¿Deberíamos tomar una siesta durante la jornada laboral?

¿Deberíamos tomar una siesta durante la jornada laboral?

 

¿Dormir durante el horario laboral? No parece un tema a considerar en casi la totalidad de los lugares laborales en México, pero tal vez se podría reconsiderar el tema, el que nos tomemos un descanso podría hacernos más productivos. Veamos.

 

Siesta

 

¿Deberíamos tomar una siesta durante la jornada laboral?

 

Existen algunos estudios que sugieren que dormir podría ser beneficioso. La Universidad de Michigan realizó un estudio en 2015 que demostró que tomar una siesta de entre 20 y 60 minutos durante la jornada tendría efectos benéficos, es decir, se elevaría la productividad.

 

En el estudio, los participantes tomaron una siesta y la suspendieron antes de llegar a la fase de sueño profundo. Una vez que despertaron, resolvieron algunos cuestionarios y realizaron varias actividades. El resultado fue alentador, quienes habían dormido ejecutaron sus actividades más rápido, tuvieron más aciertos y elevaron su disposición.

 

Otros datos tomados de una investigación que publicó Journal of Sleep Research, tuvieron como resultado que quienes tomaron una siesta corta, elevaron su nivel de aprendizaje, su memoria e incluso su estado de ánimo, disminuyeron la ansiedad y el estrés, el estudio va más allá del campo laboral, quienes fueron parte del estudio fortalecieron su sistema inmune.

 

Los mexicanos habituados al comúnmente llamado “mal del puerco” después de la comida, podrían tener una opción en tomar una siesta, de acuerdo a la Dra. Dautivich de la Fundación Nacional del Sueño (EEUU) sostuvo que tomar una siesta es clave para vencer el temible déficit de energía de la tarde.

 

Hace poco tiempo al entrar a las oficinas de Google en México me sorprendí por los lugares detalladamente adaptados para que los empleados tomaran una siesta, la reflexión fue: Si en una de las empresas más productivas del planeta procuran que los empleados lo hagan, entonces, qué estamos esperando. Lo cierto es que no sólo es el lugar para recostarse y pasar unos momentos de descanzo antes de seguir la jornada laboral, se requiere una cultura en la empresa enfocada a la confianza y el compromiso.

 

Si es posible que tomes una siesta, aquí algunos tips:

  • Aprovecha tu hora de comida.
  • Desconéctate del celular, pero puedes programar tu alarma para que te despierte, de 20 a 30 minutos serán suficientes.
  • Si no hay un lugar adaptado para tomar la siesta y hay mucho ruido, puedes ponerte unos audífonos y elegir alguna playlist con música relajante.
¡Sé el primero en comentar!