Consejos para jóvenes emprendedores en México

Consejos para jóvenes emprendedores en México

Emprender no es una moda, lo digo porque en la actualidad el tema se escucha cada vez más y más y podría entenderse como algo así. Sabemos que en la mayoría de las universidades privadas de México enseñan a los alumnos cultura emprendedora, en contraste en las escuelas públicas (en su mayoría) los alumnos se preparan para emplearse, pero ¿eso basta para ser un emprendedor? A continuación veamos una serie de consejos para aquellos jóvenes que quieren ser emprendedores en México.

 

Antes de seguir me gustaría aclarar algo que he podido comprobar desde hace un buen tiempo: ser emprendedor no se resume solamente a dinero y negocios, de hecho diría que no es su aspecto más importante. Obviamente es el resultado, pero no se llega a él teniéndolo en la mente como meta principal. Un emprendedor que se convierte en un empresario eficiente es el resultado de un estilo de vida que ya se tiene o que también se puede adquirir.

 

                                                                                       Consejos para jóvenes emprendedores en México

 

 

 Descarga nuestra guía para emprendedores: >>> Podrás consultar todas tus dudas sobre cómo crear tu negocio...

 

Consejos para jóvenes emprendedores en México

Dicho lo anterior, veamos algunas de las características que tiene un buen emprendedor:

  1. Saber lidiar con el fracaso en su vida personal. Cuando decides abandonar la “comodidad” de un sueldo seguro para autoemplearte o tener tu independencia financiera la incertidumbre es cosa de todos los días, así que hay que aprender a convivir con ella.

 

  1. Esto ya parece cliché pero es una gran verdad: busca lo que te apasiona y dedícate a ello, ¿por qué? pues porque si quieres dedicarte a “una actividad que es muy lucrativa” generalmente no resulta tan bien porque el emprendedor dedica (por gusto) mucho tiempo a su actividad porque es algo que le gusta hacer; en cambio si “debe” dedicarse a lo que sea que haga porque le deja buen dinero y no porque le gusta n será capaz de ver los detalles del negocio y ello puede representar potenciales problemas. El talento y la creatividad fluyen cuando hacemos lo que realmente nos gusta, para lo que tenemos vocación.

 

  1. Sé un líder, no seas un jefe. Un líder es alguien que te enseña a hacer las cosas, que comparte lo que sabe y que impulsa a su gente, que se ensucia las manos con ellos, es quien se conecta con su equipo, quien saca la cara por ellos y los motiva. Ello genera un buen ambiente de trabajo que produce mejores resultados.

 

  1. Este punto contrasta con el anterior: Establece una cultura y método de trabajo. El ser flexible y empático con tus compañeros o personal ayuda a fortalecer el ambiente laboral, pero ello no debe comprometer los resultados.

 

  1. Recompensa y reconoce a tu gente: Comparte los éxitos de la empresa y hazles sentir que se debe a ellos. Cuando algo marche mal exponlo también. Identifica los puntos flacos de la empresa o el personal y conviértelos en oportunidades. Ello suele inspirar a los demás.

 

  1. Sé humilde: Las oportunidades de negocios a veces llegan con quien menos nos hubiéramos imaginado, por ello hay que ser abiertos y atentos con todos los clientes, nunca sabemos si podría convertirse en un buen proveedor.

 

  1. Acepta ayuda y aprende a pedirla. Es primordial aceptar tus errores y de inmediato hacer el control de daños. Aprende a escuchar consejos de los demás pues ellos tienen otra visión a la tuya y seguro te puede aportar algo.

 

  1. Debes verte profesional: el hecho de tener un negocio propio no quiere decir que no debas tener al día tus herramientas de trabajo, y conocer las áreas de tu negocio así como información sobre el mercado. Cuida tu imagen, ello hablará bien de ti con tus clientes.

 

  1. Cuida a tus clientes. La mejor publicidad es de boca en coca, y cada cliente satisfecho atrae a siete más. Diseña programas que te ayuden a mantenerte en contacto con ellos.

 

  1. Aprende a separar laboral y lo personal. Si tienes buenos amigos en el trabajo no te confundas y no dejes que ello influya en tu profesionalismo. Cuando emprendemos con vicios nuestro negocio, ellos van creciendo junto con la empresa.

 

  1. Protégete, protégete, protégete: una empresa significa un patrimonio, inversión, tiempo y esfuerzo dedicados, así que profundiza en todo el aspecto legal de tu empresa, incluidos el pago de impuestos, elaboración de contratos, etcétera.

 

 

¡Sé el primero en comentar!