dinero aportado a los inversores. 

Un ejemplo de este tipo de plataformas de crowdinvesting es Sesocio.com, que permite a sus usuarios invertir en el proyecto de su preferencia sin importar cuan mínima es su inversión, ya que, no existe monto mínimo para invertir.

Además, Sesocio cuenta, como aspecto diferenciador de otras plataformas, con un mercado de Trading, que permite negociar tokens de proyectos para poder salir de la inversión en el momento que se desee. 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar