Usar WiFi gratis puede arruinar tus finanzas

Conectarse a una WiFi gratuita o abierta es una tentación para ahorrarte unos datos y así unos pesos, para hacer que tu crédito dure un poco más, pero esto puede resultar un golpe duro a tus finanzas personales, a tu bolsillo y traerte verdaderos dolores de cabeza. Lee la siguiente información y te darás cuenta que no vale tanto la pena conectarse a un internet gratis comparado con los riesgos que ello conlleva.

 

Redes WiFi gratis pueden robar información

 

Partamos del hecho financiero que nada es gratis, entonces pensemos también que las supuestas redes WiFi que no piden contraseña tampoco lo son, pues tienen un truco o engaño: al usarlas te expones a ser víctima de un programa espía y se puede comprometer tu información confidencial, así lo aseguran diversos expertos en ciber seguridad.

 

Tanto en plazas púbicas, aeropuertos, restaurantes, cafeterías, parques, centros comerciales, etcétera, existe el WiFi gratuito pero esta supuesta ganga puede esconder un peligro real.

 

La empresa de ciber seguridad rusa Avast explica que usar este internet gratuito compromete absolutamente toda la información personal, pues los intrusos son capaces de interceptar, vigilar y hasta robar datos personales usando las páginas de internet o las aplicaciones a las cuales accede el usuario.

 

¿Cómo se roban tu información las redes WiFi gratuitas?

Cuando alguien conecta sus dispositivos a estas redes, quedan expuestos datos como las páginas web visitadas, el historial de búsqueda visitado por los usuarios pero no sólo eso, también los datos de registro para acceder a su correo electrónico y todas las claves que use.

 

Ahora, no es que las redes de los restaurantes y hoteles que visitamos sean peligrosas por definición, ese no es el punto ni lo que debe entenderse, lo que debemos aprender es que hay puntos de acceso falsos escondidos en esas redes, es decir los hackers usan los nombres de esos accesos para esconderse y desde ahí se roban tu información.

 

Precisamente por lo anterior es que resulta una muy mala idea introducir datos confidenciales y delicados en redes WiFi gratuitas, por ejemplo hacer operaciones bancarias, acceder a sitios de trabajo, etcétera, así que es recomendable revisar la URL de las páginas a las cuales se accede para detectar si son reales o no.

 

Un tip muy útil es que tengamos el hábito de ver que los sitios web a los cuales entramos tengan las siglas “HTTPS” porque eso significa que el tráfico está cifrado, es decir que es el proceso con el cual se codifica el intercambio de mensajes se hace de una manera que no resulta fácil de entender para quienes no tienen acceso autorizado.

 

En este sentido lo mejor al utilizar servicios de mensajería instantánea como WhatsApp es cerciorarnos de que estamos usando cifrado de extremo a extremo, pues así garantizamos el viaje seguro de nuestros datos y movimientos financieros, aunque de preferencia realiza operaciones delicadas en lugares seguros como casa o trabajo.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar