Cómo ahorrar para comprar tu casa propia

Es sabido que pasan los años y la educación financiera en México no mejora. Los conocimientos que tiene la población actualmente en esta materia son prácticamente los mismos de hace 10 años. A pesar de los esfuerzos que ha hecho la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) con sus talleres y cursos para nutrirlos, la realidad es que los resultados no han mejorado y estos conocimientos son esenciales para, entre otras cosas, obtener bienes duraderos. Esta vez te explicaremos cómo puedes elaborar un plan para ahorrar y hacerte de tu casa propia.

 

Ahorro comprar casa

Hace unos días mirando el Twitter de Cooltura Financiera, mencionaba de una manera muy breve y clara la realidad en torno al dinero prestado o a crédito:

 

“El dinero prestado es carísimo y mientras más largo el plazo, más gastarás en intereses... Hazte una pregunta, si hay quienes pueden pagar 400 mil pesos de puros intereses en un lapso de 5 años, ¿por qué a muchos les parece difícil ahorrar 400 mil pesos en el mismo tiempo?”

 

Lo anterior es toda una realidad, no es imposible lograr algo así, se necesita disciplina financiera y por ejemplo para comprar un bien duradero como una casa o ahorrar para la tercera edad entre más pronto comencemos a hacerlo es mejor (de hecho el momento ideal para comenzar a ahorrar para el retiro es desde que empezamos a trabajar), sin embargo en nuestra distribución del dinero casi nunca contemplamos el ahorro y eso es lo que no nos deja adquirir las cosas importantes de la vida.

 

Dicho lo anterior, te propondremos una idea, regla o plan (puedes llamarlo como quieras) que te permitirá hacer un ahorro importante para comprar tu casa propia. Principalmente se trata de una guía que ayuda a organizar tus finanzas personales.

 

Regla 50/30/20

Se trata de una propuesta o sugerencia de la Condusef, pero antes de llevar a cabo esta regla debes realizar previamente otra que seguramente has escuchado hasta el cansancio y es identifica tus gastos. Para hacerlo hay dos maneras:

 

Gastos corrientes o gastos fijos. Son los más necesarios, aquellos de los cuales no puedes escapar y debes realizarlos sí o sí y ahí entran gastos como la luz, gas, agua, teléfono, renta o hipoteca, alimentación, gasolina o transporte. Lo recomendable es que máximo destines la mitad de tu salario (50%) a ello y no más, pues sobrepasarlo te implicaría un desbalance financiero.

 

Gastos variables. Aquí entran otros gastos, incluidos aquellos que mantienen tu estilo de vida como ropa, diversión, televisión de paga, gimnasio, etc. En este rubro lo aconsejable es no destinar más de 30% del salario mensual.

 

Una vez hecho lo anterior entonces sí hablemos de ahorro. Aquí se encuentra el 20 % restante de tu salario mensual. Lo que debe hacerse y lo que se ha demostrado que realiza religiosamente la gente que ha logrado hacerse de negocios u otros bienes es que no ahorra lo que le sobra, más bien gasta lo que le queda después de ahorrar y a ese presupuesto ajusta su estilo de vida, pues el ahorro es prioritario porque esa reserva de dinero se invierte o se aprovecha para cumplir metas financieras establecidas a corto, mediano o largo plazo.

 

¿Y cómo se compra casa con ese ahorro?

El siguiente paso va en el mismo sentido de lo que hemos estado mencionando: hay que fijarse una meta y hacía allá se administra el dinero del ahorro, obviamente aquí es donde vienen más esfuerzos, disciplina y creatividad, por ejemplo ese ahorro mensual depositarlo en fondos de inversión, o invertirlo en cosas que hagan que tu dinero genera más dinero, de esa manera vas cumpliendo la meta de hacerte de un patrimonio.

 

A esta regla de 50/30/20 se le pueden aplicar variantes.

 

¿Has escuchado que cuando vas a solicitar una hipoteca debes demostrar al banco que cuentas con 30% de tu salario para pagarla? esto se debe a que hay una regla internacional que ha demostrado que un ahorro de al menos 30% de tu salario hace mucho más probable que puedas comprar una propiedad, es por ello que casi en todos lados te pedirán ese famoso 30% que debes poder demostrar.

 

Por otro lado y ya que entendiste esto, entonces te puedes poner metas más ambiciosas como una regla 70/30 en donde 30% sea ahorro y el 70% restante lo destines a cubrir tus gastos como ropa, diversión, colegiaturas, etcétera, de esta manera será mucho más probable que puedas comprarte una casa.

 

Para hacer lo anterior se requiere disciplina y apegarte a un presupuesto realista, en el cual elimines comprar aquello que no necesitas, comparar cuando vas a pagar por algo y cierta creatividad financiera que te permita no tocar tu ahorro, pues apartar ese dinero mensual debe ser algo inquebrantable.

 

Esto pareciera algo que no se puede realizar, pero ese pensamiento es producto de una mala educación financiera. Hay que decir que también es verdad que la compra de casa en México no es para todos los salarios desgraciadamente, pero hay quienes cuentan con ingresos por arriba del promedio de las personas, entonces ellos si tendrían que aplicar estas reglas para hacerse de un patrimonio propio.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar