Los impactos económicos del Coronavirus

Todo indica que el coronavirus, con cerca de 100 mil infectados a inicios de marzo 2020 y con una tasa de mortalidad de 3.4%, va a tener un mayor impacto económico que la influenza H1N1, que infectó a poco más de 1.6 millones de personas en el mundo y tuvo una tasa de mortalidad del 17.4%.

Los impactos económicos del Coronavirus

La aparición del coronavirus provocó que por varios días se suspendiera la actividad económica en una buena parte de China y otros países asiáticos.  Esto va a provocar que la economía China crezca a una tasa menor a la de años pasados, particularmente durante el primer trimestre. La economía China representa alrededor del 20% del PIB mundial y contribuye con 1 punto de los 3 que ha crecido el PIB mundial en los últimos años.  Ante la desaceleración de China, se estima que en 2020 el PIB mundial crezca alrededor del 2.5%, que contrasta con el 3% del año pasado.  

 

El menor crecimiento de China va a provocar que disminuyan sus importaciones, afectando particularmente a las materias primas, las cuales disminuirán de precio durante el primer semestre.  Se reducirá el comercio internacional y se presentará una baja en el crecimiento del PIB de la mayoría de los países.

 

Sin embargo, el problema económico no se reduce solamente a una baja en la demanda de bienes y servicios a nivel mundial, su complejidad es mayor porque va a afectar las cadenas productivas mundiales.  A diferencia de hace 10 años ahora los procesos productivos están más integrados mundialmente. Se estima que existen alrededor de 5 millones de empresas que utilizan insumos chinos, por lo que una suspensión en la producción de bienes en China tiene un impacto muy grande en la cadena de suministro de bienes en todo el mundo. 

 

Al retrasarse la producción de componentes de bienes que se producen en China, como por ejemplo partes de los teléfonos celulares, va a provocar que no estén disponibles a tiempo los bienes finales, el teléfono celular.  Esto implica que además de la disminución de la demanda por los bienes finales también va a reducirse la disponibilidad de los mismos. Este fenómeno se va a presentar en diversas industrias, como la electrónica, la de autopartes, la farmacéutica, etc. 

 

Para compensar el efecto negativo del coronavirus sobre la demanda se puede disminuir la tasa de interés, como ya está sucediendo, y aumentar el gasto del gobierno, como seguramente observaremos en el corto plazo.  Sin embargo, no hay herramientas económicas para resolver los problemas en la cadena de suministro. Las empresas, tanto las fabricantes de los componentes, como las de los bienes finales, tendrán que trabajar turnos extras para poder cumplir con sus compromisos de entrega, lo que provocará incremento en los costos.  En un escenario de baja en la demanda es muy difícil transmitir totalmente el incremento en costos a los consumidores, por lo que las utilidades de las empresas, a lo largo de toda la cadena de producción, disminuirán.

 

En conclusión, la economía mundial va a crecer menos que en años anteriores, las materias primas y las actividades relacionadas con el turismo serán de los sectores más afectados, se presentarán problemas en las cadenas de producción de la mayoría de los sectores, aumentando los costos de producción, disminuyendo las utilidades de las empresas y con mayor inflación a nivel mundial.

¡Sé el primero en comentar!