¿La cuesta de Enero?, No. ¡La cuesta de verano!

¿La cuesta de Enero?, No. ¡La cuesta de verano!

Administrar de forma eficiente las deudas en las familias mexicanas se está convirtiendo en una prioridad. En muchos casos los niveles de endeudamiento personales terminan quebrando las economía familiar, de acuerdo a Resuelve tu Deuda, una deficiente administración financiera es una causa del endeudamiento entre los mexicanos, en palabras de Juan Pablo Zorrilla, director general de la reparadora de crédito es indispensable llevar siempre un control en los presupuestos, pero muy puntualmente en situaciones donde se podría perder el control de los gastos, tales como las vacaciones de verano.

Deudas vacaciones, Rankia

¿La cuesta de Enero?, No. ¡La cuesta de verano!

 

De acuerdo con datos del Barómetro Internacional de Verano, en México tenemos un tema a tratar, somos uno de los países que más dinero gastan durante esta época del año, ¿Cuánto dinero representa?, pues muy significativa cantidad de 60 por ciento para cubrir gastos destinados a vacacionar. Los mexicanos le invertimos dinero a las vacaciones de verano, el 30% de los connacionales gastarán alrededor de 4 mil pesos (en promedio) y 6% de los mexicanos que saldrán a vacacionar utilizarán entre $16,000 y $20,000 para darle vuelo a la hilacha.

 

El clima es ideal, el calor invita a asolearse al borde de una alberca, caminar tomado de la mano junto a la pareja y terminar la noche en algún bar. El verano, el periodo de inactividad escolar, todo suma para hacer el esfuerzo y salir de vacaciones, pero ¿Al precio que sea?, para la mayoría de los mexicanos el ahorro sigue siendo la principal opción para financiar las vacaciones veraniegas (Con más del 50% de los encuestados), pero el crédito ocupa un 19% de las preferencias para vacacionar.

 

De acuerdo a Zorrilla, existen varias recomendaciones para evitar que las vacaciones se conviertan en una pesada cuesta de verano.

 

Aprovecha el tiempo a tu favor.

 

Utiliza el tiempo para programar y presupuestar tus gastos. Planear con poca anticipación tus vacaciones harán que tus gastos aumenten.

 

No salgas de viaje sin un presupuesto.

 

Utiliza la regla 70-30: Esto significa que 70% de tus ingresos para cubrir los gastos básicos como vivienda, salud, educación y transporte, mientras que el restante será para el pago de deudas, entretenimiento y ahorro.

 

Utiliza promociones en tus tarjetas.

 

Millas en vuelos, descuentos en hoteles o paquetes de viaje, todo ahorro suma para abaratar los costos.

 

Prevé los meses siguientes.

 

Cuando regreses de vacacionar lo que debías seguirá ahí, más lo que te hayas endeudado durante tu viaje. Así que piensa en que los meses posteriores a tu viaje no deben de representar una “cruda financiera”.

 

Y tú, ¿Qué harás para no sufrir la cuesta de verano?

 

¡Sé el primero en comentar!