Rankia México
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Mejores Opiniones México
Las mejores opiniones sobre empresas, productos y mercados financieros mexicanos
Mejora tu formación y conoce a los expertos de la industria

Invierte más en el preescolar que en la Universidad de tus hijos

A medio mundo le importa un seguro educativo para garantizar la universidad de los hijos, pero ¿qué pensarías si te dijeran que a tus hijos les irá mejor económicamente si procuras darles una buenísima educación preescolar? Seguro creerías que es una locura de esas que alguien se inventa porque en realidad quiere venderte un curso o una charla como las que abundan tanto hoy en día, pero ¿pensarías diferente si te digo que quien propone esto es un Premio Nobel de Economía entre otros especialistas?

james heckman

James Heckman es un economista y profesor de la Universidad de Chicago, era alguien totalmente desconocido hasta que una investigación centrada en la importancia de la educación temprana como estrategia para fortalecer la economía y para disminuir la delincuencia lo hizo visible, porque gracias a ese trabajo ganó el Premio Nobel de Economía en el año 2000.

 

La ONU reconoce que los primeros años de cada persona constituyen la etapa que más tiene influencia en nuestra vida porque en esos primeros años es cuando se sientan las bases de lo que seremos como adultos, ese es el momento ideal en el cual se adquieren los valores y los principios (ojo, no son lo mismo) que determinarán nuestra conducta en el plano individual y en el social.

 

Desde el nacimiento hasta los 5 años, las personas adquieren las herramientas para que de adultos sean independientes, autosuficientes y con criterios de actuación propios. Esa es la importancia de esta etapa, por ello la educación inicial no debe verse como una obligación, como “algo que no importa” o como un simple requisito inicial para luego ir “a la educación de verdad”, esa que “sí contribuye” a la vida laboral o profesional. La educación preescolar va mucho más allá y sus impactos son realmente trascendentales.

 

¿Y qué tiene qué ver una buena educación preescolar con la prosperidad económica?

Básicamente, en la primera infancia (0 a 5 años) se logran las habilidades capaces de sacar a la gente de la pobreza, ¿por qué? porque en esta edad el cerebro es más maleable, por lo tanto es el periodo perfecto para la formación, es la etapa en la que más se le debe proveer a los pequeños de incentivos, de habilidades cognitivas y de personalidad tales como:

 

  • Atención.
  • Motivación.
  • Autocontrol.
  • Socialización.

 

En general las herramientas anteriores son necesarias para la vida, pero el profesor Heckman comprobó que además abonan al éxito en la escuela, en la salud y en la profesión, al grado que una de las conclusiones de su investigación asegura que el retorno financiero por cada dólar gastado en la educación preescolar de los niños es de los más altos (de entre 7 y 10% al año), por lo tanto invertir durante los primeros años de vida resulta eficaz para el crecimiento económico.

Invierte más en el preescolar que en la Universidad de tus hijos

¿Cómo se llegó a esta conclusión?

En el año 1962 se hizo un experimento social en Michigan, Estados Unidos, con 123 alumnos, todos de una misma escuela, lo que se hizo fue separarlos en dos grupos, uno de 58 niños y el otro de 65, al primero se le dio una educación preescolar con alta calidad, al segundo grupo (al de 65) no se le otorgó la misma calidad educativa. La idea era probar que una educación infantil “de calidad” contribuiría al éxito en la escuela y en la vida.

 

Sin embargo el experimento no prosperó como se deseaba y así quedó, pero en el año 2000 el profesor James lo revisó y encontró que ese ejercicio no había tenido éxito porque se enfocó al coeficiente intelectual (CI) de los participantes y todos tenían prácticamente el mismo, pues el CI de los integrantes del proyecto era igual al de los no participantes, entonces el profesor y sus colaboradores retomaron el estudio y analizaron los datos desde otro ángulo.

 

Fue así como decidieron dejar de lado el CI de la investigación inicial y se concentraron en las habilidades sociales y emocionales que los participantes demostraron años después ya de adultos, descubrieron que en realidad el experimento inicial fue más exitoso de lo que sus creadores imaginaron, pues los participantes aumentaron sus probabilidades para obtener un empleo pues desarrollaron habilidades ejecutivas, de planificación, de interacción, de cumplimiento de tareas, en seguimiento de instrucciones; incluso redujeron la posibilidad de cometer actos criminales. El análisis final concluyó que el retorno de la inversión por esta educación es mayor, el desempeño profesional es más eficiente y hasta bajan los costos en regularizaciones escolares, la salud y en gastos para el sistema penal.

 

 

¿Qué descubrieron los investigadores en el experimento?

