México aprovecha los bajos precios de las empresas españolas

México aprovecha los bajos precios de las empresas españolas

Inversionistas mexicanos empezaron su particular ronda de compras debido a las “ofertas” en España. Sabiendo que es un buen momento para invertir en la Península Ibérica, las grandes empresas e inversionistas de México aprovechan todas las oportunidades que se presentan en los sectores financieros, de transportes, alimentación y petroleros.

México aprovecha de invertir en España

Por ejemplo, Autobuses ADO adquirió la empresa Avanza; Sigma Alimentos, propiedad del gran conglomerado de empresas Alfa, compró recientemente Campofrío junto con la china WH; y el multimillonario David Martínez, junto con el banquero colombiano Jaime Gilinski, se hizo con el 10 por ciento del capital de Banco Sabadell.

Eso, a parte de otras importantes familias mexicanas, como los Del Valle y su caza del 6 por ciento del capital de Banco Popular o recientemente la confirmación de Liberbank por el interés de inversores mexicanos en adquirir el 5 por ciento del capital en la próxima ampliación.

 

Tomando ejemplo de la banca mexicana

La atracción de los inversores mexicanos por el sector financiero español es creciente debido a la idea general de que existen muchas probabilidades de rentabilizar la inversión. Los inversionistas toman como ejemplo la resurrección y reinvención de la banca en México tras la crisis de 1994 por la falta de reservas internacionales y una serie de políticas desacertadas. Hoy en día el sector bancario mexicano aporta altos rendimientos a los inversores.

La luz verde de salida se inició con Bimbo, cuando decidió comprar el negocio de Sara Lee en España y Portugal por 115 millones de euros, operación que incluía la propia marca Bimbo y otras tres como Martínez, Ortíz y Silueta. Desde ese momento, México ha consolidado como el principal inversor latinoamericano en tierras españolas y, lo más importante, consiguiendo poner fácilmente de su lado la balanza comercial.

Desde el segundo semestre de 2013, España ha exportado a México por bienes y servicios un importe de 2.497 millones de euros, mientras que en el mismo período las importaciones alcanzan los 4.224 millones. Es decir, la balanza comercial que presentan México y España es favorable para el primero de ellos, ya que el país mexicano se ha convertido en el principal proveedor de petróleo a España.

México consolida su "recuperación"

Según datos del ICEX, México fue el país latinoamericano más perjudicado por la crisis de 2009 debido a su dependencia económica con los Estados Unidos como por factores internos y fiscales que no lograron incentivar la economía. Durante este período de tiempo, el PIB se desplomó un 6,50 por ciento, la mayor caída en décadas, pero a finales de 2009 y durante todo el año siguiente, el crecimiento de las actividades industriales en Estados Unidos recuperaron las exportaciones mexicanas, permitiéndoles crecer entre 2011 y 2012, un 3,90 por ciento.

Las previsiones del Gobierno de México para este año sitúan un incremento de las exportaciones entre un 3-4 por ciento, señales de que la recuperación económica del país se ha consolidado.

Entre toda esta oleada de inversiones destaca el intento de entrar en Repsol, hecho que se ha producido en ocasiones anteriores saldándose siempre con fracasos. La próxima visita del presidente Enrique Peña Nieto en junio servirá para relajar las tensiones de este asunto, que se había convertido en un punto incómodo para ambas partes. Aun así, el Gobierno mexicano amenaza con vender el 9 por ciento del capital que posee de Repsol, como medida de presión para conseguir un acuerdo.

¡Sé el primero en comentar!