Los inversionistas mexicanos en busca de la rentabilidad española

Los inversionistas mexicanos en busca de la rentabilidad española

Ante la baja rentabilidad del mercado local, los inversionistas mexicanos van en busca de rentabilidades más atractivas en los mercados y apuestan por los mercados de EEUU y en España ya que las multinacionales latinoamericanas están viviendo un fuerte proceso de internacionalización. La fase de internacionalización de este tipo de empresas, en primer lugar miró hacia Estados Unidos, pero ahora mira hacia Europa por los bajos precios de las empresas, en concreto de las españolas.

inversionistas mexicanos

México conquista el mercado español

Concretamente, durante estos últimos años, la cifra de inversión directa procendente de México en el mercado español ha subido más de un 1.300%. El año 2010, los inversionistas mexicanos invertían 34 millones de euros en el mercado español, mientras que en el 2013, esta inversión subia hasta los 487 millones de euros (según datos del Ministerio de Economía de España).

En 2014 estos datos serán superados, ya que se tendrá en cuenta las últimas operaciones realizaras por compañías mexicanas en España, como por ejemplo la compra del grupo de alimentación Campofrío por parte de Sigma Alimentos.

 

Cambios en las tendencias

Hace unas décadas, las grandes empresas españolas con la intención de expandir sus negocios e internacionalizarse, iniciaron su camino en el exterior y muchas de ellas lo hicieron en Latinoamérica por los lazos culturales que les unían y la lengua hispana.
 
Esta fase de expansión se dio entre los años 1993 y 2000, y buen ejemplo de ello fue la internacionalización de grandes compañías como Telefónica o Banco Santander. 
 
A partir de 21013, se ve un cambio en las tendencias que confirma que los inversionistas mexicanos apostaron por buscar nuevas oportunidades y rentabilidad en España, superando por primera vez las inversiones hispanas en esa región. Esto se debe a que las empresas mexicanas, tras varios años de crecimiento interno, han decidido internacionalizarse dirigir sus miradas primero a España, donde existen una serie de factores muy positivos para sus inversores, además de una relación precio/valor inmejorable. Los empresarios y directivos mexicanos se sienten cómodos invirtiendo en España.
 
México está aprovechando esta circunstancia para tomar posiciones en un mercado que no sólo es interesante por sus precios, sino que además España sirve de canalizador para otras inversiones en Europa.
 

Ejemplos de oportunidades españolas aprovechadas por inversores mexicanos:

  • Bimbo, con la compra del negocio de Sara Lee en España y Portugal por 115 millones de euros.
  • La reciente compra del 60% del grupo de alimentación Campofrío por parte de Sigma Alimentos.
  • La empresa de transportes mexicana Grupo ADO ha comprado la compañía de transporte por carretera Avanza.
  • Recientes entradas de familias mexicanas en el accionariado de bancos españoles, como Carlos Slim entrando en el capital de CaixaBank, o David Martínez con el 5% de Banco Sabadell, la familia Del Valle, propietaria del grupo químico Mexichem, ha adquirido el 6% de Banco Popular... 
 
Este tipo de inversiones responden a una cuestión de precio y rentabilidad, los inversionistas mexicanos van en busca de oportunidades en España que les acerquen al mercado europeo para así diversificar su posicionamiento geográfico. España se sitúa como el mejor puente de entrada a la Unión Europea.
 
¿Será esta una tendencia que se mantendrá en el tiempo y de forma multisectorial?
¡Sé el primero en comentar!