Que estos niños estuvieron expuestos a:

 

  • Grupos pequeños.
  • Mucha atención
  • Mucha orientación.
  • Muchos estímulos.
  • Los maestros los llevaban al zoológico, al parque y hacían muchos juegos.
  • Lo pequeños tuvieron mucha interacción con sus pares.

 

El programa funcionó y fue un éxito (aunque sus creadores no lo supieron) precisamente por todo lo anterior, y enfatizó lo importante que es la vida doméstica en la formación de las personas, demostrando que el precio que se paga por una educación así no es tan alto comparado con el enorme retorno individual y social que se obtiene.

 

Para que no haya duda, esto mismo se ha investigado en otros países y los resultados son prácticamente los mismos: si hay desigualdad en los primeros años de vida, esta continúa en las etapas de desarrollo posteriores, de modo que se refuerza esta idea de que los primeros años en la vida de las personas son muy importantes, pues en ellos se construyen los cimientos de las habilidades que servirán para la vida adulta. Por ello la educación preescolar debe incluir esta calidad.

 

 

“Es preferible invertir en la educación preescolar y la básica, para que la superior salga gratis”

 

En México, la doctora en neurociencias Avril Nuche Bricaire coincide plenamente en que los beneficios de una educación preescolar así traen grandes satisfacciones individuales y sociales:

 

“Mientras más inviertas en la estimulación de los niños antes de los primeros periodos críticos (a los 3, 6 y 9 meses; al año, a los 3, a los 5 o a los 6), más podrías prevenir problemas futuros”.

 

La doctora Nuche asegura que una gran cantidad de problemas de aprendizaje podrían evitarse si se invirtiera en una educación inicial y preescolar adecuada, de hecho ella está en desacuerdo con los métodos donde enseñan a los niños a leer y a escribir a partir de los cuatro años, pues considera que no hay que enfocarse a lo académico en esta etapa. Ella recomienda que a esta edad un buen centro educativo debe enfocarse en:

 

  • La psicomotricidad.
  • La socialización.
  • La educación con empatía.
  • El control corporal.
  • La capacidad de inhibición.
  • Ayudarles a organizar los procesos básicos.
  • Que los niños entiendan la estructura del mundo desde lo empírico.
  • Que se puedan comunicar.
  • Que aprendan a pensar.
  • Que aprendan a razonar.

 

La especialista en neurociencias por la Universidad Nacional Autónoma de México asegura que teniendo las herramientas anteriores, los pequeños aprenderán a leer y a calcular sin problemas, porque los elementos anteriores son conocidos como “prerrequisitos cognitivos”, algo que sin lugar a dudas contribuirá a la vida profesional de quien los haya obtenido a edades tempranas.

Invierte más en el preescolar que en la Universidad de tus hijos

Incluso asegura que “es preferible invertir en la educación preescolar y la básica, para que la superior salga gratis”, pues cuando se ha llevado un desarrollo de este tipo es muy probable que los estudiantes puedan obtener un lugar en una escuela pública o logren una beca en una privada.

 

Por último no hay que olvidar que en una educación preescolar de calidad es igualmente importante lo siguiente:

 

  • Que los padres acompañen a los pequeños en este proceso.
  • Una alimentación y nutrición adecuadas.
  • Ambientes participativos donde predomine la igualdad, el respeto, la solidaridad y la convivencia.
  • El juego como herramienta de representación y comprensión de la realidad.
  • Fomentar el compromiso social así como la participación comunitaria.

 

 

¿Cómo elegir una escuela para los niños que enseñe estas habilidades?

La doctora Nuche es contundente en su respuesta: “las no tradicionales”, “las que se enfoquen en la socialización y la psicomotricidad. Más clases de baile y menos libros”. Ella recomienda las escuelas activas, las de sistema Montessori o humanistas, pues “es la etapa más importante para la cognición de un ser humano”.

 

Lo expuesto anteriormente por los académicos es desafiante, pues propone cambiar la forma de pensar y de entender a la educación preescolar, pues todavía es vista como “la que no importa", como un requisito o hasta un mal necesario al fin que el niño/a “ya después aprenderá” en la escuela. Es un error pensar que “la educación formal” es la que crea las habilidades que sacarán a las personas de la pobreza, la que les ayudará a hacer sus vidas exitosas, pues de acuerdo a estas investigaciones, hay que invertir más tiempo y dinero en el preescolar en lugar de reservarlo para la universidad de los hijos.

 

 

 

 

[MANUAL] Manual de trading

¿Buscas mejorar tu formación? Descarga de forma gratuita el manual para aprender a hacer movimientos en el mercado financiero, incluso si nunca ha operado.

Descargar ahora