¿Gobierno mexicano vs energías renovables?

Los cambios en materia de regulaciones energéticas en México se están sucediendo y esto está causando controversia entre los diferentes jugadores en el sector. El viernes pasado la secretaría de Energía publicó nuevas reglas. Estas regulaciones no fueron sometidas a un meticuloso proceso de investigación obligatorio que tuvo que realizar la Comisión Nacional para el Mejoramiento Regulatorio. El resultado es que varios participantes privados vinculados a las energías renovables han levantado la voz pidiendo a la administración actual que reconsidere la medidas adoptadas.

 

¿Gobierno mexicano vs energías renovables?

 

Básicamente las reglas buscan otorgarle a la Secretaría de Energía un papel más importante para decidir quién podrá participar en la generación de electricidad, es decir cuánto y dónde producir. La reforma energética de 2014 se contrapuntea con esta decisión, puesto que se buscaba con la reforma anterior que el sector se abriera a la generación de electricidad por parte de la iniciativa privada, promoviendo con énfasis las energías renovables. Lo cierto es que las reglas que está imponiendo el gobierno de López Obrador impondrá obstáculos y limitaciones regulatorias a los operadores de energías renovables. Una de las limitantes es la cantidad de nuevas licencias que se otorgarán en el futuro y las restricciones para la existencia de energías renovables en zonas donde existe congestión de energía en un contexto de suministro.

 

La Secretaría de Energía ha justificado los cambios en las reglas como resultado de un impacto del Coronavirus en la demanda de energía. La interrupción de la demanda debe ser satisfecha por fuentes de de suministro que tengan como características: estabilidad y predictibilidad. Argumentan que la naturaleza intermitente de las energías renovables aumenta los costos en la producción de electricidad por la Comisión Federal de Electricidad, además de que las autoridades alegan que no someten las nuevas reglas al escrutinio regulatorio porque no imponen nuevos costos a las empresas privadas que ya operan en sector renovable.

 

Este encontronaso representa un golpe a la confianza en la iniciativa privada y en muchos ciudadanos que ven con buenos ojos el impulso hacia las energías amigables con el medio ambiente.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar